Cómo motivar a los empleados

Con solo unos pequeños cambios en el entorno de trabajo, puedes mejorar la motivación, el rendimiento y el nivel de satisfacción laboral de tus empleados.

¿Qué es la motivación de los empleados?

La motivación de los empleados mide la confianza, el entusiasmo y la satisfacción general del equipo. ¿Tu equipo está contento de empezar a trabajar por las mañanas? ¿Están unidos sus integrantes? La motivación va de la mano de la cultura empresarial. Si tu oficina está llena de caras largas y parece que, para los empleados, su trabajo es solo un trabajo, es probable que no haya motivación.

Aunque suene cursi, en las oficinas modernas, se puede conseguir que los empleados se sientan como una "familia". Esto no solo implica que los miembros de tu equipo puedan fomentar relaciones auténticas entre ellos, sino también que todos se sientan apoyados, libres de juicios y capaces de retarse a sí mismos para probar cosas nuevas sin temor a las recriminaciones. En lo que concierne a la productividad real, esto se traduce en un mayor compromiso de los empleados, miembros del equipo que defienden la colaboración y no solo mucho trabajo, sino trabajo de calidad, ya que los miembros del equipo se motivarán mutuamente para dar lo mejor de sí mismos.

¿Por qué es importante que los empleados estén motivados?

Es más económico mantener a los empleados que ya tienes que formar a nuevos. Si la motivación es alta, la probabilidad de que pierdas talento será mucho más baja. Tu empresa probablemente ya sabe que es más efectivo cuidar a los clientes existentes que atraer a nuevos, por lo que debería ser natural aplicar esa misma idea al equipo. Para retener a un gran talento, necesitas ofrecer una experiencia excelente. No asumas automáticamente que esto significa aumentar el sueldo. De hecho, más de la mitad de los trabajadores no consideran que el salario sea su principal prioridad en un puesto de trabajo. Al fin y al cabo, ¿qué sentido tiene recibir un gran sueldo y no ser feliz?

Aumenta la motivación en el trabajo

Hay muchas maneras de generar motivación en los empleados y no siempre se trata de invertir el dinero en una nueva mesa de ping pong. Una gran empresa y un equipo feliz comparten una perspectiva general positiva y una sensación de satisfacción en el trabajo que está vinculada al bienestar general. En resumen, mejorar la cultura empresarial puede potenciar enormemente no solo la productividad y la eficacia de la empresa, sino también la vida de los miembros del equipo. A continuación, te mostramos cómo conseguir esto:

Mejorar el entorno laboral

Esto no resulta necesariamente tan caro como suena. Especialmente ahora, en plena pandemia, muchas empresas pequeñas están trabajando en espacios muy reducidos, incluso en garajes, pero aun así puede ser satisfactorio trabajar en ellas. Una de las cosas más importantes es la luz natural. Numerosos estudios han demostrado la relación entre la luz natural y el bienestar, y el 80 % de los trabajadores afirman que es importante para ellos. Añade unas cuantas plantas, invierte dinero en una cafetera de calidad, coloca uno o dos pufs y, de repente, tu oficina pequeña será más acogedora. Trabajar en un entorno lúgubre y aburrido no solo afecta a la atención y la implicación en general, sino que puede pasar factura a la salud mental.

Presta atención a la salud mental

Al fin y al cabo, la motivación de los empleados es algo que afecta tanto a los entornos de trabajo remotos como a la oficina local, por lo que ofrecer áreas de apoyo para el bienestar psicológico es vital. El reconocimiento de los empleados no consiste únicamente en destacar los logros laborales, sino en reconocer al ser humano que hay detrás de ese gran trabajo. Es posible que no puedas dirigir todo un departamento de Recursos Humanos, pero deberías tener un miembro de RR. HH. justo e imparcial al que los empleados puedan recurrir en momentos de necesidad. Del mismo modo, debes ser flexible con lo que los miembros del equipo necesitan para dar lo mejor de sí mismos. Eso significa que no debes juzgar el absentismo por problemas de salud mental como algo de menor importancia que una baja por un resfriado.

Encuentra un equilibrio saludable entre la vida laboral y la personal

Trabajar de forma flexible y permitir que el equipo trabaje desde casa es algo que tu empresa necesita tener en cuenta si aún no lo está ofreciendo. El equilibrio perfecto entre la vida laboral y la personal se alcanza cuando la calidad de vida en el hogar de tus empleados no se ve afectada por sus horas de trabajo. Puede ser tan sencillo como eliminar el coste y la duración del desplazamiento al trabajo, permitirles trabajar desde casa y pasar ese valioso tiempo adicional con la familia. Esto podría significar dejar que abandonen e inicien el trabajo cuando les vaya bien en función de sus otros compromisos, siempre y cuando hagan el número establecido de horas. Independientemente de cómo lo quieras enfocar, asegúrate de hacer todo lo posible para satisfacer las necesidades de tu equipo, no solo las necesidades de tu empresa.

Jerarquía horizontal

Lo normal en las oficinas modernas es que los dueños y los jefes abandonen cualquier tipo de ego. En muchas empresas de hoy en día puedes entrar en una oficina y ni siquiera saber quién es el jefe, porque a todos se les trata por igual. Al acabar con una jerarquía rígida, liberas a tus trabajadores de ideas anticuadas como "No debo desviarme de mis funciones" o "Tengo que saber cuál es mi lugar". Esto les anima a compartir nuevas ideas y abordar los problemas de formas creativas que no están restringidas por su rango. El jefe debe ser tan accesible como un compañero de trabajo subalterno, y los talentos y las contribuciones de este último deben tener el mismo reconocimiento que las del responsable del equipo.

No prohíbas la diversión

Permitir un poco de diversión y fomentar las conversaciones informales es clave para que se creen amistades reales entre los miembros del personal. Con la ayuda de servicios de mensajería instantánea, como Slack , y algunos emojis, incluso los proyectos más aburridos pueden ser mejores si los aborda un equipo que siempre está listo para iluminar un día gris. Además, motivado se trabaja mejor.

Haz saber a tu equipo que está progresando correctamente

La opinión de los empleados es un área en la que muchos trabajadores suelen sentir que en sus lugares de trabajo flaquea el rendimiento. Sí, tu equipo puede tener pufs coloridos, máquinas de café de primera categoría y una mesa de billar para jugar después de comer, pero si no aportas tus comentarios, nunca sabrán cómo mejorar. El desarrollo y el crecimiento de los empleados es un factor importante para muchos de ellos, nadie quiere sentir que no está progresando.

Asegúrate de ponerte al día regularmente con tu equipo y crea planes de acción para que puedan progresar y mejorar. Las reuniones de seguimiento de los empleados deberían tener lugar al menos una vez al año, pero no deberían ser un acontecimiento temido o aterrador. Deberían verse como un diálogo abierto y honesto que se centra en lo que están haciendo bien, en lo que podrían mejorar y en lo que puedes hacer para ayudarlos a lo largo del proceso. Demostrar que inviertes en el crecimiento profesional de tus empleados es una de las señales más claras de que los valoras.

Asegúrate de que el equipo actúe como tal

Tu empresa debería ser un grupo de personas con talento que puedan compartir y aprovechar las habilidades de unas y otras para crear algo fantástico. Como dicen, nadie es una isla. Asegúrate de que tu equipo esté conectado en todos los aspectos de su trabajo ofreciéndoles las mejores herramientas. Dropbox permite a los equipos compartir archivos y carpetas, así como comentarios y notas, para que nadie se quede atrás. Gracias a las actualizaciones en tiempo real de los documentos compartidos, los procesos de trabajo pueden desarrollarse sin problemas y completamente en línea, por lo que no hay riesgo de que te señalen con el dedo porque se haya perdido una copia principal sin conexión.

No se trata de dinero, se trata de valor

Podrías tener la oficina más reluciente, los beneficios más increíbles y vacaciones ilimitadas y, aun así, encontrarte con un equipo poco inspirado. Al final del día, la motivación se encuentra en las personas que saben que se las valora. Las bonificaciones y los extras divertidos pueden parecer fantásticos como novedad, pero, realmente, ¿tu equipo prefiere una nevera llena de cervezas al reconocimiento individual? Probablemente no. Estos beneficios generales no reflejan el valor individual, pero tener un responsable que te anime a ofrecer lo mejor de ti, sin duda.

No hace falta un presupuesto enorme para empezar a aplicar algunos de estos estímulos motivacionales, y es poco probable que te ganes al equipo con una nueva consola de videojuegos en la zona de descanso cuando lo que realmente quieren es un horario de trabajo flexible. De hecho, esto puede provocar fácilmente el efecto contrario y que al equipo le parezca absurdo que se pueda permitir un área de juego, pero no trabajar desde casa, así que toma tus decisiones de forma sensata.

Anima a tu equipo a ofrecer lo mejor de cada uno

Primeros pasos