Cómo trabajar desde casa correctamente

Si la mesa de tu cocina es ahora tu escritorio, aquí tienes algunas ideas clave para que el trabajo desde casa sea productivo.

Ilustración de una persona que trabaja desde su casa

Teletrabaja sin problemas

Si bien el teletrabajo puede ser un sueño hecho realidad para muchos, sin desplazamientos diarios, la posibilidad de empezar a trabajar más tarde y más libertad de vestuario, esas jornadas flexibles y relajadas tienen sus propios peajes.

Trabajar desde casa, aunque no lo creas, requiere cierta habilidad: tienes que encontrar el equilibrio perfecto para sacar lo mejor de ti y de tu equipo. Eso significa que no deberías levantarte dos minutos antes de las 9:00 ni acostumbrarte a estar en pijama todo el día. Bajar el nivel de exigencia incluso en estas áreas puede repercutir en tu forma de trabajar en general y, aunque tu entorno sea diferente, querrás que tu profesionalidad permanezca intacta.

Hoy en día, el teletrabajo es un reto sin precedentes. Trabajamos en lugares diferentes a la oficina: en casa, en el parque, en la terraza… Eso significa que podrías trabajar desde una cafetería o un espacio de coworking; o puede que estés simplemente en una oficina diferente de tu empresa, pero que, aun así, tengas a tu equipo principal lejos. Esencialmente, el teletrabajo implica que no estés cara a cara con tu equipo. Sin embargo, no lo veas como algo negativo, ya que es perfectamente posible trabajar en colaboración sin problemas aunque no estéis reunidos en persona.

¿Es malo trabajar desde casa?

No, en absoluto, pero dado que el teletrabajo no es lo normal para la mayoría de las marcas y se considera un ámbito propio del trabajador autónomo, es posible que te preguntes por qué la idea del teletrabajo no siempre es del todo positiva. Las reservas que tu empresa o cualquier empresa puedan tener sobre el teletrabajo probablemente se deban simplemente a la forma en la que estamos acostumbrados a trabajar. La creencia popular sugiere que trabajar en la oficina durante ocho horas conduce a jornadas productivas, así que ¿por qué reinventar la rueda?

Las personas usan numerosos argumentos para no apoyar el teletrabajo; si en tu equipo estáis debatiendo esta cuestión, ten en cuenta lo siguiente:

Preocupación: no podemos compartir archivos de forma segura fuera de la oficina.

Solución: con el uso compartido seguro de archivos de Dropbox, eso es posible. Tu cuenta y tus archivos estarán protegidos con varias capas de seguridad. El acceso no autorizado se detiene de inmediato y puedes ajustar tu configuración de seguridad para adaptarla a tus necesidades y las de tu equipo, incluido el uso de la verificación en dos pasos. Además, puedes acceder a tus archivos en un ordenador, desde Internet, en el móvil o desde aplicaciones de terceros conectadas, de forma que, aunque los miembros de tu equipo no estén en sus puestos de trabajo en la oficina, Dropbox los mantendrá conectados.

Preocupación: nunca nos veremos.

Solución: el hecho de no estar en la misma sala no quiere decir que no vayáis a estar en contacto, ya que disponéis de herramientas como Zoom y Slack (ambas son integraciones de Dropbox), las videoconferencias o las llamadas telefónicas a la antigua usanza. De todas formas, aunque se esté trabajando en la misma zona, cuando se entra en una inercia de trabajo, no se suele hablar mucho. Independientemente de si en tu oficina se está implementando el teletrabajo o no, deberías tener instalado un servicio de mensajería instantánea para permitir que tu equipo interactúe sin tener que desplazarse por la oficina.

Preocupación: no podemos garantizar la conectividad a Internet.

Solución: hasta las casas mejor conectadas experimentan alguna vez problemas con la red wifi. Por suerte, Dropbox permite trabajar sin conexión. Por lo tanto, si tu conexión deja de funcionar, podrás seguir trabajando de forma segura y sabiendo que tus archivos se sincronizarán automáticamente cuando se restaure la conexión a Internet. Esto también es ideal para encontrar el entorno de trabajo perfecto, ya que contar con una conexión excelente ya no es tan prioritario.

Preocupación: el equipo no se esforzará tanto.

Solución: esto puede pasar con cualquier equipo en cualquier entorno. La clave para mantener la motivación de los trabajadores, independientemente del lugar desde el que trabajen, es contar con una cultura empresarial sólida y una estructura de apoyo. Si tu equipo solo trabaja cuando el jefe esté cerca, ha habido algún error en la forma de gestionar la oficina; al fin y al cabo, esa actitud es comparable a la de unos alumnos en clase.

Unos trabajadores motivados e inspirados no deberían necesitar supervisión, ya que, de ser así, es posible que no estén completamente seguros de lo que están haciendo, lo que les lleva a la procrastinación. Intenta que se mantenga una actitud proactiva promoviendo la comunicación, proporcionando las herramientas de productividad relevantes y asegurándote de que todo el mundo tiene claros sus objetivos, independientemente de donde estén.

Consejos para el teletrabajo

¿Has decidido probar el teletrabajo? Aquí te damos algunos consejos para que todo vaya bien.

No cambies demasiado las cosas

Nos referimos a que sigas despertándote a la misma hora. Dormir las horas necesarias es algo de vital importancia para nuestra salud general y nuestro estado mental, así que si empiezas a acostarte entre la 1:00 y las 3:00 en lugar de las 23:00, los efectos serán evidentes en poco tiempo. Intenta dormir al menos entre siete y ocho horas cada noche y no caigas en la tentación de poner el despertador más tarde. Si empiezas a permitirte ciertos lujos que tu cerebro asocia al comportamiento de fin de semana, comenzarás a desconectar de la mentalidad de trabajo que has pasado años afinando y todos los buenos hábitos laborales irán desapareciendo.

Sigue vistiéndote igual

Dentro de lo razonable, intenta vestirte como lo harías para ir al trabajo. El código de vestimenta en la mayoría de las oficinas modernas es bastante flexible, por lo que lo siguiente más cómodo que unos vaqueros y tu camiseta favorita es directamente el pijama. Por muy cómodo que sea, también significa que te has puesto algo que asocias al hogar, a la relajación y no a una jornada productiva de trabajo. En resumidas cuentas, no te has preparado para un comienzo enérgico si ni siquiera te has vestido correctamente. Te sorprenderá la diferencia que puede marcar la elección del vestuario.

Simula un desplazamiento al trabajo

Nadie disfruta del trayecto al trabajo, pero es un momento clave del día. El monótono viaje en tren o el largo trayecto en autobús, por muy desagradables que sean, marcan una clara diferencia entre la vida laboral y la personal. Date tiempo para entrar en el espacio mental adecuado. Si siempre escuchabas música en el trayecto al trabajo, disfruta de unas cuantas canciones durante 15 minutos. Si solías leer un poco, lee algún capítulo. Trabajar de forma productiva requiere una preparación psicológica.

Prueba nuevos métodos

Uno de los aspectos más difíciles del teletrabajo es adaptar tus hábitos tradicionales de trabajo en la oficina a tu entorno doméstico; pero ¿por qué limitarte a hacer lo que siempre has hecho? Habla con tu equipo, averiguad qué funciona mejor para todos y estudiad qué cambios podéis hacer para trabajar mejor juntos aunque estéis separados. Además, si estáis adoptando un enfoque total de teletrabajo, hay que tener en cuenta que los equipos centrales, como el de RR. HH. o el financiero, también deben poder comunicarse fácilmente con todos los trabajadores, así que es importante asegurarse de que la comunicación en toda la empresa siga fluyendo.

Mantén una vida activa

No nos damos cuenta de lo importante que es caminar de la oficina a la estación o de la mesa de trabajo a la zona de descanso hasta no que dejamos de hacerlo. Recuerda hacer algo de actividad física y salir de casa; aunque la oficina ya no esté, el mundo sigue estando ahí fuera. Comienza y termina tu día con un paseo para simular el trayecto al trabajo, despejarte y prepararte para la jornada o comenzar a desconectar cuando esta acabe.

¿El teletrabajo beneficia a los equipos?

Por supuesto, un cambio de escenario no perjudica a nadie. La flexibilidad que ofrece el teletrabajo (por ejemplo, la posibilidad de recibir al fontanero durante la hora de comer o de ir un momento al dentista para programar una cita por la tarde) puede mejorar enormemente la satisfacción de los empleados y la cultura de la empresa.

Además, casi la mitad de los trabajadores afirman que la posibilidad de teletrabajar, ya sea a tiempo completo o parcial, ocupa un lugar destacado en su lista de requisitos a la hora de buscar empleo. Por todo ello, si ofreces la posibilidad de trabajar desde casa y de que los empleados tengan un buen equilibrio entre la vida laboral y la personal, atraerás a nuevos talentos.

Obtén las recompensas del teletrabajo

Primeros pasos