¿Qué es una VPN?

¿Soléis compartir documentos importantes en línea en tu oficina? ¿Sabes si la VPN es la mejor opción para la colaboración? Con tanta dependencia de la presencia en Internet, ¿cómo de protegido está tu equipo?

Una persona conectándose a una VPN a través de su portátil

Qué es una VPN

"VPN" es un término habitual, especialmente en lo que se refiere a los equipos en remoto, pero ¿sabes qué es? VPN significa "Virtual Private Network", es decir, red privada virtual. Como su nombre implica, una VPN crea un espacio virtual para que operes cuando estés en línea. Pero ¿qué beneficios tiene, si es que tiene alguno?

La función de una VPN

A las VPN se les atribuyen numerosas ventajas para usuarios que navegan por Internet desde casa y espacios laborales con altas cargas de trabajo. Entre ellas, destacan las siguientes:

Permite el acceso en remoto

Una VPN te permite crear una red privada en remoto de dispositivos seleccionados, lo cual resulta ideal para aquellos que teletrabajan. Esto te permite tanto a ti como a tu equipo seguir conectados (de forma segura), aunque estéis a miles de kilómetros de distancia o incluso en continentes diferentes.

Seguridad mejorada

Si inicias sesión en puntos wifi para conectarte a Internet, como en el tren de camino al trabajo o en una cafetería, una VPN puede proteger tus datos. Las redes wifi públicas pueden ser muy cómodas, pero no son tan seguras como tu conexión de casa o la del trabajo. Al crear un túnel VPN (algo así como una carcasa de protección en torno a tus datos), incluso si tu conexión wifi se ve comprometida, tus datos estarán completamente cifrados con AES (Advanced Encryption Standard, en inglés). Hasta que tus datos no alcancen el destino previsto, no se podrán descifrar; de esta forma, tienes la opción de navegar, enviar correos o pagar con tarjeta de crédito de forma segura, incluso desde una red wifi pública. A esto se le conoce como PPTP (Point-to-Point Tunneling Protocol o Protocolo de Tunelización de Punto a Punto).

Evita los inhibidores de señal

Gracias a que la VPN oculta tu ubicación y te permite elegir un servidor en una región concreta, puedes ver el contenido desde cualquier lugar. Si estuvieras en China, por ejemplo, y quisieras acceder a tus cuentas de redes sociales, podrías encontrarte con que muchos de estos sitios están bloqueados. Sin embargo, al configurar tu VPN para ofrecer una IP basada en, pir ejemplo, Estados Unidos, tu Internet reflejaría tu conexión como si estuvieras en Estados Unidos.

Niega la ralentización

Aunque puede que esto no se aplique a todas las VPN y Proveedores de Servicios de Internet (ISP, por sus siglas en inglés), a veces un servicio de VPN puede ser muy útil para desviar restricciones de tráfico de la red. Por ejemplo, si tu ISP empieza a ralentizar tus datos tras rebasar cierto límite, una VPN puede ayudar a enmascarar tu actividad, lo cual permite que tu provisión de datos dure más. Dicho eso, en términos generales, usar una VPN puede ralentizar tu conexión de ancho de banda, ya que hay un paso adicional completo de reenrrutamiento de tu conexión a través de un servidor VPN. Sin embargo, esto suele ser generalmente un error que se da en anchos de banda domésticos y no en entornos profesionales.

¿Cómo funciona una VPN?

Básicamente, una VPN enmascara tu identidad, ubicación y actividad en línea. Cuando te conectas a Internet, tu ISP utiliza sus servidores para que puedas tener conexión. Debido a que la VPN realiza esta conexión a través de un servidor privado, cualquier dato que se pueda transmitir desde tu ordenador procede, en cambio, de la VPN.

Los proveedores de VPN usan cifrado y Seguridad del Protocolo de Internet (IPSec, en inglés) para empaquetar tus datos, de forma que estén "envueltos" de forma segura hasta que lleguen a su destino. A esto se le conoce como L2TP (Layer Two Tunneling Protocol o Protocolo de Tunelización de Capa 2). Si navegas en línea, tu dirección IP (dirección de Protocolo de Internet) no se muestra como la dirección IP que tu ISP te asigna, sino como una dirección IP desde el servidor VPN.

¿Qué es una dirección IP?

Una dirección de Protocolo de Internet (IP) es un conjunto de números que se usan para identificar tu dispositivo cuando te conectas a Internet. Sirve como identificación y te ayuda a determinar tu ubicación. En algunos casos, esto puede ser una ventaja, por ejemplo si eres un pequeño negocio y necesitas que tu web y ubicación estén registrados de forma clara para tus clientes locales. Si tu equipo opta por una conexión VPN, pero sigues necesitando conservar tu dirección IP, hay VPN específicas para conseguirlo.

La razón principal por la que una VPN trata de esconder la dirección IP es porque esta puede delatar tu ubicación. Si, por ejemplo, un hacker consigue acceso a tu dirección IP, puede ver tu actividad en línea más reciente y potencialmente piratear tus cuentas. Pero esto no se limita únicamente a los hackers. ¿Te has preguntado alguna vez cómo los anuncios que ves en redes sociales parecen saber exactamente qué has estado buscando? Es porque tu ISP vende información sobre tu actividad en Internet. Una VPN evita que esto pase, ya que tu dirección IP está oculta.

Por qué suelen usarse las VPN

Uno de los atractivos de la VPN en el entorno laboral es el de conectar de forma segura a un equipo en remoto. Gracias a que ofrece más seguridad y accesibilidad, tu equipo puede trabajar de forma más eficiente.

  • Mayor confianza online: Una VPN significa poder confiar en que tus datos están protegidos, incluso cuando compartes archivos.
  • Confianza para los clientes: Antes de enviarte cualquier documento, tus clientes pueden esperar que tengas una VPN o un servicio igualmente seguro implementado.
  • Red en remoto: Una VPN permite que amplíes tu red interna más allá de la oficina.

Usar una VPN

Considera lo siguiente cuando te plantees la posibilidad de equipar tu PC de trabajo o a tu equipo con un servicio de VPN:

  • Ubicación VPN: ¿Funcionará una VPN en el destino que elijas según la ubicación del proveedor? Por ejemplo, si quieres acceder a una web que está bloqueada en tu ubicación en Estados Unidos, necesitarás un servidor que esté ubicado en el país de preferencia de la propia web. Comprueba si tu VPN tiene servidores allí. Además, una red de este tipo cumplirá las reglas del país en el que opera, no la de su cliente (a continuación, ampliamos esta información).
  • Tipo de VPN: Las VPN puede ser tan sencillas como un complemento o tan amplias como una red corporativa VPN. Si en tu oficina queréis mejorar vuestras herramientas colaborativas, tendrás que echar un vistazo a opciones corporativas.
  • Coste: Cuanto más compleja sea la VPN, más alto será el precio. En el caso de los servicios de VPN corporativos, lo ideal sería buscar una solución TI integrada, lo que probablemente suponga una inversión sustanciosa.
  • Sistemas operativos: Tendrás que elegir un servicio de VPN que sea compatible con tu sistema operativo. Los ordenadores con Linux, por ejemplo, pueden necesitar un cliente de VPN diferente a Microsoft Windows.
  • Dispositivo: Si tienes pensado usar una VPN en tus dispositivos móviles, como en tu teléfono o tablet, quizás necesites una VPN diferente a la que eliges para tu portátil.

¿Son las VPN seguras?

Ahora que se pone tanto énfasis en la privacidad y la seguridad, resulta tentador pensar en una VPN como un chaleco antibalas frente a los hackers de Internet. Desafortunadamente, esto no es verdad. Como máximo, una VPN puede darte una forma segura de conectarte sin preocuparte por las amenazas de seguridad. Sin embargo, las VPN no son inmunes a la piratería. Además, usar una red VPN para evitar que tu ISP te haga seguimiento no resulta infalible. Muchos casos han demostrado que algunas VPN sí que registran tu actividad, incluso después de haber afirmado que no lo hacen.

La extensión de esto dependerá de la ubicación del propio proveedor de la VPN, ya que necesitará cumplir con diferentes reglas. Dentro de Europa, por ejemplo, el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) evita que ocurra esto. Aún así, no deberías asumir que tu VPN es una opción infalible en la seguridad en línea.

¿Cuáles son las desventajas de una VPN?

Las VPN tienen numerosas ventajas, sin embargo, muchas de ellas también pueden conseguirse con medios alternativos. El trabajo en remoto, por ejemplo, puede funcionar bien con otro software o servicios que no requieran tanta configuración, mantenimiento ni inversión.

Considera las desventajas de una VPN antes de dar el paso:

  • Puede suponer un alto coste, especialmente si se configura en un entorno corporativo
  • Exige mantenimiento en el caso de las empresas
  • Una red en remoto necesita instalarse inicialmente por un especialista TI (con Dropbox, basta con registrarse)
  • No siempre es tan segura como parece
  • Puede ralentizar de forma significativa tu velocidad de Internet
  • En algunos países, las VPN son vistos como un servicio en el límite de la legalidad o, directamente, ilegal

Algunas marcas han hecho grandes esfuerzos para bloquear a los usuarios que usan VPN, lo cual puede resultar en una mancha negra en una cuenta de la empresa.

Al final, deberías considerar qué quieres conseguir con una VPN. ¿Puedes colaborar de forma igual de eficiente con una herramienta como Dropbox? ¿Puedes navegar por la web igual de libremente con un servidor de proxy online? ¿Puedes mantener los altos niveles de seguridad con programas antimalware actualizados y de firewall? Si la respuesta es sí a alguna de estas preguntas, una VPN puede ser una solución compleja que no necesites.

¿Qué alternativas hay a la VPN?

Si tu principal razón para usar una VPN es asegurarte de que tu equipo puede seguir conectado de forma remota, hay mejores alternativas. Las VPN tienen ventajas en diferentes áreas, pero en lo que respecta al trabajo en remoto, el coste y el tiempo que se necesita poner en marcha una VPN puede ser desalentador. El proceso de conectar a un servidor de archivos a través de una VPN puede ser tedioso incluso para usuarios expertos en tecnología.Dropbox ofrece seguridad para tus archivos y te permite acceder en remoto con solo iniciar sesión, lo cual lo convierte en una sencilla y efectiva alternativa a la VPN para este tipo de necesidades.

¿Debería usar una VPN en mi empresa?

Las VPN tienen muchas ventajas, aunque el tipo de red que necesites determinará si es una gran herramienta que te aporta mucho o un gasto innecesario. El protocolo de VPN puede ser difícil de superar en lo que respecta a proteger tus datos a nivel de red, pero un buen marco de trabajo de seguridad con software antimalware adecuado puede ofrecer una fuerte protección para tus dispositivos. Una VPN corporativa requiere tiempo para desarrollarse e incorporarse. También exige mantenimiento y un especialista TI dedicado a mantenerla en marcha. Para teletrabajar de forma segura y compartir archivos, Dropbox es una solución más adecuada.