Cómo trabajar desde casa correctamente

Si la mesa de la cocina es ahora tu escritorio, aquí hay algunas ideas clave para poder trabajar cómodamente desde tu casa.

Una ilustración de una persona de forma remota desde su casa

Trabajo en remoto exitoso

Aunque ser un trabajador en remoto puede parecer un sueño para muchos –al no tener que viajar al trabajo, poder comenzar a trabajar más tarde y hasta con un vestuario más relajado–, este tipo de día laboral descontracturado y flexible tiene su precio.

Trabajar desde casa, aunque tal vez no lo creas, es algo así como una habilidad: necesitas encontrar el equilibrio perfecto para sacar el máximo provecho de ti y de tu equipo. Eso significa que no debes saltar de la cama dos minutos antes de las 9 de la mañana ni acostumbrarte a usar pijama todo el día. Bajar tus estándares incluso en estas áreas puede tener un impacto en tu mentalidad de trabajo en general y, aunque tu entorno pueda ser diferente, te conviene mantener intacta tu actitud de persona trabajadora.

El trabajo en remoto hoy en día es un desafío único. Trabajas en cualquier lugar que no sea la oficina: en casa, en el parque, en la azotea. Eso significa que podrías estar instalado en una cafetería, en un espacio de trabajo compartido, podrías estar simplemente en una oficina que no sea la de tu empresa, pero aun así estar en una ubicación remota con respecto a tu equipo principal. Esencialmente, el trabajo en remoto significa que no estás cara a cara con tu equipo. Sin embargo, no lo tomes como algo negativo: se puede ser un equipo completamente colaborador sin necesidad de estar en presencia física de los demás.

¿Es malo trabajar desde casa?

No, en absoluto, pero dado que el trabajo en remoto no es la norma para la mayoría de las marcas, y como se lo considera área exclusiva del trabajador independiente, uno podría preguntarse por qué la idea del trabajo en remoto no es siempre totalmente positiva. Las reservas que tu compañía o cualquier compañía puedan tener sobre el trabajo en remoto probablemente se deban a la forma en que todos estamos acostumbrados a trabajar. La sabiduría convencional sugiere que trabajar en la oficina durante ocho horas da como resultado días de trabajo exitosos, así que ¿por qué reinventar la rueda?

Hay muchas razones que la gente argumenta en contra del trabajo en remoto; si tu equipo se encuentra en el debate de este tema, considera lo siguiente:

Preocupación: no podemos compartir archivos de forma segura fuera de la oficina

Solución: con el uso compartido seguro de archivos de Dropbox, sí puedes. Tu cuenta y tus archivos se mantienen a salvo y seguros, con múltiples capas de seguridad. El acceso no autorizado se detiene en su camino y puedes ajustar la configuración de seguridad para adaptarla a ti y a tu equipo, incluido el uso de la verificación en dos pasos. Además, puedes acceder a tus archivos a través de la PC, Internet, dispositivos móviles o aplicaciones de terceros conectadas, por lo que, aunque tu equipo no tenga la estación de trabajo de su oficina a su disposición, Dropbox los mantiene conectados.

Preocupación: nunca nos veremos

Solución: Zoom, Slack (ambas integraciones de Dropbox), una videoconferencia, o las llamadas telefónicas a la antigua; no hay razón para que no puedas mantenerte en contacto con tu equipo solo porque no estés en la misma habitación. Además, mientras trabajas y estás concentrado, o incluso cuando llegas a estar en sintonía máxima en el trabajo, tampoco hablas demasiado. Ya sea que tu oficina implemente el trabajo en remoto o no, deberías tener instalado un mensajero instantáneo para que tu equipo interactúe sin tener que andar por la oficina.

Preocupación: no podemos garantizar la conectividad a Internet

Solución: incluso el hogar mejor conectado tiene problemas de wifi. Por suerte, Dropbox permite trabajar sin conexión. Así que, aunque tu conexión se caiga, puedes seguir trabajando con seguridad, sabiendo que tus archivos se sincronizarán automáticamente de nuevo cuando se restablezca Internet. Esto también es ideal para encontrar el ambiente de trabajo perfecto, ya que mantener una conexión fuerte se convierte en una prioridad menor.

Preocupación: el equipo se volverá complaciente

Solución: esto puede ser cierto para cualquier equipo en cualquier entorno. La clave de la motivación para tus trabajadores, sin importar desde dónde trabajen, es una fuerte cultura empresarial y una estructura de apoyo. Si tu equipo solo trabaja cuando el jefe está cerca, entonces hay algo incorrecto en tu forma de dirigir tu oficina; después de todo, esa mentalidad es como la de los niños en un aula.

Los trabajadores motivados e inspirados no deberían necesitar supervisión y, si así fuera, esto puede sugerir que no están completamente seguros de lo que hacen, lo que conduce a la procrastinación. Mantén la moral alta al mantenerte conectado, brindar herramientas de productividad relevantes y asegurarte de que todos tengan claros sus objetivos, sin importar dónde estén.

Sugerencias para el trabajo en remoto

¿Convencido de intentar el trabajo en remoto? Aquí tienes algunas sugerencias para hacerlo bien.

No cambies mucho las cosas

Eso significa, para empezar, que siempre despiertes a la misma hora. El sueño es un componente de vital importancia en nuestra salud general y en nuestra salud mental, así que, si empiezas a cambiar la hora de irte a dormir ya establecida de las 11:00 p. m. a una hora entre la 1:00 y las 3:00 a. m., los efectos secundarios pronto serán evidentes. Intenta dormir al menos siete u ocho horas por noche y no te sientas tentado a poner la alarma a una hora posterior. En el momento en que empiezas a hacer concesiones para lo que tu cerebro asocia con el comportamiento del fin de semana, empiezas a desconectarte de la mentalidad de trabajo que has perfeccionado durante años y todos esos importantes hábitos de trabajo empiezan a desaparecer.

Mantén tu código de vestimenta

Dentro de lo razonable, trata de vestirte como lo harías para ir a trabajar. De todos modos, la mayoría de las oficinas modernas son muy relajadas en este aspecto, así que retroceder de tus cómodos jeans y tu camiseta favorita te pone firmemente en el territorio del pijama. Aunque esto sea muy cómodo, significa también que te has cubierto físicamente con prendas que asocias con el hogar, la relajación, y no con el trabajo arduo. En pocas palabras, no te has preparado para un comienzo fuerte si ni siquiera te has vestido correctamente. Te sorprenderá la diferencia que puede marcar tu elección de vestuario.

Crea un viaje al trabajo

Nadie disfruta del viaje, pero el teletrabajo es un momento crucial en tu día. El triste viaje en tren, el largo viaje en autobús, por desagradables que sean, marcan la clara distinción entre el trabajo y la vida familiar. Date tiempo para entrar en el espacio mental correcto. Si siempre escuchaste música en tu viaje al trabajo, disfruta de algunas canciones durante 15 minutos. Si siempre leíste un libro durante el viaje, lee un nuevo capítulo. Es todo psicológico, para prepararte para hacer tu mejor trabajo.

Prueba nuevos enfoques

Uno de los aspectos más difíciles del trabajo en remoto es trasladar los hábitos tradicionales de trabajo en la oficina a tu entorno doméstico, pero ¿por qué limitarte a hacer lo que siempre has hecho? Habla con tu equipo, averigua qué es lo mejor para todos y fíjate qué cambios puedes hacer para trabajar mejor juntos incluso cuando están separados. Además, si estás en progreso hacia una empresa totalmente remota, ten en cuenta que los equipos básicos como recursos humanos y finanzas también deben poder conectarse fácilmente con todos los trabajadores, así que asegúrate de que la comunicación de toda la empresa siga fluyendo.

Mantente activo

Recién te das cuenta de lo importante que es la caminata de la oficina a la estación o del escritorio a tu área de descanso, cuando ya no están más. Recuerda mantenerte activo y salir; solo porque la oficina no esté, no significa que el mundo haya desaparecido también. Empieza y termina tu día con un paseo para actuar como si viajaras al trabajo, y para ayudar a despejar tu cabeza y prepararte para comenzar el día o para desconectarte.

¿Puede el trabajo desde casa beneficiar a un equipo?

Absolutamente, un cambio de escenario nunca perjudicó a nadie. La flexibilidad que ofrece el trabajo en remoto, es decir, permitirte citar al plomero para tu hora del almuerzo o poder ir a tu dentista local para una cita por la tarde, también puede mejorar enormemente la satisfacción de los empleados y la cultura de la empresa.

No solo eso, casi la mitad de los trabajadores dicen que la capacidad de trabajar de manera remota, ya sea a tiempo completo o parcial, es una de las características imprescindibles cuando buscan trabajo. Así que, al ofrecer la posibilidad de trabajar desde casa y que los empleados así tengan un gran equilibrio entre el trabajo y su vida, también atraerás nuevos talentos.

Disfruta los beneficios del trabajo en remoto

Comenzar