¿Qué es la cultura organizativa en el lugar de trabajo moderno?

Explora qué es la cultura organizacional, por qué es importante y el impacto que puede tener en tu negocio.

¿A qué hace referencia el término "cultura organizativa"?

Los valores y comportamientos del lugar de trabajo conforman la cultura organizativa de una empresa. Y hoy en día, esta cultura organizativa juega un papel más importante que nunca en la vida de los trabajadores y en los niveles de productividad de una empresa. Con el 2020, ha llegado una nueva década. Así que, si eres de los que todavía se aferra a determinados valores ya pasados de moda, tienes que preguntarte qué es la cultura en el entorno laboral, porque ha llegado el momento de actualizarse.

Piensa en la sensación que tienes al cruzar una oficina llena de gente concentrada en su trabajo o al escuchar el ruido de fondo de los compañeros que comentan el fin de semana en la sala de descanso. Esto es lo que define una cultura empresarial feliz y saludable. En las dos últimas décadas nos hemos ido alejando drásticamente de la rigidez, la inaccesibilidad y la estructura jerárquica de los espacios de trabajo estilo "cubículos" de los años ochenta y noventa. Estos han sido sustituidos por escritorios de coworking, al igual que las fuentes de agua por máquinas de café orgánico y el espacio de personal de la oficina por una sala con una mesa de ping pong. ¿Y qué pasa con los jefes? Pues que ahora se mezclan con el resto de trabajadores, en lugar de estar aislados en su atalaya.

Entonces, ¿qué ha provocado estos cambios en la cultura corporativa?

La llegada de Internet, la intrusión de los milennials y el hecho de compartir en las redes sociales nuestra vida cotidiana han tenido mucho que ver con estos cambios. El mundo se ha vuelto digital y las empresas han seguido el mismo camino. Ya no hace falta "ir al trabajo" para trabajar. El nómada digital no necesita estar en el mismo continente, ni siquiera en el mismo espacio, que sus compañeros para colaborar. Y para los empleados que trabajan en la empresa, se está estableciendo un nuevo estándar de cultura laboral.

Ejemplos de cultura organizativa

No es ninguna coincidencia que algunas de las empresas más exitosas del mundo también sean aquellas que ofrecen los mejores ejemplos de cultura empresarial. No pienses que el hecho de no poder ofrecer desayunos gratuitos todas las mañanas o de no tener una oficina con un diseño interior elegante significa que la cultura de tu empresa no pueda florecer. ¿Quieres ofrecer algún capricho de vez en cuando? Anima a tu equipo a compartir la comida típica que han descubierto durante sus vacaciones. ¿Quieres hacer que tus trabajadores se conecten y esperen algo con ganas? Podéis compartir unas cervezas a final de mes y relacionaros en un ambiente más relajado. Todo esto no va de comer algo dulce o de tomarse una cerveza gratis. Se trata de construir espíritu de equipo y de hacer que los miembros del equipo se lo pasen bien juntos.

A todo el mundo le gustan estos detalles, pero son solo eso, detalles. Independientemente de los valores fundamentales del equipo, en el fondo, esto es lo que importa de verdad, tal y como nos han demostrado algunos de los gigantes del sector:

Google

Considerado por muchos como uno de los mejores ejemplos de cultura empresarial, las ofertas de Google a sus empleados están diseñadas no solo para atraer a los mejores, sino para retenerles durante muchos años. Las coloridas y modernas oficinas de Google son solo la superficie de su cultura organizativa. Su misión consiste en involucrar a sus empleados de todas las formas posibles, incluyendo recompensas en caso de fracaso.

Una de las iniciativas consiste en asignar un mentor a los nuevos empleados de Dropbox. Con ellos comparten tanto las tareas de trabajo como, por ejemplo, los hobbies. Así tienen la oportunidad de proponer nuevas ideas y de encerrarse (en un sentido positivo) en los Google X Labs, espacios en los que el sentido del ridículo o la vergüenza se dejan en la puerta al entrar. La formación y el desarrollo continuos están en el centro de su estructura organizativa. Sin embargo, por encima de todo esto, a los Googlers les une el claro propósito de hacer que la información en la web sea útil y clara. Este impulso compartido y el compromiso con sus usuarios finales es lo que hace que se considere a Google constantemente como una de las empresas con mejor cultura organizativa.

Hubspot

Al igual que Google, en HubSpot también cuentan con el habitual diseño de oficina desenfadado y con un generoso calendario de actividades para socializar. Y, al igual que ocurre con Google, HubSpot reconoce el valor del fracaso, diciendo: "Preferiríamos fracasar con frecuencia que nunca". La clave de esta empresa, que también se encuentra frecuentemente entre las compañías con mejor cultura organizativa, son sus valores fundamentales. Utilizan el acrónimo HEART para definirlos, que está formado por los términos en inglés "humble, empathetic, adaptable, remarkable, transparent" (humildad, empatía, adaptabilidad, excelencia, transparencia). Sin duda, están convencidos de que la cultura empresarial es una parte natural e inevitable de cualquier lugar de trabajo, y que la compañía tiene el deber de hacer que sea una buena cultura.

Mars Inc.

Para demostrar que los ejemplos no se limitan a las empresas del sector digital de los últimos años, Mars Inc, una institución con dilatada experiencia, no ha permitido que su cultura empresarial se quedara estancada en el pasado. De hecho, a los nuevos empleados de Mars no solo se les asigna un mentor, sino que los compañeros más veteranos también pueden participar en iniciativas invertidas en las que los empleados jóvenes les acercan las maravillas más modernas como, por ejemplo, el funcionamiento de las redes sociales. A esto, hay que añadirle las iniciativas benéficas con las que Mars se compromete. Se trata de una empresa cuyos valores se basan en la capacidad de diversión, la innovación, la confianza y en el claro convencimiento de que el cliente lo es todo. Es evidente que Mars Inc. ha dado en el clavo para motivar a sus empleados y crear una cultura empresarial actual.

Dropbox

No podemos evitar hablar un poco de nosotros mismos. Dropbox siempre se ha esforzado para tener una cultura organizativa inspiradora, diversa, informada y alegre. Todo esto empieza por implicar a los miembros del equipo en la tarea de definir cómo tiene que ser nuestra cultura. Desde 2011, hemos organizado anualmente nuestra Hack Week. Durante 7 días enteros, los empleados de Dropbox salen de sus espacios de trabajo habituales para explorar. Al alejarnos de la vida laboral diaria, podemos crear, pensar más y desafiar nuestras percepciones. También nos unimos para celebrar la diversidad. Cada año, por ejemplo, durante el Mes de la Historia Negra o el día del Orgullo, compartimos historias sobre la diversidad de nuestros Dropboxers. Así ponemos de relieve nuestros orígenes y perspectivas diferentes, lo que nos hace más fuertes como empresa.

Además, reconocemos la importancia que tienen las muestras sencillas de amabilidad, ya que son esenciales para crear vínculos sólidos. Aunque un correo electrónico de agradecimiento está muy bien, hemos creado Gratitude Post, un servicio postal interno para que los usuarios de Dropbox envíen mensajes de agradecimiento escritos a mano, que seguramente sacarán una sonrisa inesperada a la persona que los reciba. Consideramos que es muy importante garantizar que todo el mundo pueda participar en nuestra cultura.

¿Cuáles son las conclusiones principales de estos ejemplos a seguir? Una buena cultura empresarial garantizará que los equipos estén unidos en su objetivo, que no tengan miedo a fracasar y que dispongan de medios para crecer y superarse. Todo esto son valores fundamentales que llegan más allá de una ubicación física.

Estrategias para mejorar la cultura empresarial

Si tenemos empleados que trabajan en ciudades distintas, países distintos, zonas horarias distintas, en casa, en la oficina, etc., resulta vital tener en común una cultura organizacional, con unos valores fundamentales.

Mantén actualizado tu conjunto de herramientas digitales

Antes, asegurarte de que tu equipo tenía lo que necesitaba para trabajar se limitaba a tener un armario repleto de paquetes de folios. Hoy en día, implica ofrecerles las herramientas digitales que necesitan y estar al día de las novedades para conseguir que el espacio de trabajo sea inteligente.

¿Los departamentos tienen que colaborar entre ellos? Los miembros de la organización pueden conectarse y relacionarse a través de Slack. ¿Hay que hacer seguimiento de los puntos débiles del proyecto y resolverlos? Una sesión abierta en Trello es lo que necesitan. ¿Es necesario colaborar con profesionales externos? En Upwork hay autónomos disponibles y encantados de incorporarse rápidamente.

Dropbox ha creado el primer espacio de trabajo inteligente del mundo para simplificar los flujos de trabajo y optimizar la productividad. Las herramientas como esta promueven una "cultura de adhocracia" que da valor a la flexibilidad y al empoderamiento de los empleados. Al hacerlo, se genera confianza, se garantiza que el proceso de toma de decisiones se lleva a cabo de forma más rápida y se fomenta la creatividad y la gestión de riesgos, dando forma a un equipo capaz de aportar a cualquier organización una ventaja competitiva.

Redefine tu cultura jerárquica

La cultura organizativa y el liderazgo van de la mano cuando se trata de crear una cultura empresarial sólida. En el entorno laboral actual, la estructura organizativa ha dejado de tener una estructura jerárquica tan marcada. Los valores fundamentales son valores compartidos. Esto significa que ya queda atrás la dicotomía entre "ellos y nosotros" o la distinción entre empleados sénior y júnior. Los recursos humanos, los directores generales y los nuevos empleados suelen estar accesibles al mismo nivel, lo que crea una cultura de trabajo que valora las ideas y opiniones de todos.

Puedes conseguir que esto suceda manteniendo abiertos los canales de comunicación como el correo electrónico, los mensajes instantáneos o los tableros de mensajes. De esta forma, los empleados pueden estar al día de las noticias de la empresa y de la cultura corporativa, compartir un chiste o simplemente comentar la serie del momento. Al mantener tu cultura empresarial abierta y fomentar una ambiente relajado, facilitas que se sientan ellos mismos en el trabajo. Como resultado, se consigue un entorno de trabajo lleno de gente auténtica que puede intercambiar sus ideas libremente.

Los que teletrabajan también participan en las actividades para fomentar la relación del equipo

Tradicionalmente, no se considera del todo a los empleados que teletrabajan como parte del equipo. El cambio cultural que se ha producido durante los últimos años ha sustituido casi por completo esta idea porque ahora se considera que siempre se trabaja conectado. En la actualidad, las empresas se definen mucho más por sus valores fundamentales que por las cuatro paredes que delimitan sus oficinas.

Se fomentan las relaciones de amistad entre los empleados a través de las actividades sociales y las reuniones que se transmiten en directo para todos los miembros de la organización. Ventajas como, por ejemplo, la flexibilidad del horario laboral, mejoran la motivación de los empleados, independientemente de la zona horaria en la que se encuentren. Con las newsletters mensuales todo el mundo está al corriente de lo que ocurre en otras oficinas, ya acojan a un empleado o a cien. Así, los miembros del equipo ven reconocido su esfuerzo. Existen muchas malas experiencias en el ámbito laboral relacionadas con un entorno de organización psicológicamente negativo. Por eso es tan importante asegurarse de que todo el mundo se siente cómodo en la estructura organizativa de tu empresa.

Trata de empezar desde el primer día. Presenta a los nuevos empleados a través de un enlace de vídeo o de un correo electrónico. Puedes incluso añadir preguntas más desenfadadas como, por ejemplo, ¿si fueras un animal, qué animal serías y por qué? También es importante que te asegures de añadir a los empleados nuevos en el canal de comunicación que les ponga en contacto con el equipo con el que van a trabajar.

Es importante verse en persona de vez en cuando

Las posibilidades del mundo digital son fantásticas, pero siempre va bien tener un poco de contacto a la antigua. Esto puede ser tan sencillo como tener suficientes salas de reuniones para proporcionar a los empleados un lugar para hablar o garantizar que todos tengan portátiles equipados con cámaras web para que los que trabajan en remoto puedan hacer lo mismo. Organizar eventos sociales como, por ejemplo, un desayuno al mes o una cena de Navidad, es muy positivo porque así los empleados pueden verse en persona más allá de los avatares que los identifican en las aplicaciones. Y si los empleados que trabajan en remoto no pueden asistir, una buena opción es enviarles por correo una tarjeta escrita a mano para hacerles saber que se les ha echado de menos en el evento en cuestión.

Evita buscar culpables

No hay nada que mate más rápido la creatividad que el miedo. Si tenéis un problema, no busques culpables; busca soluciones. Un buen espacio de trabajo, además de ofrecer las herramientas necesarias para que los empleados pueden llevar a cabo su labor de forma fácil, también tiene que contar con una red de seguridad por si algo sale mal. Es inteligente contar con equipos nuevos, sistemas para realizar copias de seguridad o sistemas de alimentación ininterrumpidos porque te ayudan a eliminar el miedo a que pueda surgir un problema.

Con Dropbox puedes acceder a tus archivos sin conexión. Esto da solución a uno de los problemas más temidos: no tener Internet. Al proporcionar acceso sin conexión a los archivos, los equipos tienen la posibilidad de disfrutar de una nueva forma de trabajar. Pueden seguir con los proyectos mientras se desplazan, cuando no están en la oficina o cuando Internet no funciona. Es decir, que no tener wifi no implica necesariamente estar desconectado.

¿Qué es para mí la cultura organizativa?

No hace falta que te compliques demasiado para crear una cultura organizativa moderna que fomente la motivación de los empleados y una a los equipos que trabajan en la oficina y a los que trabajan en remoto. Como líder, solo tienes que asegurarte de crear la mejor cultura empresarial para tus empleados. Puedes conseguirlo a través de caprichos dulces, dándoles voz para que compartan sus opiniones o animándoles a concentrar sus pasiones en el trabajo a través de nuestras herramientas de productividad. Al hacerlo, puedes llegar a generar un entorno que fomente y atraiga el talento, lo cual se traduce en conseguir que el trabajo salga mejor.