Cómo proteger la información personal en línea

En este mundo digital donde infinidad de amenazas online nos acechan, te damos nuestros mejores consejos para que mantengas tu información personal a salvo.

Una persona introduciendo su contraseña para iniciar sesión en un portátil

Es fácil decir que necesitas "proteger tu información personal en Internet", pero ¿qué significa eso? Hemos elaborado esta guía para que sepas qué buscar: filtraciones comunes de datos, las personas que intentarán aprovecharse de tu información y las mejores formas de protegerte. Dropbox dispone de muchas opciones para garantizar que nunca se produzca una situación en la que se utilicen tus datos en tu contra, desde la gestión de contraseñas, como Dropbox Passwords, hasta el almacenamiento cifrado en dos capas en la nube, como Vault.

Vamos a comenzar por los conceptos básicos: ¿qué es la información de identificación personal?

La información de identificación personal, o PII, como se le conoce en inglés, es el término que designa los datos que pueden identificar a una persona en particular. Tu dirección, correo y número de teléfono son datos PII en el sentido más tradicional. Sin embargo, has de tener en cuenta que existen otros datos menos obvios que pueden estar monitorizando tu actividad, como las direcciones IP, los dispositivos donde inicias sesión y las páginas web que visitas. Además, con el auge de los identificadores faciales o de huella dactilar, la información biométrica también se añade a la lista de tus datos disponibles online.

Por más que intentemos evitarlo, estamos supeditados al hecho de tener que compartir información personal en Internet. Tanto si vas a hacer un pedido en una tienda online como si vas a compartir fotos o información confidencial con tu familia, es esencial saber cómo proteger tus datos.

Los riesgos de compartir información personal en Internet

Con uno de cada diez estadounidenses siendo víctima de fraudes de identidad cada año, la ciberdelincuencia gana cada vez más presencia a medida que desarrollamos más facetas de nuestra vida en Internet. Estas son solo algunas de las principales amenazas a las que nos enfrentamos:

Brókers de información o data brokers

A estas alturas, seguro que te has encontrado anuncios segmentados de algo que juras no haber buscado nunca, sino que solo has hablado o pensado. Estos anuncios a medida se deben a que los brókers de información han rastreado y cribado cantidades inmensas de información sobre ti y han vendido estos datos a empresas. Aunque es cierto que las compañías publicitarias están más interesadas en tu edad, género e ingresos disponibles que en tu número de teléfono, utilizan esta información para segmentar perfiles de cliente específicos.

Robo de identidad

Se pueden dar varios niveles de sustracción de identidad. Los casos habituales son usar tu información para registrar una tarjeta de crédito o hacerse pasar por ti, chantajearte a ti o a alguien que conozcas, o utilizar tu imagen para hacer chantaje emocional a otra persona (lo que se conoce como "catfishing"). Sorprendentemente, la amenaza que supone el robo de identidades es real desde el momento en que se te asigna un número de la Seguridad Social. Y, según demuestran las cifras, este tipo de ciberdelito está en alza.

Phishing

El phishing es una estafa en la que te contacta una persona dándote a entender que pertenece a una empresa legítima, una institución financiera o una institución pública. Por lo general, los estafadores usan el phishing para pedirte el número de cuenta bancaria o las credenciales de inicio de sesión. El ejemplo clásico de phishing es aquel en que un príncipe o dignatario extranjero necesita acceder a una cuenta nativa de Estados Unidos para disponer de "almacenamiento". Aunque esta versión ya es algo que parece una broma, este tipo de estafas cada vez son más sofisticadas, y todo lo que necesita un ciberdelincuente para empezar sus ataques es tu dirección de correo o número de teléfono.

¿Qué pueden hacer los ciberdelincuentes con mi información personal?

Además de los casos anteriores en los que tu información puede venderse, utilizarse de manera falsa o emplearse en tu contra, los hackers y ladrones de Internet pueden hacer lo siguiente:

  • Comprar cosas en Internet usando el número de tus tarjetas de crédito.
  • Solicitar préstamos que pueden arruinar tu valoración crediticia.
  • Acercarse a tus contactos de forma fraudulenta para solicitarles dinero
  • Apoderarse de tus cuentas y bloquearte el acceso o chantajearte

Cómo proteger tu información en línea

Según la plataforma, hay diferentes maneras de proteger tu información y mejorar tu ciberseguridad:

Por correo

Cuando configures una nueva dirección de correo, no desveles información importante en tu propia dirección, incluso si esta práctica ya se ha convertido en la norma. Por ejemplo, es fácil averiguar que mariagarcia90@mail.com es la dirección de correo electrónico de María García, nacida en 1990. 

No envíes información ni documentos importantes por correo si puedes evitarlo. En su lugar, guárdalos en un almacenamiento seguro en la nube como Dropbox y envía un enlace compartido al archivo

Nunca abras un correo ni un enlace si no estás seguro de quién es el remitente y, por supuesto, tampoco descargues ningún archivo adjunto de este tipo de mensajes. Si una organización oficial te envía un correo pidiéndote que descargues algo o compartas información, es recomendable llamarles directamente para confirmar que esta solicitud es legítima (muchas organizaciones no escriben por correo electrónico como primer paso de la correspondencia que mantienes con ellas).

En redes sociales

Las plataformas de redes sociales son muchas veces el punto débil de la presencia de las personas en Internet. Con un vistazo rápido ya puedes conocer todo tipo de información privada, desde tu ubicación hasta tu edad o trabajo, horario laboral e incluso cuándo estás de vacaciones (lo cual puede ponerte en una situación susceptible de robo).

Asegúrate de familiarizarte con la configuración de privacidad de los datos de tu cuenta, y configúralos como privados cuando sea posible. Si no es el caso, trata de no revelar mucha información, por ejemplo, sube las fotos de tus vacaciones una vez que vuelvas. 

No muestres información confidencial en tus selfies ni fotos. Te sorprenderías de lo decididos y capaces que son los criminales a la hora de buscar tus datos de esta forma.

Almacenar y compartir tus fotos con un servicio en la nube como Dropbox asegura que nadie las vea sin permiso. Además, organizar todas tus fotos en la nube te ofrece la ventaja añadida de darte tiempo para editar y seleccionar tus fotos favoritas antes de compartirlas con el mundo. ¿Quieres eliminar las fotos que ya has subido a Facebook, pero no quieres perderlas para siempre? Con la herramienta de transferencia de datos de Facebook, puedes importar tus fotos y vídeos de Facebook a tu cuenta de Dropbox.

Cuando uses una tarjeta de crédito o débito en Internet

Todos tenemos una tienda favorita en Internet en la que solemos comprar a menudo y, aunque introducir tus datos cada vez que haces un pedido puede ser tedioso, merece la pena. Si guardas los datos de tu tarjeta en Internet, los ciberdelincuentes solo necesitan tu correo y contraseña para adueñarse de tus finanzas. Esto también se aplica a los navegadores web; si guardas los datos de tu tarjeta en el navegador, cualquier persona que acceda a tu perfil en dicho navegador podrá acceder a ellos.

Si tienes que usar tu tarjeta de crédito o débito para comprar o reservar algo online, comprueba si tu banco ofrece capas adicionales de protección. Seguramente esté disponible una precaución sencilla y efectiva como la autenticación multifactor. Este mecanismo se utiliza cuando, además de introducir una contraseña, se necesita un número de usuario único o un proceso de inicio de sesión multidispositivo. De esta forma, incluso si el ciberdelincuente quiere apropiarse de tu contraseña, número de teléfono, fecha de cumpleaños, etc., no podrá llegar más allá a menos que también tenga tu teléfono.

Si quieres la comodidad de almacenar información confidencial online, una solución fácil y segura es guardar todo en Dropbox Vault. Vault es una carpeta protegida con PIN en tu cuenta de Dropbox a la que podrás acceder cuando quieras, y desde cualquier dispositivo. Es el lugar ideal para guardar documentación médica como tarjetas de vacunación, documentos financieros, documentación legal y mucho más.

Con contraseñas

Aunque parezca difícil, esfuérzate por no usar la misma contraseña en todas tus cuentas. Es humano tener problemas para recordar varias contraseñas que sean suficientemente seguras, pero es necesario, especialmente para cuentas de correo y sitios web que usen los datos de tu tarjeta de crédito. Por tanto, en primer lugar, utiliza un verificador de contraseñas online para asegurarte de que tus contraseñas actuales sean lo más seguras posible. 

A continuación, para facilitar tu protección frente a hackers, usa un gestor de contraseñas como Dropbox Passwords para iniciar sesión con seguridad en todos tus dispositivos y plataformas. Passwords crea y almacena contraseñas únicas para todos tus inicios de sesión, de manera que no tengas que preocuparte de recordar nada ni de que alguien obtenga acceso a tus cuentas.

Haz una copia de seguridad

Puede que hayas descargado de forma accidental un archivo adjunto o hayas tenido un desliz en la seguridad, de forma que un ransomware o software dañino se haya apoderado de tu PC. El ransomware es un virus que bloquea tus archivos, y el hácker solo los restaurará si pagas un rescate. Sin embargo, el FBI desaconseja totalmente hacerlo.

Aunque hay programas que pueden eliminar el virus original de tu PC, existe la posibilidad de que no puedas recuperar tus archivos. Sin embargo, si creas una copia de seguridad con una solución segura de copia de seguridad de archivos en la nube como Dropbox, podrás seguir accediendo a tus archivos y estos estarán seguros.

Proteger el acceso de los más jóvenes a Internet

El problema de la seguridad cobra el doble de importancia si tienes jóvenes a tu cuidado. Mantener sus documentos e información digitales organizados de forma segura es fundamental. Estos consejos te ayudarán a asegurarte de que toda tu familia esté protegida cuando use Internet:

Educa a tus hijos desde una edad temprana sobre lo que implica la seguridad

Los jóvenes han nacido en un mundo digital, así que no esperes a que hayan compartido los datos de tu tarjeta de crédito para enseñarles sobre la seguridad en Internet. Una forma recomendable de enseñar a tus hijos a mantener su información segura en Internet es crear una cuenta de Dropbox Family. Hasta seis personas en una unidad familiar comparten 2000 GB de espacio de almacenamiento, usan Dropbox Passwords y Vault, y pueden compartir fácilmente archivos y fotos en la carpeta Espacio familiar. Registra a tus hijos con antelación para que adquieran buenos hábitos online.

Monitoriza sus redes sociales

Los ciberdelincuentes son extremadamente manipuladores y se harán pasar por niños para ganarse la confianza de otros niños. Con el tiempo suficiente, esta falsa amistad puede llegar al punto en el que el niño en cuestión esté de acuerdo en darle información clave sobre sí mismo. Por tanto, es esencial fomentar un ambiente en casa en el que resulte natural hablar de forma regular de la actividad de tu hijo en Internet.

Crea una cuenta independiente o dale un ordenador diferente

Puede que hayas hecho todo lo que puedes para evitar amenazas en tu PC, pero unos minutos en las manos de un adolescente y no habrá valido de nada. Si quieres proteger tu configuración y tus archivos, ten un PC familiar compartido que no sea tu ordenador personal o profesional. Si no es así, crea cuentas online o de usuario diferentes para ti y para tus hijos.

Adopta medidas

Ahora que conoces los riesgos y dispones de las herramientas necesarias para proteger a tu familia y a tu mismo, ¡es el momento de pasar a la acción! Afortunadamente, comenzar es más fácil que nunca. Por supuesto, será necesario tiempo y esfuerzo para cambiar tus hábitos online, pero usar un almacenamiento seguro en la nube o un administrador de contraseñas son formas fáciles de mantenerte a salvo.