Cómo está cambiando el estado del trabajo para mejor

Un objetivo importante del equipo de investigación de diseño es llevar la voz del cliente a nuestros equipos internos que están diseñando y construyendo una forma de trabajo más liberal. “Futuros flexibles” materializa nuestra investigación y permite dialogar sobre el mundo cambiante del trabajo. Revelamos nuevos enfoques flexibles para la colaboración, la creatividad, la innovación, la productividad y la felicidad en el trabajo. Esto es solo el comienzo.

Paisaje urbano con destellos de sol sobre la parte superior del edificio

No hay duda de que la década tiene un comienzo inquietante. En todo el mundo, las infraestructuras diseñadas para proteger nuestra salud, sociedades y economías necesitan un replanteamiento radical. A medida que las implicaciones de estos cambios se hacen evidentes, las preguntas sobre cómo trabajamos se han puesto al frente del debate mundial.

Ya sea que estés en Berlín, Tokio o en los cañones de Mill Valley, California, los lugares de trabajo más sólidos adoptarán una mayor flexibilidad. Estos cambios permitirán a las personas trabajar desde cualquier parte. Posibilitarán una mayor variedad de horarios laborales; impulsarán nuevas formas para que los trabajadores se reúnan, colaboren y aprendan unos de otros; influirán en la planificación de la ciudad y permitirán nuevos enfoques para una trayectoria profesional. Esto es lo que llamamos “futuros flexibles”.

Lugares flexibles

Los lugares de trabajo flexibles significaban oficinas abiertas con espacios comunes y salas de descanso. No obstante, a medida que más equipos adopten el trabajo distribuido, el trabajo se llevará a cabo cada vez más en cualquier lugar, desde una oficina compartida hasta la mesa de la cocina, y en cualquier lugar intermedio.

El trabajo distribuido no es nuevo. La empresa de tecnología Basecamp ha funcionado de forma remota exclusivamente durante más de 20 años e incluso escribió un libro al respecto. La empresa de desarrollo de software GitHub también tiene más de una década de experiencia como una fuerza de trabajo ampliamente distribuida y comparte su sabiduría con los recién llegados al trabajo distribuido a través de publicaciones de blog. El trabajo distribuido, una vez visto como una opción relativamente específica, se ha generalizado desde el inicio de la pandemia COVID-19. “Las empresas han aprendido que deben tener una estrategia de trabajo distribuido para poder asumir lo que venga”, explica Kate Lister, presidenta de la consultoría Workplace Analytics, con sede en San Diego.

Hombre sentado en una computadora portátil en una cafetería delante de una gran ventana de cristal
Dado que muchas personas han informado niveles elevados de satisfacción en el trabajo desde casa, incluso durante tiempos de pandemia desafiantes, y empresas, como Twitter y Hitachi, han anunciado nuevas opciones de trabajo remoto para el futuro indefinido, los agentes inmobiliarios comerciales han comenzado a estar nerviosos. Pese a ello, parece probable que la oficina esté aquí para quedarse, incluso en un mundo pospandémico. “El argumento ha sido bastante binario, así que, o bien se trata de que el futuro del trabajo se distribuya completamente... o que todo el mundo esté en la oficina al mismo tiempo. Y creo que la verdad del asunto va hacia la hibridez”, comenta Annie Auerbach, cofundadora de la agencia de información cultural Starling, con sede en Londres, y autora del libro Flex: Reinventing Work for a Smarter, Happier Life (Flex: reinventar el trabajo para una vida más feliz e inteligente).
“El argumento ha sido bastante binario, por lo que se trata de que el futuro del trabajo se distribuya por completo... o que todo el mundo esté en la oficina al mismo tiempo. Y creo que la verdad del asunto va hacia la hibridez”, comenta Annie Auerbach, cofundadora de la agencia de información cultural Starling, con sede en Londres, y autora del libro Flex: Reinventing Work for a Smarter, Happier Life.”

Annie Auerbach

Autora de Flex: Reinventing Work for a Smarter, Happier Life

Annie Auerbach
Los trabajadores de la información pueden esperar que los empleadores experimenten con la ubicación en los próximos años. Por ejemplo, un lugar de trabajo puede ofrecer opciones para trabajar desde casa para tareas enfocadas, junto con espacios de oficina compartidos que propician la colaboración en persona. “Pensaremos en los momentos en los que estamos juntos de una manera muy intencional”, agrega Auerbach. Y, en lugar de definir una nueva norma de la empresa, la elección individual se puede convertir en la nueva normalidad. “Mi flexibilidad perfecta no será la misma que la tuya”.
Woman working on a small model at workstation
Last Lemon’s Lisa Swerling working at her home studio in California
Un modelo pequeño que se sostiene y pinta
Algunas personas autónomas, como los socios creativos Lisa Swerling y Ralph Lazar de Last Lemon, han cambiado su lugar de trabajo durante mucho tiempo. Originarios de Sudáfrica y ahora habitantes del condado de Marin, California, el matrimonio ha creado contenido ilustrado y arte fino juntos durante dos décadas. 
Photo of framed illustrations of a red safari truck and a blue abstract face
A veces trabajan en su estudio casero, y otras veces, mientras viajan por el mundo, trabajan desde lugares, como Botswana o Seychelles, durante meses. En los primeros días, Swerling dice que conectarse desde lugares remotos era casi como ciencia ficción. “Estábamos como, ‘¡Oh, Dios mío!, estamos en una pequeña isla en medio del Océano Índico, ¿y cómo está sucediendo esto? ¿Cómo es posible esto?” Posteriormente, se sorprendió de lo fácil que era mantener relaciones con los socios europeos después de mudarse a los Estados Unidos. “Fue casi un poco desconcertante cómo la distancia no hizo una diferencia”.
Persona que sostiene el teléfono y el vaso de jugo de naranja delante de un tazón de bayas
Kate Lister, presidenta de Global Workplace Analytics

Horarios flexibles

Tal vez lo más interesante de tener opciones más amplias para el lugar donde trabajas es cómo también eso influye cuando trabajas. En lugar del trabajo tradicional de 9 a 5, el trabajo distribuido posibilita un día de trabajo más flexible.

Para muchos equipos un enfoque matizado de las horas de trabajo no ocurre de la noche a la mañana. El pionero del lugar de trabajo distribuido y empresario tecnológico Matt Mullenweg explica en su blog que, cuando las empresas adoptan la modalidad de trabajo remoto por primera vez, suelen imitar una experiencia en la oficina, esperando que los empleados se sienten en su escritorio durante toda la jornada laboral. Argumenta que las organizaciones más evolucionadas y las primeras que implementaron la modalidad de trabajo remoto adoptan el trabajo asíncrono que se lleva a cabo cuando mejor se adapta a las personas.

A medida que los empleadores flexibilizan sus estrictos requisitos para las horas de trabajo, se produce un profundo salto: las culturas basadas en el presentismo se convierten en culturas basadas en los resultados. “No trabajamos mejor en maratones; trabajamos mejor en esprints”, comenta Kate Lister. “Hemos sabido que se puede trabajar de forma más organizada con las personas cuando se les proporcionan metas y las herramientas para alcanzarlas, y cuando se les da la autonomía para hacer su trabajo. Hemos sabido eso desde los años cincuenta, pero eso no es lo que hemos estado haciendo. ...Si las personas hacen su trabajo, si se las mide por los resultados y tienen éxito, entonces, ¿qué es importante para ti cuando trabajan?” Agrega que, en un modelo basado en resultados, los gerentes deben sentirse cómodos al no supervisar cada movimiento de los empleados, lo que es un cambio significativo para algunos lugares de trabajo.

Algunos gerentes, como el vicepresidente de diseño de Dropbox, Alastair Simpson, ya adoptaron un enfoque de un elevado nivel de confianza para la administración que acentúa la autonomía. “Si contratas a personas muy inteligentes y tratas de decirles exactamente cómo trabajar en un proceso pesado, no obtendrás un resultado muy satisfactorio. Sin embargo, si les das los objetivos correctos y las herramientas adecuadas, creo que pueden hacer un trabajo increíble”, comenta.

Alastair Simpson, vicepresidente de diseño de Dropbox
Alastair Simpson, vicepresidente de diseño de Dropbox

Tener más control sobre sus horas de trabajo en realidad hace que las personassean más productivas, no menos. “El gran temor de que, si se permite a las personas la autonomía con el paso del tiempo, disminuirá la productividad ha demostrado ser infundado”, afirma Annie Auerbach.

El desafío entonces para quienes trabajan de forma remota es utilizar horarios más flexibles en su beneficio: establecer límites, trabajar cuando son más eficientes y no caer en la trampa de no desconectarse nunca. Como explica Auerbach: “Lo último que quieres hacer es intercambiar el presentismo en el ‘lugar’ con el presentismo ‘digital’, para intercambiar el 9 a 5 por el 24/7, ya que solo trasladaremos los malos hábitos del lugar de trabajo a un nuevo espacio flexible y actuaremos como si fuese una verdadera flexibilidad”.

Nicolas Leschke, CEO and founder of ECF Farmsteads

Nicolas Leschke, director ejecutivo de la nueva empresa ECF Farmsystems, con sede en Berlín, relata que ha aprendido a crear límites personales con la ayuda de algunos trucos, como apagar el teléfono por la noche y no hacer que su correo electrónico de trabajo sea demasiado accesible en la pantalla de inicio de su teléfono. “Es muy difícil sacártelo de la cabeza”, agrega. “Pero actualmente creo que me está yendo muy bien en ese sentido. Y supongo que debía aprenderlo con el tiempo”.

Los lugares de trabajo también lo tienen en su interés por evitar el agotamiento laboral de sus empleados. “El bienestar de las personas —su bienestar mental y físico— es absolutamente fundamental para su desempeño”, indica Kate Lister. “No escuchaste cosas, como la ‘flexibilidad’, el ‘equilibrio entre la vida laboral y personal’ y la ‘salud mental’ entre los C-suite mucho antes de esto, pero definitivamente lo escuchamos ahora”.

Como explica Annie Auerbach, los horarios flexibles benefician a una amplia variedad de trabajadores, no solo a los padres, sino también a aquellos que cuidan a los parientes de edad avanzada, a aquellos con intereses que quieren perseguir y a aquellos que simplemente necesitan más tiempo personal. “Es una nueva forma de ver las cosas: en lugar de ver la flexibilidad como algo que se debe aceptar a regañadientes, se la considera el camino del futuro, la forma de atraer al mejor talento posible y el camino para que tu fuerza de trabajo se sienta satisfecha y equilibrada”.

Melanie Cook

Herramientas flexibles

La buena noticia para los lugares de trabajo es que las herramientas de trabajo distribuido no son tan diferentes de las herramientas digitales que muchos ya tienen en su juego de herramientas; simplemente resultan esenciales para realizar el trabajo remoto. “No me refiero solo a las tecnologías de la comunicación, como Zoom o Google Hangouts. También me refiero a las tecnologías de colaboración, como Dropbox. ...No podríamos ser remotos sin ellas”, comenta Melanie Cook, directora gerente de la empresa de educación Hyper Island

Cook cuenta que ha observado un nuevo optimismo sobre el poder de la tecnología para apoyar el trabajo de las personas en lugar de ser una fuerza aterradora en el fondo que amenaza con llevar nuestros trabajos a través de la automatización masiva. En su lugar, “Está quitando algunas de las tensiones de ir al trabajo. Nos está devolviendo más tiempo con nuestra familia”.

“La pandemia COVID-19 ha sido un gran catalizador de la transformación digital dado que muchas empresas se ven obligadas a llevar tanto de sus documentos en línea”, afirma Whit Bouck, directora de operaciones de la empresa de firma electrónica HelloSign (una empresa de Dropbox), que permite a los equipos distribuidos firmar documentos oficiales sin necesidad de estar en la misma sala. Esto puede incluir desde documentos de incorporación de empleados hasta contratos con proveedores. “Las empresas necesitan una forma de seguir haciendo estos importantes acuerdos en línea, y nosotros logramos que eso sea fácil y seguro”, agrega Bouck.

Creo que las herramientas tienen un camino por seguir en cuanto al uso de herramientas tecnológicas para reforzar la cultura. Creo que aún no estamos allí.

Kate Lister, presidenta de Workplace Analytics, consultora con sede en San Diego.

A medida que los equipos adoptan cada vez más tipos de herramientas digitales —para la firma electrónica, las pizarras, la gestión de proyectos, el chat y otras actividades colaborativas—, los trabajadores deben poder navegar fácilmente entre ellas. Las herramientas han comenzado a ofrecer una mejor integración para que se pueda trabajar en conjunto en vez de competir por tu atención. Ejemplo: en 2019 Dropbox lanzó Dropbox Spaces, diseñado no solo como almacenamiento, sino también como un centro importante para la colaboración y la integración con otras herramientas, como Slack, Zoom y Trello. “Nos estamos orientando más hacia las plataformas y el flujo de trabajo. Dropbox Spaces permite a los equipos reunir varios archivos de diferentes ubicaciones en un lugar centralizado, lo que posibilita la colaboración inteligente. Es realmente una evolución de lo que primero hizo de Dropbox un éxito”, explica Alastair Simpson.

 

Básicamente, las herramientas de trabajo digital deberán hacer más para los equipos distribuidos que para la productividad de soporte; deberán apoyar las necesidades emocionales y creativas de una comunidad cuando sus miembros no estén muy cerca. “Realmente pierdes la novedad que viene de trabajar con otras personas, la creatividad que obtienes de una pausa improvisada para tomar un café, o de la inspiración de buscar en la pantalla de la computadora de alguien”, comenta Fred Wordie en la agencia creativa Kids, con sede en Berlín, quien creó I Miss The Office durante el aislamiento consecuencia de la pandemia para imitar los sonidos de una oficina. Comprende que los sonidos en sí no son realmente convincentes, sino que las personas que los producen lo son. “Por ese motivo, muchas personas encuentran el sitio reconfortante”.

illustration of different living and work environments connected by staircases

 

Crear alternativas digitales para estos momentos accidentales e informales entre compañeros de trabajo no será una hazaña pequeña. “Creo que las herramientas tienen un camino por seguir en lo que respecta a usarlas para reforzar la cultura. Creo que aún no hemos llegado a ese punto”, dice Kate Lister.

Muchas fuerzas de trabajo distribuidas utilizan actualmente videollamadas de equipo, mensajes y conversaciones de chat para construir una cultura. Con el tiempo surgirán nuevas características y herramientas para apoyar mejor los encuentros diversos y fortuitos en toda una organización. 

 

Relaciones flexibles

En lugar de replicar directamente la cultura de la oficina, el trabajo distribuido puede tener más éxito aprovechando las nuevas dinámicas en un entorno digital.

Una estructura de trabajo distribuido ciertamente facilita la conexión a escala. Por ejemplo, la empresa desarrolladora de equipos The Go Game, que lleva liderando eventos en persona e híbridos para equipos desde 2001, ahora cuenta con una plataforma virtual que puede lograr que más de 1500 personas en todo el mundo tengan acceso a ella. “Se trata de crear una experiencia virtual que salve la distancia para las personas que trabajan de forma remota”, dice Ian Fraser, cofundador y director general. “Las empresas necesitan una solución que conecte a las personas de formas auténticas, inclusivas y dinámicas”.

Michael Franti
La reducción de las divisiones geográficas también tiene el potencial de permitir prácticas más diversas e inclusivas de creación de redes, tutoría y contratación. FREE THE WORK, una iniciativa de promoción sin fines de lucro con sede en Los Ángeles, es una base de datos de búsqueda y una plataforma de contenido que cuenta con creadores poco representados, con el objetivo de hacerlos más visibles para las empresas de televisión, cine y publicidad de todo el mundo. “Creemos que acceder a talentos que históricamente han estado poco representados nos llevará a un renacimiento de la creatividad para el beneficio de todo el mundo. La representación importa”, considera el equipo de FTW. “La narración auténtica de historias es parte de esa experiencia. Debemos tener más historias en el mundo que nos muestren a todos lo que es posible”.
Panel of women and men sitting together at an event

En algunos aspectos la conexión remota también minimiza el sesgo entre los colegas cotidianos. Kate Lister señala que comunicarse virtualmente puede reducir la jerarquía, lo que les otorga a los introvertidos y otros una voz más equitativa. “Realmente nivela el campo de juego; todo el mundo tiene la oportunidad de opinar”. 

Como explica Annie Auerbach, el trofeo de poder vincularse mejor en un entorno de oficina no expresa la historia completa. “Existe el temor de que, trabajando desde casa, ahora estamos aislados y no nos sentimos parte de algo. Mi gran preocupación es que nos sentimos como si [lleváramos] auriculares cuando no hablamos en la oficina. No es una cuestión de trabajo remoto, es una cuestión de conexiones remotas”. Fomentar la confianza entre los miembros del equipo puede depender básicamente menos de herramientas o plataformas específicas y más de prácticas que tengan una autenticidad humana. Pueden ser útiles las reuniones sociales periódicas, o las actividades donde los miembros del equipo se conocen de manera más profunda.

Kate Lister agrega: “Resulta de la investigación que no necesitamos mucho tiempo cara a cara para mantener los lazos de confianza. Y, en efecto, la mayoría de las empresas virtuales se reúnen tal vez una o dos veces al año y a menudo no hacen nada más que socializar. Esas reuniones poco frecuentes parecen ser todo lo que necesitan para mantener elevado el nivel de confianza”.

Melanie Cook dice que su equipo creó una práctica virtual de dos reuniones diarias durante el aislamiento de la pandemia. La reunión de la mañana es táctica, y la de la tarde es informal, lo que reemplaza lo que antes podía ser un encuentro casual en el pasillo. “Nuestra charla de la tarde suele ser algo aleatoria. Es solo un control de sanidad”.  

Ciudades flexibles

A medida que la vida laboral diaria alcanza nuevos niveles de flexibilidad, las ciudades también podrían cambiar.

Una serie de nuevos factores influirá en el lugar donde uno vive y trabaja. Por ejemplo, es posible que los que tradicionalmente dejaron sus casas para obtener mejores oportunidades económicas en grandes ciudades ya no deban hacerlo. Zhenru Goy, de Goy Architects, una pequeña empresa de arquitectura cuyos tres socios están ubicados en Singapur, Indonesia y Tailandia, afirma que el trabajo se organiza en torno a sus vidas y que cada socio vive cerca de su familia y amigos, y se coordina en la nube.

Dessy Anggadewi

Las ciudades costosas donde los trabajadores han buscado trabajo pueden experimentar algún tipo de alivio, ya que las personas se van a propiedades suburbanas o rurales que tienen espacio para una oficina en casa y acceso a la naturaleza. Y algunas comunidades podrían incluso lograr revitalizar sus economías. “Hay lugares en todo el país y en todo el mundo que están reclutando activamente trabajadores remotos y les están brindando capacitación; capacitando a los lugareños para que sean buenos candidatos para el trabajo remoto; y, en algunos casos, incluso dándoles un estipendio de reubicación para mudarse allí”, menciona Kate Lister. “Están desesperados por agregar nuevos tipos de trabajos a sus economías”.

Las ciudades llenas de trabajadores flexibles se organizarán de nuevas formas, replanteando el tradicional desplazamiento entre las zonas residenciales y comerciales de una ciudad. C40 Cities, una red mundial de ciudades que trabajan para abordar el cambio climático, muestra un mundo donde se puede acceder a todo lo que se necesita en un viaje de 15 minutos. El desarrollo de la ciudad de uso mixto, donde la casa, el trabajo, el sector minorista y el entretenimiento ocurren en la misma zona, puede incluso resultar beneficioso para el trabajo en sí, como ha descubierto Goy en su estudio de arquitectura. “Descubro cosas nuevas cuando entro al entorno circundante para ver, para tocar, sentir, experimentar y comunicarme con la comunidad. Creo que ser mejor diseñadora es estar en contacto con lo que hay en el lugar que me rodea”, agrega.

Ilustración de dos personas trabajando en un escritorio rodeado de plantas
Ciudades a 15 minutos 1,5 min
Annie Auerbach prevé nuevos tipos de acuerdos de trabajo, como un centro vecinal donde personas de diferentes sectores y grupos etarios puedan hacer lo suyo en un lugar vibrante y compartido. “Tener autonomía… no necesariamente significa estar sola”, explica. Se imagina que este lugar es más diverso y orientado a la comunidad que los espacios de trabajo actuales. Después de todo, a medida que las poblaciones envejecen en muchas partes del mundo, la idea de abandonar la fuerza de trabajo a determinada edad puede cambiar. Auerbach dice: “La noción de que nos detenemos en un momento en particular y la transición al ocio es… cada vez menos común”. Señala que las personas mayores comenzarán negocios completamente nuevos en una etapa posterior en su vida.

Individuos flexibles

Cuando se trata de trabajadores individuales, el futuro exigirá un enfoque tanto reactivo como proactivo del trabajo.

Las personas deberán reaccionar ante el aumento de la automatización masiva, lo que significa que la tecnología y la inteligencia artificial ocuparán algunos puestos que las personas suelen desempeñar. La artista y diseñadora multimedia Carrie Sijia Wang explora las posibles implicaciones de su obra distópica “An Interview with ALEX” (Una entrevista con ALEX), que simula una entrevista de trabajo con un gerente de recursos humanos de inteligencia artificial. “’Una entrevista con ALEX’ tiene como objetivo sacar a relucir los posibles problemas de dejar que la tecnología tome el control sin comprender completamente cómo funciona, para quién trabaja, qué consecuencias tendrá y quién terminará afrontando las consecuencias”, dice Wang.

Carrie Sijia Wang

A medida que desaparezcan algunos trabajos, se crearán nuevos puestos de trabajo. Según un informe de Dell Technologies, el Instituto para el Futuro predice que el 85 % de los trabajos que existirán en 2030 aún no se han inventado. Las personas serán menos esenciales para las tareas repetitivas y más esenciales para las habilidades “humanas” únicas, como el pensamiento crítico y la colaboración. Melanie Cook predice una “emergencia global de habilidades de mejora” en la que las personas deberán estar capacitadas para estos trabajos del futuro.

Auerbach agrega: “Necesitamos realmente educarnos en el transcurso de nuestra vida. La educación no puede estar sobrecargada porque la tecnología está cambiando, y las habilidades están evolucionando, y debemos seguir creciendo, aprendiendo y volviendo a aprender a medida que transcurre nuestra vida”. Ya están surgiendo oportunidades de capacitación acelerada para responder a las necesidades de adaptación de las carreras, como Google Career Certificates, para satisfacer esta necesidad.

Adaptarse a estas circunstancias cambiantes significa que muchas carreras ya no pueden continuar en piloto automático. Tal vez las personas deban tomar una postura más proactiva, explorar y cambiar para encontrar su progreso. Auerbach dice que espera “una ruta más serpenteante, en la que podría querer moverse horizontal o diagonalmente a diferentes campos. Es posible que quieran detenerse y viajar. Quizá quieran detenerse y aprender antes de volver al lugar de trabajo. Todas estas visiones están mucho más combinadas... a medida que transcurre nuestra vida”.

Incluso en Japón, donde las empresas tradicionalmente han tenido una política de empleo de por vida, las personas han comenzado a pensar más flexiblemente sobre su carrera. En Factory, con sede en Tokio, ofrece un servicio que ayuda a las empresas a apoyar a sus empleados en la obtención y mantenimiento de trabajos secundarios dentro y fuera de la empresa. “Hoy en día los trabajos secundarios se han vuelto aceptables porque sus empleados pueden adquirir nueva experiencia y nuevas habilidades”, comenta Masaki Shimizu, director de negocios de En Factory. Ve los trabajos secundarios como una situación en la que todos ganan, tanto las empresas como los trabajadores. Las empresas logran aprovechar las nuevas habilidades que sus empleados desarrollan, y los trabajadores amplían sus perspectivas de carrera. Shimizu dice que la mayoría de los empleados de En Factory tienen trabajos secundarios, desde construir sitios web hasta proveer ropa para perros. Tiene cuatro trabajos, uno de los cuales implica la gestión de un café rodeado de erizos. Comentó que su enfoque hacia el trabajo era muy inusual cuando comenzó su trabajo secundario en 2012, incluso apareció en artículos periodísticos, pero ahora hay suficientes personas que lo hacen para compartir sugerencias y prácticas recomendadas con ellos.

 

Masaki Shimizu

El trabajo autónomo y el espíritu empresarial continuarán siendo más riesgosos y menos estables que los puestos tradicionales a tiempo completo, por lo que estos trabajadores necesitarán mejores redes de seguridad social. Un ejemplo es Alia, una plataforma de beneficios portátil para trabajadores nacionales, como niñeras, limpiadores de viviendas y cuidadores. Varios empleadores o clientes pueden contribuir a los beneficios de Alia de un trabajador, que pueden incluir días de enfermedad pagados y acceso a productos de seguro, como el seguro de vida. “Hay tantas personas trabajando más de 40 horas a la semana [que] no tienen ningún tipo de andamio ni protección a su alrededor porque esas 40 horas se pueden distribuir por más de 40 sitios de trabajo en lugar de un solo empleador”, cuenta Palak Shah, directora fundadora de NDWA Labs, la organización que creó Alia. “Alia es el canario en la mina de carbón para el futuro del trabajo; sabíamos que, si podíamos resolver estos problemas para los trabajadores domésticos, podíamos resolverlos para cada trabajador”.

La pareja de artistas Lisa Swerling y Ralph Lazar encarnan el camino sinuoso que puede estar por delante para muchos: “Lo que siempre encontramos interesante de nuestra historia, porque hemos llegado a un lugar realmente asombroso, es que está plagada de fracasos”, dice Swerling. “Y es hilarante y es inspiradora porque en primer lugar estamos bendecidos con un tipo de optimismo innato. Y realmente no podrías hacer lo que hacemos sin ser optimista, porque no seguirías adelante. ... Tienes que seguir reinventando tu trabajo”.

Woman in orange shirt and man in blue stand together surrounded by cartoons
Cuatro jóvenes se paran en una camioneta azul mirando al cielo con binoculares

Básicamente, las personas seguirán buscando propósito y cumplimiento a través del trabajo, incluso a medida que sus viajes tomen más rumbos. Nicolas Leschke, de ECF Farmsystems, describe este sentido de cumplimiento de su puesto actual: “Estás dentro de los límites de la ciudad; tienes un trabajo ecológico, lo cual es muy satisfactorio; trabajas con algo que es natural. Y creo que todo eso te da buen karma”.

Zhenru Goy en Goy Architects afirma que su modelo de trabajo flexible les permite ralentizar y evolucionar gradualmente para trabajar de la manera más deliberada posible. “Seguimos experimentando y averiguando lo que debemos hacer por la arquitectura, por lo que hay una constante contemplación de qué y cómo debemos contribuir en beneficio de la comunidad y el medio ambiente. …Podemos tomarnos el tiempo para pensar, pero también somos ágiles en nuestra práctica y podemos causar un impacto en nuestros proyectos”.

Woman in white shirt and glasses reading from a book in a workspace

Melanie Cook sugiere acercarse a toda tu carrera con “pensamiento lento” en lugar de las respuestas de pelea o vuelo en pánico a lo que está sucediendo en el mundo. Recomienda “darse el tiempo para planificar realmente nuestra carrera y planear algunos experimentos ... con el fin de encontrar el camino más exitoso para uno”.

Kate Lister espera que los lugares de trabajo encuentren mejores formas de identificar y aprovechar las habilidades, intereses y fortalezas de las personas. “Ese es el momento cuando obtendremos el máximo desempeño de las personas”, comenta Kate.

Básicamente, los enfoques flexibles para el futuro del trabajo nos permitirán enfrentarnos a lo que nos espera, hacer un buen trabajo y ajustarnos a lo que surja. Nuestros futuros flexibles demandarán soluciones ante la adversidad. Como dice Melanie Cook: “El punto de vista optimista es que los humanos tienen una increíble fortaleza. Pueden adaptarse, adaptarse y adaptarse”.

Nuestros futuros flexibles también nos permitirán centrarnos proactivamente en lo que más nos importa. Las circunstancias laborales cambiantes presentarán una oportunidad para encontrar mejores formas de equilibrar nuestras prioridades, desde pasiones hasta personas, pasando por las actividades profesionales que encontramos más significativas y valiosas. Deberíamos asegurarnos de que cada aspecto de una persona encuentre una manera de prosperar y de que el resultado final sea tanto sobre la vida como sobre el trabajo. Porque, como dice Annie Auerbach, “siempre hay una historia muy humana detrás de por qué la gente quiere trabajar de manera flexible”.

Descubre una mejor manera de trabajar en equipo.

Introducción a Dropbox Business