Trabaja desde casa

Aprende a trabajar desde casa de manera efectiva mientras continúas en contacto con tus colegas y sigues manteniendo tu casa como un hogar.

Una persona que trabaja desde casa en su computadora portátil

Cómo trabajar desde casa de manera efectiva

A medida que se digitalizan las oficinas y el trabajo modernos, la opción de trabajar desde casa es más popular entre los trabajadores de todo el mundo. Según Global Workplace Analytics, 5 millones de personas trabajan desde casa solo en los Estados Unidos, al menos el cincuenta por ciento del tiempo. Aunque muchos trabajan desde casa por elección propia, hacer una transición repentina al trabajo en casa sin preparación puede ser desalentador o incluso perturbador. Si te preparas para establecer una oficina en casa pronto y convertirte en trabajador virtual, es esencial que empieces con el pie derecho.

En teoría, las ventajas de trabajar desde casa pueden parecer un sueño. Puedes abandonar el viaje, trabajar en pijama y almorzar cuando quieras. Los veteranos del teletrabajo y los que trabajan en casa saben que la realidad no es ni mucho menos tan relajante o decadente. Puede ser realmente difícil encontrar el mismo ritmo de trabajo en casa que en la oficina. Puede que ni siquiera tengas un escritorio en tu casa o te distraigas fácilmente con las mascotas, los familiares y la ropa sucia. También puede ser muy difícil desconectarse del trabajo cuando trabajas desde casa. Eso es porque trabajar desde casa puede tener un impacto psicológico en tu vida, ya que tu casa está inextricablemente ligada al trabajo. Sin embargo, con los hábitos correctos, puedes asegurarte de que sobresalgas en el trabajo desde casa mientras mantienes tu vida hogareña separada.

Crea espacios de trabajo y para otros fines

Lo primero y más importante es que necesitas el espacio de trabajo adecuado. Si bien estar en la cama con una computadora portátil puede parecer atractivo, no tener el entorno de trabajo adecuado puede afectar a la concentración. Designa un espacio específico en la casa para que sea tu espacio de oficina exclusivo, donde puedas realmente enfocarte o internarte a trabajar. Este espacio podría ser tan simple como un rincón de un dormitorio o incluso un asiento en la mesa de la cocina donde no suelas sentarte. Sea lo que fuere, debe ser un lugar que no se suela utilizar en la casa, para poder conectar psicológicamente ese espacio con una mentalidad de trabajo en vez de solo relajarse en casa. Puede ser de gran ayuda cuando se trata de sentarse y meterse a trabajar a pleno, y también para dejar de lado el trabajo al final del día.

Asegúrate de contar con el equipo que necesites

El equipo a menudo puede ser algo secundario hasta el día en que estás atrapado en el sofá con solo tu computadora portátil y un montón de pestañas o documentos se abren en una pantalla. Cuando se trabaja desde casa, se necesita una configuración técnica que permita trabajar del modo en que normalmente se haría en la oficina. Tanto si se trata de una pantalla extra, un mouse y un teclado separados, o incluso solo un escritorio adecuado, es esencial tener las herramientas adecuadas. Si vas a trabajar desde casa periódicamente, es un beneficio para tu empleador que estés preparado para hacerlo.

Revisa la política de trabajo desde casa y de equipo de tu empleador, y asegúrate de que tienes todo lo que necesitas. Si bien tus necesidades variarán según tu rol, tal vez valga la pena comprobar si alguno de los siguientes elementos será necesario en tu función cotidiana y si puedes acceder a ellos en tu casa:

  • Monitores
  • Mouse
  • Teclados
  • Cables o adaptadores de pantalla
  • Pantallas de privacidad
  • Auriculares
  • Soportes de computadoras portátiles
  • Cargadores
  • Silla ergonómica

Ten en cuenta que esto también incluye tener los archivos y la conexión a Internet adecuados. Si no puedes acceder a la red de tu empresa desde tu casa por algún motivo, todavía tienes que poder trabajar. Con los archivos almacenados en Dropbox, puedes trabajar fácilmente de forma virtual sin conexión porque puedes seleccionar los archivos que se guardarán en el almacenamiento local y en la nube. Cuando te desconectes, tus archivos estarán allí listos para que trabajes en ellos y también se sincronizarán con las versiones en línea una vez que te vuelvas a conectar. No tendrás que preocuparte por estar sin conexión, incluso si eso significa que haya una excusa menos para terminar temprano.

Mantén tu horario de trabajo

Una vez que tengas tu oficina en casa, es hora de ponerte a trabajar. Un error frecuente cuando empiezas a trabajar en casa es que puedes elegir cambiar tu tiempo de viaje por un poco de sueño extra. La cosa es que salir de la cama y comenzar a trabajar puede ser bastante molesto. Para empezar bien, asegúrate de prepararte como si fueras a la oficina, incluso si es un día casual. Cuando estableces rituales para entrar al trabajo y salir, de la misma manera que un viaje te prepararía para el próximo día, te preparas mentalmente. Y, si lo planeas bien, puedes tomarte un tiempo de calidad para ti mismo con un paseo con tu café (o perro) antes de sentarte a abordar tu día en tu espacio de trabajo en casa.

Toma descansos

Una vez que estés trabajando, también debes asegurarte de tomar descansos. Los días normales en la oficina están llenos de viajes muy necesarios a la sala de descanso para tomar café, ponerse al día con los colegas en sus escritorios, y otras distracciones ligeras. Aunque es probable que vayas a la cocina a tomar café y bocadillos, es demasiado fácil caer en un patrón de trabajo continuo sin tiempo de inactividad cuando trabajas desde casa. Incluso si tu concentración puede mejorar al trabajar desde casa sin otras personas alrededor, todavía necesitas el tiempo extra para tomar descansos y relajarte, y deberías tomar esos descansos.

Termina el día laboral

Lo más importante para trabajar en la oficina de casa es poder dejar tu trabajo al final del día. Aunque parezca que trabajar desde casa puede inclinar el equilibrio entre tu vida y el trabajo a favor de la vida, a menudo puede tener el efecto contrario. Una vez que puedas trabajar eficientemente en casa, debes asegurarte de poder desconectarte del trabajo. Establece un tiempo definido para terminar tus horas de trabajo, como si estuvieras en la oficina. Es lo mismo que empezar el día: necesitas un ritual que te ayude a sentar cabeza y a salir del modo de trabajo. El ejercicio ligero o la lectura son métodos comunes para relajarse, pero asegúrate de encontrar lo que mejor funciona para ti. Esto es crucial, no solo para relajarse y recuperarse antes del trabajo del día siguiente, sino para disfrutar de una vida personal sana y totalmente separada del trabajo.

Cómo mantenerte conectado a tu equipo de forma virtual

Aunque tu equipo y tú trabajen desde casa, es importante que estén tan conectados y en contacto como si estuvieran en la oficina. Muchas personas ya están acostumbradas a trabajar con empleados o colegas virtuales en diferentes oficinas o locales y son conscientes de la importancia de una comunicación fluida para los equipos virtuales. Para otras personas, sin embargo, trabajar desde casa puede resultar solitario. Una vez que desaparece la novedad de no tener que ir a la oficina, a menudo puede significar pasar mucho tiempo solo o compartir el espacio de trabajo con la familia. Es esencial que sigas buscando formas innovadoras de comunicarte con tu equipo de manera efectiva, pero también que sea efectiva para tu circunstancia particular.

Usa herramientas compartidas para trabajar juntos

La mejor manera de trabajar de cerca con tus colegas, aunque sea de forma separada, es hacerlo con herramientas digitales. Al trabajar en espacios de trabajo inteligentes y compartidos, todos los miembros de tu equipo pueden trabajar juntos directamente mientras se mantienen al tanto de los proyectos. En Dropbox Paper, puedes compartir documentos con tu equipo y trabajar en ellos juntos en línea, sin tener que enviar por correo electrónico ni fusionar archivos. Si es necesario hacer algo, puedes simplemente mencionar a uno de los miembros del equipo en una parte pertinente del documento para notificarlo. Es una forma más simple y efectiva de mantenerte conectado con tu equipo y colaborar mejor, tanto dentro como fuera de la oficina.

Convierte las reuniones en videoconferencias

Si bien trabajar desde casa ciertamente reducirá muchas reuniones innecesarias de tu agenda, también puede hacer que las que importan sean más desafiantes. Históricamente, algunas conversaciones han sido más fáciles de tener cara a cara que una llamada telefónica, y también puede haber una interacción sutil o un matiz que se pierde cuando se trabaja desde casa. No obstante, el uso de la videoconferencia puede ayudar a reducir la brecha. Ya sea que se trate de una empresa en la que participen todos o de un proyecto de sincronización con un colega, el video hace que las reuniones sean más efectivas y te mantiene visual y audiblemente conectado a tu equipo. Con aplicaciones, como Zoom integradas en Dropbox, es fácil establecer videoconferencias o usarlas como parte habitual de tu trabajo. Si alguien quiere conversar rápidamente sobre algo en un documento, puedes solicitar e iniciar llamadas de Zoom con esa persona directamente desde Dropbox.

Usa canales de chat comunitarios

Todos sabemos que la tecnología hace que sea natural que los miembros de tu equipo o partes de tu organización sean reservados, ya sea que estén en la oficina o no. Una forma de fomentar y mejorar la comunicación es utilizar un software de mensajería instantánea de oficina, como Slack. Si bien ayuda a crear una sensación de urgencia en lo que se refiere a las comunicaciones entre los miembros del equipo, también abre nuevas oportunidades para comunicarse y socializar con otros colegas. Al usar Slack con Dropbox, puedes configurar canales únicos con miembros del equipo, toda la oficina, o para tu equipo de la hora feliz después del trabajo, todo depende de ti.

Di más, no menos

Cuando no te encuentras constantemente con compañeros de equipo en los pasillos o en el almuerzo, hay mucha interacción social valiosa que desaparece de repente. La mejor forma de acomodar la falta de comunicación física en la oficina es simplemente comunicarse más mientras no estás allí.  Haz un esfuerzo por programar las reuniones con los miembros de tu equipo para hablar de los proyectos actuales, usando herramientas como Slack y Zoom. Y ten en cuenta que no siempre tiene que ser sobre el trabajo; no tengas miedo de socializar con tus compañeros de trabajo en línea como lo harías en la oficina. La mayoría de los programas de mensajería instantánea de oficina cuentan con emojis y teclados con GIF para ayudar a que tus conversaciones sean un poco más livianas. En Dropbox, puedes incluso usar emojis en los documentos para darles calidez y personalidad a tus charlas.

Las alegrías de trabajar desde casa

Mientras que para algunos puede parecer desalentador al principio, hay una razón por la que tanta gente ya está eligiendo trabajar desde casa hoy en día. No hay viajes, el horario es flexible, y puedes disfrutar de la libertad de estar en tu propia casa, con más tiempo para ti y tus seres queridos. ¿La mejor parte? Con el enfoque y las herramientas adecuadas, no es difícil aprovechar lo que lo hace tan atractivo para tantos teletrabajadores. Con un entorno de trabajo adecuado en casa y fuertes conexiones con los colegas en línea, la transición al trabajo desde casa puede ser sencilla y agradable, y es posible que no quieras renunciar a ella.

Descubre una mejor manera de trabajar en equipo.

Introducción a Dropbox Business