Por qué fracasan las pequeñas empresas y cómo evitarlo

Si diriges una pequeña empresa, o piensas en comenzar a hacerlo, tal vez te preguntes qué dificultades debes evitar. Estas son algunas de las razones comunes por las que se produce el fracaso comercial y las estrategias que puedes utilizar para evitarlas.

El fracaso es una espada de doble filo

El fracaso es una herramienta de aprendizaje de enorme valor que proporciona la experiencia necesaria para tomar decisiones más sabias. Saber dónde te has equivocado o dónde se han equivocado otras personas en el pasado es enormemente beneficioso para ayudarte a recorrer el mismo camino en el futuro. Por supuesto, nadie inicia una empresa con el objetivo de no tener éxito. Siempre que sea posible, se prefiere minimizar el fracaso. Lamentablemente, esto es más fácil de decir que de hacer y el 90 % de las empresas emergentes fracasan. El fracaso de las pequeñas empresas es una amenaza constante durante los primeros años de su concepción, pero sorprendentemente, esa amenaza no desaparece después del primer año ni disminuye a medida que transcurren:

  • El 20 % de las empresas fracasan en los primeros dos años.
  • El 45 % de las empresas fracasan en los primeros cinco años.
  • El 65 % de las empresas fracasan en los primeros diez años.

En realidad, se calcula que solo una cuarta parte de las empresas emergentes evadirán el fracaso de las pequeñas empresas y lo harán en el año 15. Esto puede parecer alarmante, pero también notarás con toda certeza que no ha impedido que los emprendedores ambiciosos lo intenten. En 2019 había más de 770 000 empresas emergentes en los Estados Unidos que tenían menos de un año de edad, un aumento en los 733 490 registrados en 2017. Para los que lo logran, el éxito puede ser importante. No obstante, incluso para los emprendimientos más modestos, el logro de establecer una empresa será una merecida fuente de orgullo y alegría. Hacer una entidad comercial tangible a partir de lo que una vez fue solo una idea requiere una audacia y dedicación que señala el éxito por derecho propio. Esto no debería pasarse por alto.

El 2020 trajo consigo una catástrofe económica que nadie podría haber predicho. Si bien el futuro sigue siendo una fuente de incertidumbre, las estimaciones para el próximo año sugieren que se pueden presentar tiempos difíciles para casi la mitad de las pequeñas empresas si las condiciones económicas no mejoran. Pese a ello, las pequeñas empresas también han demostrado lograr responder más al cambio que sus homólogas más grandes, con empresarios que aprovechan las oportunidades que ofrece la pandemia para forjar nuevos negocios, y así demuestran los rasgos clave que una pequeña empresa verdaderamente tenaz necesita

¿Qué genera los fracasos en las pequeñas empresas?

Entonces, ¿por qué algunas pequeñas empresas fracasan mientras que otras tienen éxito? ¿Qué puedes hacer para asegurarte de que el destino sea amable con tu negocio? Aquí hay algunos riesgos que pueden impedir que las empresas emergentes pasen sus primeros años:

Ejecución deficiente

Si vas a hacer algo, hazlo bien. Antes de que pienses en fichar el primer día de tu nueva empresa, asegúrate de contar con todo lo necesario para que sea una empresa viable. Eso significa mantenerse al día con los cambios en la administración de la pequeña empresa. Se espera un determinado estándar en las empresas emergentes para estar totalmente al día de las mejores y más eficientes formas de trabajo. Eso significa que debes tener los flujos de trabajo más hábiles y las mejores herramientas a tu disposición, porque con tantas cosas en juego, las necesitarás. Asegúrate de que Dropbox esté entre tu arsenal y únete a pequeñas empresas, como Valiant, que han aumentado su productividad, que dicen “gracias a Dropbox Business, hemos conseguido entregar correctamente archivos a nuestra imprenta todas las semanas desde que comenzamos a publicar”.

Insuficiente investigación de mercado

No importa lo genial que pienses que es tu idea de empresa, no llegará muy lejos si la gente no lo quiere. Y no saber lo que la gente quiere es una razón común para el fracaso de la nueva empresa. Las empresas exitosas encuentran un hueco en el mercado y lo llenan. No decimos que todas tus ideas deban ser radicales, pero debes cumplir una exigencia. No es tarea fácil llevar un servicio o producto al mercado, así que, si estás dispuesto a invertir todo ese tiempo, esfuerzo y dinero, asegúrate de no caer ante el primer obstáculo. Desde luego, hay excepciones a la regla, pero para la mayoría de las empresas jóvenes, es por mucho la mejor opción encontrar una demanda y responder a ella que intentar generar interés en un mercado saturado.

No hay planes de negocios

Todos necesitan un plan en la vida y, si pretendes iniciar una empresa, entonces un plan es más importante que nunca. Necesitas un plan de negocio sólido para actuar como algo más que un plan de trabajo. Ayudará a atraer inversores, asegurar préstamos y atraer a los mejores talentos. Embarcarse en una empresa sin un plan de negocios sólido y bien pensado suele ser causa de fracasos.

Esto es lo que se debe incluir en un plan de negocios:

Resumen ejecutivo: esto es básicamente tu discurso de ventas. Especifica lo que hará tu empresa, cómo lo hará, quién es tu equipo ejecutivo y de dónde operará.

Descripción de la empresa: di qué hará tu empresa y a qué demanda o problemas responderá tu producto o servicio. Describe tu proceso de fabricación o los consumidores a los que pretendes prestar servicio. Incluye aquí cosas como la estructura legal y los gastos de tu empresa.

Investigación: un sólido plan de negocios está respaldado por la investigación y aquí es donde se debe esbozar todo. Incluye tu análisis de mercado y tu estrategia prevista, tanto previsiones como hitos. Compárate con la competencia y describe cómo crees que tu empresa tiene la ventaja. Puedes incluir testimonios de clientes si lo deseas.

Administración: una buena administración es clave para cualquier empresa. Menciona aquí el tipo de empresa que pretendes ser, tu modelo de negocio, si se trata de una sociedad limitada o si planeas ser un propietario único. Crea un organigrama para mostrar quiénes son los responsables de tomar decisiones clave. También puedes incluir sus curriculum vitae.

Marketing: describe cómo planeas ganar y conservar clientes, y la creación y gestión general de tu marca.

Finanzas: Lo grande. Aquí es donde debes tener un pronóstico financiero, un estado de flujos de efectivo y un balance general. Debes apuntar a proyecciones a largo plazo de alrededor de cinco años para mostrar cómo planeas mantener la empresa estable y en el camino hacia el éxito empresarial.

Tu plan de negocios tampoco debería ser un secreto. Tu equipo siempre debería poder consultarlo. Debería ser la piedra angular de la fuente de la verdad de tu empresa y ser compartido con todos los miembros de tu equipo.

No hay suficiente espíritu de equipo

Las empresas emergentes no son fáciles. A menudo, verás vacantes en el trabajo que te avisan sobre la “cultura de las empresas emergentes”. Eso puede significar que los salarios iniciales son bajos, las horas son altas y se espera que hagas mucho más de lo que implica tu cargo laboral. Esa es simplemente la naturaleza de las pequeñas empresas, donde empujar por la grandeza es innato en todo lo que haces como equipo. Y realmente deben ser un equipo. Si alguien piensa que “ese no es mi trabajo” o incluso el CEO piensa que solo está ahí para ser dueño de la empresa y no se atasca en las tareas del día a día, seguro que seguirá el fracaso. El emprendimiento exitoso no se trata de sentarse en las esquinas de las oficinas y dejar que otras personas trabajen. Debes fomentar la cultura empresarial donde todos no solo colaboran, sino que todos importan.

Un espacio de trabajo centralizado garantiza que todos estén en sintonía, sin que los silos de trabajo se interpongan en tu camino. A menudo, verás que las empresas emergentes no son dirigidas por un CEO, sino por los cofundadores, lo que demuestra que la necesidad de compartir la carga y rebotar ideas entre sí es fundamental para la empresa.

No hay suficiente dinero y demasiados sueños

Lo más evidente. Hay fantásticas historias de emprendedores exitosos que levantan sus empresas que inician con pocos recursos, pero a fin de cuentas, el dinero es el alfa y el omega de cualquier empresa. Los propietarios de pequeñas empresas deben ser sensatos y pensar en la supervivencia del negocio ante todo. No te dejes llevar por los delirios de grandeza. Desde luego, una oficina moderna en una ubicación céntrica puede motivar a tu equipo, pero ¿lo necesitas? Tal vez contratar más personal podría disminuir la carga de tu personal actual, pero ¿realmente puedes permitírtelo? El fracaso empresarial es algo que nadie quiere, pero debería ser una especie de luz guía para evitar que inviertas en lo innecesario. Si fracasas, deberás devolver todo el dinero que pediste prestado para intentar concretar tu visión (quizás poco realista).

Ten en cuenta, en cambio, los valores fundamentales de cualquier equipo, como la capacidad de trabajar juntos sin problemas. Piensa en el trabajo como una experiencia global y encontrarás inversiones mucho más valiosas que meras cosas, como un espacio de oficina más brillante y más caro.

Poca presencia

Puede que tengas el mejor negocio del mundo, con un producto que sabes que la gente necesita y todo el análisis de mercado para respaldarlo. Pero no significa nada si la gente no sabe dónde encontrarte. Aunque este problema no es tan intimidante como estudiar las cifras y pronosticar tus finanzas, es un problema común, quizás porque es muy fácil pasarlo por alto. Quizá has estado buscando un nuevo local, encontraste uno que “se sentía bien” y mudaste a tu equipo de inmediato. Desafortunadamente, las corazonadas no son métricas empresariales muy precisas. Las ubicaciones incorrectas pueden significar inmediatamente el fracaso del negocio, pero una mala presencia en Internet puede hacer lo mismo. Los canales en línea no se pueden subestimar. No se trata solo de tener una tienda virtual, sino de interactuar con los clientes y hacer crecer tu base de clientes a través de las redes sociales y otras estrategias de presencia en múltiples canales. Los días en que se tenía una dirección en un directorio de negocios han quedado muy atrás; hoy en día, tu negocio debe estar abierto las 24 horas del día, los 7 días de la semana, en docenas de canales al mismo tiempo.

No moverse con los tiempos

Las empresas emergentes deben crecer y no lograrán crecer si no se adaptan. Sí, es posible que hayas respondido a una demanda muy necesaria, pero es probable que tu trayectoria ascendente no dure para siempre. Tarde o temprano comenzarás a estancarte y otros competidores siempre ingresan al mercado. Uber es un gran ejemplo, que ha expandido su modelo de negocio a la entrega de comida, mensajería y alquiler de bicicletas desde sus servicios de taxi originales. No se trata solo de saber cómo expandirse y descubrir nuevas oportunidades, sino de entender cómo recuperarse cuando las cosas van mal. Solo piensa en Valiant, que superó el obstáculo del desastre natural para seguir avanzando hacia el éxito; “El huracán Sandy cerró la ciudad, pero, gracias a Dropbox, nuestra publicación procedió sin un obstáculo. Cumplimos con todas las fechas de envío”. Esto también se relaciona con la importancia del equipo. Recuerda que la colaboración es clave.

Es importante tener en cuenta que, a veces, puedes hacer todo bien y seguir fracasando por razones que exceden tu control. El fracaso es una descripción de un resultado y no una evaluación del carácter. Ha habido muchas empresas emergentes que intentaron, fallaron, intentaron de nuevo, aprendiendo a lo largo del camino hasta que finalmente tuvieron éxito. Tan contradictorio como puede parecer, persistencia, disposición a adaptarse y la capacidad de adoptar y aprender del fracaso son partes integrales de lograr tus objetivos.

Prepara tu empresa para el éxito con Dropbox.

Comienza ya mismo<br/>