Cómo editar vídeos: guía detallada para principiantes

En los vídeos, el secreto de una historia impactante está en la edición.

Una creativa revisa ediciones hechas en un vídeo sobre diseño de embalaje en una tablet.

Cómo editar vídeos

Si quieres crear vídeos impactantes, aprender a editarlos es fundamental.

No importa si se trata de un anuncio nacional para un cliente muy importante, vídeos de formación para el equipo o los últimos retoques de una película alternativa: editar bien un vídeo es lo que hace que destaque. Dar vida a tus ideas creativas es más fácil de lo que crees. Para empezar, solo necesitas un proceso de edición de vídeos sencillo.

Paso 1: Tener las herramientas necesarias

Además de una cámara, lentes y micrófonos para la grabación, el proceso de edición de vídeo requiere algunas herramientas muy útiles. Por ejemplo, para grabar voces superpuestas adicionales mientras editas un vídeo, es recomendable invertir en un micrófono decente. 

Esto es lo mínimo que necesitarás para editar vídeo de forma eficiente:

  • un ordenador que pueda llevar a cabo tareas de edición en vídeos grandes.
  • un programa de edición de vídeos (aplicaciones móviles, software de escritorio o herramientas de edición de vídeo en línea).
  • un lugar en el que hacer una copia de seguridad de los archivos con seguridad.
Una cuadrícula de cuatro por cuatro con varios archivos y carpetas que se han almacenado en Dropbox.

Paso 2: Organizar los archivos del proyecto antes de empezar

Encontrar la toma perfecta entre todos los archivos de vídeo que has acumulado puede ser agotador, sobre todo si los archivos tienen nombres como “115820688.mp4” o “día_3_tomas.mov”. Acabas tardando más, interrumpes el trabajo y puedes acabar pensando que editar vídeos es una pesadilla.

Aunque no lo parezca, lo mejor que puedes hacer cuando empiezas a editar vídeos es muy simple: crear una carpeta de proyecto.

Pon un nombre a la carpeta y usa un mismo prefijo para todos los archivos que crees. Por ejemplo, “Proyecto de Replay” y “Proyecto de Replay: escena 1”. Ahora, cada vez que crees un recurso, sabrás que está relacionado con el proyecto y podrás encontrarlo fácilmente.

Un diagrama en el que se muestra la copia de seguridad en línea y la entrega de archivos.

Paso 3: Hacer copias de seguridad de los vídeos y recursos

No olvides ir guardando tu trabajo ni hacer copias de seguridad. Lo peor que te puede pasar es perder todo el trabajo de edición de un vídeo porque se te olvidó guardarlo. Todas esas horas dedicadas a recortar clips de vídeo de alta calidad para capturar momentos especiales se habrán esfumado en un instante.

Los editores de vídeo más experimentados siguen la “regla del 321”: tener tres copias del vídeo en al menos dos lugares distintos. Dropbox te lo pone fácil: crea una carpeta en el escritorio o el disco duro y configura una copia de seguridad del ordenador para asegurarte de que las carpetas siempre están sincronizadas. De este modo, todo lo que hagas en el proyecto tendrá automáticamente una copia de seguridad en dos lugares.

Un fotógrafo hace una copia de seguridad de fotos y vídeos en un portátil.

Paso 4: Cortar el vídeo y volver a cortarlo

Cortar el vídeo debería ser un paso normal del proceso que sigas. De hecho, es mejor pensar en un proceso continuo que en un solo paso. Simplifica el contenido siempre que puedas, usa transiciones y capta la atención de los espectadores. Corta, mejora, recorta y reproduce el vídeo hasta que te guste lo que ves. Después, repite el proceso.

Llegados a este punto, también puedes empezar a pensar en usar una paleta de colores coherente a lo largo del vídeo o la animación. Ajusta la tonalidad, saturación y temperatura de color del vídeo para que coincidan o contrasten entre escenas. Este cambio sencillo puede ser una buena forma de juntar clips. Resulta muy útil para definir un tono concreto; por ejemplo, usando un color más que otros durante el vídeo. También se puede usar para crear asociaciones y conectar con el público. Una opción sería, por ejemplo, usar un tinte azul para darle más sensación de frío a algunas escenas.

De nuevo, corta el vídeo y mejora el resultado. Y que no te dé miedo experimentar. Si tienes un buen programa o una buena aplicación de edición de vídeo, podrás deshacer los cambios o volver a una versión anterior del vídeo.

true

Paso 5: Añadir voces superpuestas, diálogos y música de fondo

Cuando veas que el vídeo fluye, prepárate para añadir voces superpuestas, diálogos y música de fondo. Puedes incorporar todo esto en cualquier punto del proceso de edición, pero algunos editores prefieren ocuparse primero de la imagen y luego del audio. Teniendo en cuenta que, al crear vídeo, se trabaja en un medio visual, suele ser una forma lógica de proceder.

Cuando hayas añadido el audio, podrás jugar con él y los archivos visuales para que coincidan con la ayuda del guion gráfico. A veces, notarás que las voces superpuestas que has añadido no terminan de encajar con el canal visual o que la imagen no tiene el mismo ritmo que el diálogo. 

Cuando prepares un vídeo de formación o un tutorial, es recomendable que dejes espacios entre las voces superpuestas. Esto sirve para que los elementos visuales transmitan el mensaje o darles tiempo a los espectadores para que procesen lo que acaban de oír. En el caso de los vídeos para redes sociales, es bueno que superpongas los subtítulos por si los espectadores ven el vídeo sin sonido.

Ajustar estos detalles forma parte del proceso de edición de vídeo.

true

Paso 6: Enviar el vídeo para revisarlo y comentarlo

En un mundo en el que todo está tan distribuido, pedir que se revisen y evalúen tus vídeos puede ser complicado.Ya no podemos reunir a todo el mundo en una sala y ver el vídeo juntos.

Si cada revisor ve el vídeo por su cuenta, es fácil que recibas comentarios dispersos en varios correos, chats, llamadas, aplicaciones y documentos. Valorar con precisión un formato que se basa en el tiempo, como es el caso del vídeo, también supone un reto para los revisores. Seguramente tengan que retroceder una y otra vez en el vídeo para valorarlo como les pides. Deberán indicarte el momento exacto de cada comentario: “después de que camine por la hierba, pero antes de que mire hacia arriba…” no sirve.

 

Recopilar toda esta información puede llevar mucho tiempo, y a menudo obliga a hacer las cosas dos veces. No hay duda de que es un proceso estresante.

Con Dropbox Replay, puedes compartir vídeos directamente desde Dropbox sin que los revisores tengan que descargarlos. Tampoco necesitarán ningún programa instalado ni tener cuenta de Dropbox, ya que las revisiones de Replay se hacen en el navegador web. Cada revisor puede añadir notas sobre un fotograma concreto, anotaciones y comentarios al vídeo, por lo que es la forma perfecta de colaborar con los revisores.

Una persona añade comentarios anotados a un vídeo en Dropbox Replay y copia un enlace al archivo.
Hasta podrás recrear aquellos días en los que todos os sentábais juntos en un estudio de edición para revisar la primera versión editada. Crea una sala de visionado virtual con Dropbox Replay para que todo el mundo pueda ver y comentar el vídeo al mismo tiempo. El vídeo se reproduce con fluidez, en alta definición y de forma sincronizada para todos los espectadores.
Dos usuarias aplican resalte en un fotograma en Dropbox Replay antes de pegarlo en un cuadro de chat con comentarios.

Paso 7: Aplicar los últimos retoques y exportar el vídeo

Cuando quieras corregir ciertos aspectos de tu vídeo, la integración de Replay te permitirá ver, aplicar y resolver comentarios directamente desde un programa de edición de vídeo, como Adobe Premiere Pro. ¿No te gustan los cambios que has hecho? Solo tienes que volver a la versión anterior, sin salir de Replay. En la siguiente revisión, simplemente exporta la nueva versión del vídeo a Replay para que todo el mundo pueda colaborar otra vez. Se puede hacer con tan solo unos clics.

Cuando los revisores hayan terminado, será el momento de compartir el vídeo con el mundo. ¿O quizás estás pensando en hacer un último cambio?

 

Edita vídeo de forma más fácil, rápida y colaborativa

La edición de vídeo puede ser un proceso lento y tedioso, pero siempre debería hacerse en equipo.

Dropbox es el lugar ideal para que los creadores de vídeos guarden y compartan proyectos de vídeo a medida que se editan, además de hacer las copias de seguridad correspondientes. Dropbox Replay va un paso más allá y convierte Dropbox en una plataforma de edición de vídeo. Esto significa que cada parte del proceso, desde la elaboración del guion gráfico hasta los comentarios y la edición, se desarrolla en un lugar centralizado que está disponible en cualquier momento y lugar. 

En un mundo en el que todo está tan distribuido, Replay convierte la edición de vídeo en la experiencia colaborativa y creativa que mereces. Además, te ayuda a transformar tus ideas en vídeos espectaculares.

Produce mejores vídeos en menos tiempo

Prueba Dropbox Replay hoy mismo