Marca límites sanos

Priorizar lo virtual | Kit de bienestar

El teletrabajo ha conseguido que la vida laboral y personal se unieran como nunca antes. Para sentirse bien y evitar el agotamiento, necesitamos límites sanos entre las dos. No obstante, marcar límites adecuados no es nada fácil, y respetar los límites de los demás es igual de difícil. Usa este ejercicio para mejorar la gestión de tu tiempo personal y desconectar completamente al finalizar tu jornada laboral.

40 MIN | EJERCICIO INDIVIDUAL

Paso 1: Elige tu modelo de límites

¿Tiendes a decir que sí a todo? ¿Te cuesta oír que no? Estar al tanto de tus tendencias de límites predeterminadas te permite mejorarlas. Echa un vistazo a Básicos sobre el modelo de límites. Cuando hayas terminado, reflexiona sobre lo siguiente: ¿se parece a mí? ¿Cómo se manifiesta el tipo de límite en mi vida laboral y cómo afecta a las personas que me rodean?
Básicos sobre los arquetipos de límites

Paso 2: Registra tus límites

Usa la hoja de registro de límites que encontrarás más abajo para hacerte una mejor idea de qué situaciones suelen desestabilizar tus límites. Presta especial atención a situaciones que provocan culpa, resentimiento o ira; estas emociones suelen indicar que se ha traspasado un límite y que es necesario renovarlo o comunicarlo con mayor claridad. Cuando termines, reflexiona: ¿qué personas y comportamientos personales están más relacionados con el cruce de un límite en mi vida laboral? ¿Dónde podría necesitar poner límites?
Hoja de registro de límites

¿Qué rompe tus límites?

Utiliza esta hoja de trabajo para identificar tendencias poco útiles.

Paso 3: Renueva tus límites

Ahora que conoces tus zonas de conflicto, puedes crear estructuras predecibles y proactivas para evitar infracciones de límites antes de que sucedan. Usa la hoja de estructuras de límites que encontrarás a continuación para comenzar.
Hoja de estructuras de límites

Mejores límites, más salud

Usa esta hoja para empezar a desarrollar límites que reduzcan el resentimiento y fomenten el bienestar.

Hoja de estructuras de límites

Paso 4: Comunica tus límites

Cuando sepas lo que te gustaría cambiar, hazte una petición clara a ti o a otra persona. Si vas a definir un límite con otra persona, intenta guiar la conversación como si se tratara de una negociación: esfuérzate en comprender los deseos y las necesidades de la otra persona mientras tratas los tuyos con honestidad. Más consejos de comunicación:

  • Mantén un tono positivo y seguro: recuerda que unos límites saludables no están pensados como castigo. Están pensados para ser beneficiosos y alentadores de manera mutua.
  • Aborda infracciones de límites de inmediato. Si alguien traspasa un límite, es mejor reforzarlo en ese momento que esperar.
  • Conviértete en un modelo de respeto para los límites de los demás. Por ejemplo, si necesitas enviar un correo a un compañero de trabajo por la noche porque sales de la ciudad al día siguiente, deja claro que no esperas ninguna respuesta en horario no laboral. Incluso puedes añadir "no urgente" al asunto para que quede claro que respetas su equilibrio entre la vida personal y laboral.

Más recursos

Tres victorias fáciles

Desarrolla el hábito

  • Mañana: tómate un descanso de una hora para comer sin mirar el teléfono
  • Semana siguiente: di "no" a UNA tarea o reunión no urgente
  • Cada tres meses: vuelve a analizar tus límites