Cómo crear archivos ZIP

Descubre cómo crear archivos ZIP en Windows o Mac para trabajar de forma fácil con archivos grandes y ahorrar espacio de almacenamiento.

El formato ZIP

Los archivos ZIP suelen utilizarse para ahorrar espacio de almacenamiento y para enviar archivos grandes o carpetas a otros ordenadores. Los pasos que hay que seguir para crear un archivo o carpeta ZIP son ligeramente distintos según el dispositivo que se utilice. Aquí te contaremos cómo hacerlo si eres usuario de Mac o de Windows, y luego comentaremos métodos alternativos que pueden llegar a ser más eficientes y fiables.

Un archivo ZIP está formado por uno o varios archivos que se han comprimido juntos. Al comprimir un archivo o una carpeta, su contenido se reduce de modo que se eliminan datos redundantes y así ocupan menos espacio al almacenarse y compartirse. Este proceso se denomina "compresión de datos sin pérdida de información", lo que significa que, aunque el tamaño del archivo se reduce en gran medida, esto no afecta al archivo en sí. El término "ZIP" hace referencia al tipo de formato de archivo, y es el más habitual, pero existen otros formatos parecidos como, por ejemplo RAR o 7-ZIP.

¿De qué me sirve comprimir archivos en formato ZIP?

Los archivos ZIP pueden ser muy útiles si necesitas compartir con tu equipo un grupo grande de archivos o bien uno solo que pese mucho. Debido a que una gran mayoría de los clientes de correo electrónico no permiten compartir archivos de gran tamaño, la compresión suele ser una de las mejores soluciones si tienes que enviar mucha información. Aunque también puedes utilizar archivos ZIP para cifrar datos privados antes de enviarlos en línea.

Cómo crear un archivo o carpeta ZIP en Mac

Si eres usuario de macOS y necesitas comprimir varios archivos juntos, debes asegurarte de que todos están en una misma carpeta. Idealmente, deberías crear una carpeta nueva que contenga solo los archivos que quieres comprimir. Luego, solo tienes que hacer clic con el botón derecho o clic con la tecla Control en la carpeta y seleccionar la opción "Comprimir". El archivo .zip se guardará en la misma ubicación en la que esté guardada la carpeta original.

Si solo quieres comprimir determinados archivos en una carpeta y no toda la carpeta, pulsa la tecla Command y luego haz clic en los archivos que quieras comprimir. Cuando los tengas todos seleccionados, haz clic con el botón derecho y selecciona "Comprimir [#]". Todos los archivos se comprimirán en una sola carpeta ZIP que se llamará "archivo.zip". Podrás cambiar el nombre del archivo al hacer clic con el botón derecho y seleccionar "Cambiar nombre". Si lo que quieres es comprimir solo un archivo, tendrás que seguir los mismos pasos: hacer clic con el botón derecho y seleccionar "Comprimir [nombre del archivo]".

Cómo crear un archivo ZIP en Windows 10

Utilizar la función "Enviar a"

El proceso es similar para usuarios de Microsoft. Asegúrate de que todos los archivos que vas a comprimir estén en una misma carpeta, haz clic con el botón derecho en esa carpeta y busca la opción "Enviar a". En el menú que aparece deberías ver la opción "Carpeta comprimida". Haz clic en esta opción y el archivo comprimido se guardará en tu escritorio.

Para seleccionar varios archivos, pero no todos los de una carpeta, mantén presionada la tecla Ctrl y haz clic en cada uno de los archivos que quieras comprimir. Si todos aparecen consecutivamente en la carpeta, puedes hacer clic en el primer elemento, mantener presionada la tecla Mayús y seleccionar el último elemento, y luego también se seleccionarán todos los archivos intermedios. A continuación, puedes hacer clic con el botón derecho y comprimir todos los archivos seleccionados. Para comprimir un solo archivo, simplemente haz clic con el botón derecho y sigue los mismos pasos.

La pestaña Compartir

Otra forma de comprimir archivos en Windows es seleccionar todos los archivos que quieras comprimir y, en la pestaña "Compartir" del Explorador de archivos, localizar y hacer clic en el botón "Comprimir". Esto se puede hacer en cualquier equipo con Windows que funcione con la versión Windows 8.1 o versiones superiores, mientras que con los equipos más antiguos deberás seguir el método de hacer clic con el botón derecho y la opción Enviar a.

Cómo abrir archivos ZIP

Para descomprimir un archivo zip en Mac, solo tienes que hacer doble clic sobre este. También puedes hacer clic con el botón derecho en él, pasar por encima de "Abrir con" y seleccionar "Utilidad de archivo". Esto hará que el archivo se descomprima y se creará una nueva carpeta con todos los archivos, en la misma ubicación en la que está almacenado el archivo ZIP.

En Windows, puedes ver el contenido de una carpeta ZIP sin descomprimirla, pero no puedes editarla a menos que extraigas los archivos. Para ello, haz clic con el botón derecho encima de la carpeta ZIP y selecciona "Extraer todo". Así podrás extraer los archivos y se almacenarán en la misma ubicación que el archivo ZIP, o puedes seleccionar una ubicación diferente pulsando "Examinar" en el asistente de extracción. También puedes hacer lo mismo con archivos individuales dentro de una carpeta comprimida, si no quieres extraerlos todos a la vez. Simplemente haz clic con el botón secundario en el archivo y selecciona "Cortar" y, a continuación, pégalo donde quieras que se guarde.

Añadir archivos a una carpeta ZIP existente

Puede que ya tengas una carpeta comprimida a la que necesites añadir más archivos, y afortunadamente, no es demasiado complicado hacer esto en Windows. Solo tienes que arrastrar los archivos o carpetas al archivo ZIP, como lo harías si añadieras un archivo a una carpeta normal.

En Mac, esto no es posible sin el uso de un servicio de terceros. Aunque hay algunas herramientas fiables de terceros, como WinZip, existe la posibilidad de que representen un riesgo importante para la seguridad, especialmente en la compresión de archivos privados. Teniendo esto en cuenta, la forma más segura de agregar archivos nuevos a una carpeta ZIP en Mac sería crear un nuevo archivo ZIP desde cero.

Cómo crear un archivo ZIP protegido con contraseña

Con Windows 10 es posible proteger los archivos ZIP con contraseña hasta cierto punto. Para hacerlo, haz clic con el botón derecho en el archivo ZIP y selecciona "Propiedades". En la pestaña “General", haz clic en “Avanzado". Selecciona “Cifrar contenido para proteger los datos", haz clic en Aceptar en la ventana Avanzado y, a continuación, haz clic en "Aceptar" en la ventana "Propiedades" para guardar los cambios. Verás que el icono del archivo pasará a mostrar un candado. Podrás abrir el archivo como de costumbre siempre y cuando hayas iniciado sesión en tu cuenta de usuario. Sin embargo, otras cuentas no podrán acceder a él. Este método va bien para proteger un archivo ZIP en tu propio ordenador, pero no proporciona ningún tipo de seguridad para enviar el archivo a terceros.

Para los usuarios de Mac, todavía hay menos opciones. No hay forma de proteger directamente con contraseña un archivo ZIP en Mac. Para conseguirlo, tienes que hacer un poco de trabajo de campo con el Terminal, lo cual es un proceso bastante complicado y, considerando las otras opciones disponibles, innecesario.

De nuevo, existen muchas aplicaciones de terceros que puedes usar para proteger archivos ZIP tanto en Windows como en Mac. Sin embargo, utilizarlas podría llegar a ser peligroso, ya que implica compartir con un tercero el acceso a tus archivos desprotegidos.

Desventajas de los archivos ZIP

En la mayoría de usos, el formato ZIP es una solución eficaz para reducir el tamaño de los archivos. Sin embargo, su eficacia no es la misma con todos los tipos. Por ejemplo, los archivos MP4 y JPEG ya están muy reducidos de por sí, y comprimirlos no marcará mucho la diferencia. Por lo tanto, aunque los archivos ZIP siempre disminuyen el tamaño de los archivos, en ciertos casos esta reducción no es demasiado significativa, ya que solo es posible comprimir un archivo hasta cierto punto sin dañarlo. También existe el riesgo de que los archivos puedan dañarse o corromperse durante el proceso de compresión. Ha de tenerse en cuenta que la compresión de un archivo implica algunos pasos adicionales. Por lo que el envío de archivos comprimidos puede convertirse en una molestia, especialmente cuando hay alternativas que pueden ser mucho más prácticas.

Alternativas a los archivos ZIP

Teniendo en cuenta las limitaciones descritas anteriormente, es posible que la compresión de archivos no sea la mejor solución para ti. Los archivos ZIP son una buena solución para ahorrar espacio en tu dispositivo, pero para usar el archivo en cuestión, siempre tendrás que encontrar el ZIP en el que estaba y descomprimirlo antes de abrirlo. Esto puede llegar a ser frustrante y supone una gran inversión de tiempo. Es mejor que busques una opción que te permita conservar tus archivos en su tamaño original sin ocupar espacio en tu ordenador. En este aspecto, entre en juego el almacenamiento en la nube.

Al usar la sincronización inteligente de Dropbox, guardas tus archivos en un servidor en línea para que no ocupen espacio en tu ordenador y puedas acceder a ellos desde cualquier lugar con conexión a Internet. Con Dropbox, puedes subir archivos de cualquier tamaño, en cualquier formato, y compartirlos con otros con tan solo unos clics. No te arriesgas a que los archivos grandes se corrompan durante la compresión, puedes subirlos sin esfuerzo y enviarlos en un instante. Esto te ahorra unos cuantos pasos en el proceso.

Incluso si todavía necesitas utilizar archivos ZIP, puedes guardarlos y enviarlos desde Dropbox, e incluso previsualizar un archivo comprimido a través del propio Dropbox.

Si descargas la aplicación de Dropbox para escritorio, solo tienes que arrastrar los archivos a la carpeta de Dropbox para guardarlos. En la aplicación web, puedes arrastrar y soltar archivos directamente en Google Chrome, Safari o cualquier navegador que utilices con la aplicación web abierta. Después, para compartir tus archivos y carpetas solo tienes que hacer clic en Compartir y elegir a quién se los envías. Al igual que con las carpetas ZIP, puedes proteger con contraseña los archivos de Dropbox para que solo aquellos que tengan el acceso y la contraseña puedan abrirlos. Tú y tu equipo podéis compartir y editar archivos y carpetas a través de Dropbox, sin tener que crear y enviar nuevos archivos ZIP con documentos actualizados cada vez. Todo en Dropbox se actualiza a medida que se edita, lo que hace que la colaboración sea mucho más eficiente.