¿Qué es un disco duro?

Te presentamos todo lo que necesitas saber sobre las unidades de disco duro, cómo funcionan, sus limitaciones y cómo puedes ahorrar espacio en estas.

Diferentes tipos de archivos que se pueden guardar en un disco duro

Comprensión de los discos duros

Un disco duro es una unidad de hardware que se usa para almacenar contenido y datos digitales en las computadoras. Todas las computadoras tienen un disco duro interno, pero también hay discos duros externos que pueden usarse para ampliar el almacenamiento de una computadora. Aquí, exploraremos los distintos tipos de discos duros, y sus ventajas y desventajas.

Tipos de almacenamiento secundario

Todas las computadoras necesitan que los discos almacenen datos a largo plazo. Esto se conoce como almacenamiento secundario y la RAM (memoria de acceso aleatorio) de una computadora es su almacenamiento primario.

En general, el almacenamiento secundario se presenta en dos formas: las unidades de disco duro (HDD) y las unidades de estado sólido (SSD). Si bien puedes ver que se hace referencia a las SSD como tipos de disco duro, esto no es muy preciso y es importante comprender la diferencia entre las HDD y las SSD.

¿Qué son las HDD?

El tipo más "tradicional" de disco duro es la HDD.

Las unidades de disco duro están compuestas por discos magnetizados, conocidos como platos, que giran rápidamente, normalmente entre 5400 y 15 000 RPM. Cuanto más rápido gira el disco magnético, más rápido puede acceder tu computadora a su información.

Todos los datos se presentan en la forma de un código binario: una serie de unos y ceros que pueden representar cualquier información. Los cabezales de lectura/escritura de un disco duro se usan para ingresar estos unos y ceros mediante la magnetización de partes del plato. Cada pequeña parte del plato aloja un bit, que es igual a 1 o 0. El cabezal puede detectar el magnetismo de cada parte y, por lo tanto, "leer" la información de este. El mismo cabezal que puede "leer" los datos también puede "escribirlos" al cambiar la magnetización de los bits en un plato.

Cada vez que se realiza un cambio, como cuando se guarda un nuevo archivo o cuando se elimina un archivo, el cabezal del disco duro ajusta el magnetismo del plato según corresponda. Puedes imaginar esto como un tocadiscos, en donde el disco de vinilo es el plato que contiene la información y el brazo es el cabezal que escanea esa información.

Dado que los datos se almacenan de forma magnética, las HDD son dispositivos no volátiles; es decir, retienen datos incluso cuando la computadora está apagada.

En la actualidad, las HDD internas pueden alcanzar una capacidad máxima de 20 TB. Desde el surgimiento de las SSD, las unidades de disco duro se usan poco como almacenamiento secundario de las computadoras, pero aún son una opción confiable de almacenamiento externo.

¿Qué es un SSD?

Las SSD (unidades de estado sólido) son el tipo de disco duro más nuevo. Se han vuelto el formato preferido de disco duro interno de las computadoras portátiles de alta gama, y todos los teléfonos inteligentes y tablets también usan una forma de SSD.

Las unidades de estado sólido usan memoria flash, que también es lo que se usa en las unidades flash USB y las tarjetas de memoria para las cámaras digitales. Aquí no se usan imanes; las SSD usan semiconductores que almacenan datos mediante la alteración del estado eléctrico de los billones de circuitos contenidos en las SSD. Dado que no tienen partes móviles, no solo funcionan más rápidamente (ya que no necesitas esperar a que los discos giren y que los cabezales reúnan información), también tienden a durar más que las HDD.

Las SSD son mucho más costosas de fabricar, por lo que, si bien son cada vez más la opción predilecta como unidad de disco primario para las computadoras portátiles de alta gama y las PC, muchos aún prefieren las unidades de disco duro debido a que son una opción externa más económica.

Una breve historia de la unidad de disco duro

Después de experimentar con la cinta magnética como medio de almacenamiento de datos, un equipo de IBM liderado por Reynold B. Johnson diseñó la primera unidad de disco duro comercial en 1956.

El equipo de IBM descubrió que podían almacenar datos en discos metálicos magnetizados que podían sobrescribirse con información nueva, lo cual condujo a la construcción del primer sistema de unidad de disco duro, conocido como RAMAC (Sistema de contabilidad y control con memoria de acceso aleatorio).

La unidad de disco duro original tenía un tamaño aproximado de dos refrigeradores, con un total de 50 platos de 24 pulgadas que giraban a 1200 RPM. A pesar de su tamaño, el RAMAC tenía una capacidad de almacenamiento de solo 5 MB; es decir, el tamaño de una sola imagen y, a pesar de su capacidad, costaba cerca de $10 000 por megabyte.

Los RAMAC se alojaban en centros de datos de IBM, hasta que IBM introdujo el almacenamiento extraíble en la década de 1960. La unidad de almacenamiento en disco IBM 1311 de 1962 alojaba 2,6 MB en seis platos de 14 pulgadas. Estos tenían aproximadamente el tamaño de un lavaplatos.

Las computadoras de escritorio personales surgieron en la década de 1970 y, al mismo tiempo, IBM desarrollaba los primeros disquetes. Los disquetes se lanzaron por primera vez en 1971 y eran los primeros discos magnéticos que podían transportarse con facilidad. Se podría considerar que fueron los primeros discos duros externos. Los disquetes se volvieron el estándar del almacenamiento en disco hasta que los CD y las unidades flash USB se volvieron la opción predilecta hacia el final del siglo. Memorex lanzó el primer disco duro de lectura/escritura para computadoras personales en 1972.

En 1980, muchas empresas importantes se habían incorporado a la aventura de las HDD y el disco ST-506 de Shugart Technology se convirtió en la HDD más compacta disponible en ese momento, con un tamaño de 5,25 pulgadas y una capacidad de 5 MB. Mientras tanto, IBM, lanzó el disco IBM 3380, que fue el primer disco duro que ofrecía 1 GB de almacenamiento.

En 1983, Rodime reveló la RO352, la primera HDD de 3,5 pulgadas, con dos platos y una capacidad de 10 MB. Las HDD de 3,5 pulgadas pronto se convertirían en el estándar de las computadoras de escritorio y aún hoy se usan (las HDD de las computadoras portátiles tienen un tamaño de 2,5 pulgadas).

En la década de 1980, comenzaron a tomar forma las unidades de disco externas que conocemos en la actualidad y, con el tiempo, a medida que el tamaño físico de los discos se reducía, la capacidad de estos crecía.

¿Qué función cumple un disco duro?

En términos simples, un disco duro almacena datos. En las computadoras, esto incluye todas tus fotos, videos, música, documentos y aplicaciones y, además de todo eso, el código del sistema operativo, los marcos y los controladores de tu computadora también se almacenan en los discos duros. La capacidad de un disco duro se mide en megabytes (MB), gigabytes (GB) y terabytes (TB).

Esto es diferente de la RAM (memoria de acceso aleatorio), que es almacenamiento temporal en la computadora que requiere electricidad para almacenar datos, lo cual la convierte en memoria volátil; es decir, solo almacena datos cuando la computadora está encendida. La RAM no se usa para datos personales, solo para datos informáticos. Tu computadora necesita memoria para funcionar sin inconvenientes y permitirte pasar de una tarea a otra o de una aplicación a otra sin perderte de donde estabas. La RAM se conoce como almacenamiento primario, mientras que las HDD y las SSD se encuentran en el grupo del almacenamiento secundario.

Un disco duro es un dispositivo de almacenamiento necesario para conservar tus archivos y datos en el largo plazo. Siempre que guardas un archivo en la computadora, lo guardas en el disco duro de la computadora. Un disco duro se parece a un archivador para tus archivos digitales.

¿Qué es un disco duro externo?

Un disco duro externo es un disco duro que no está integrado a una computadora. Estos son dispositivos portátiles que puedes conectar a cualquier computadora para acceder a los datos que almacena. Si bien los discos duros internos se conectan directamente a la placa base de la computadora, y almacenan los datos del sistema operativo, los marcos y el software, además de tus archivos, los discos duros externos se usan principalmente para almacenar archivos personales.

Los discos duros de las computadoras normalmente pueden extraerse y subirse de categoría, pero esta es una tarea ardua, por lo que muchos prefieren los discos duros externos cuando sus computadoras comienzan a quedarse sin espacio.

En la actualidad, los discos duros externos pueden alojar hasta 20 TB de datos, por encima de un millón de veces más que lo que podía ofrecer el primer disco duro de 1956. Estas capacidades, además de la portabilidad y la asequibilidad de los discos duros externos, los convirtieron en la mejor solución para aumentar la capacidad de las computadoras, hasta el surgimiento del almacenamiento en la nube.

Desventajas de usar discos duros externos para el almacenamiento

Si comparamos usar simplemente la capacidad del almacenamiento interno de las computadoras, los discos duros externos son una solución ventajosa, pero implican algunos riesgos y limitaciones que deben considerarse cuidadosamente.

Al igual que los discos duros internos, las HDD externas implican el riesgo de la pérdida de datos. Esto puede deberse a ataques de malware o virus, o puede ocasionarse por daños y deterioro naturales como demasiada luz solar o calor, exposición a líquidos, polvo o la interferencia de otros campos magnéticos.

Con las muchas e intricadas piezas móviles que hacen funcionar a los discos duros, estos quedan bastante vulnerables a los daños, especialmente si los transportas contigo. Si los discos duros se dañan, igual puedes recuperar los datos almacenados en sus platos, pero esto sería complicado y es un proceso probablemente costoso. En las computadoras, las HDD son una de las partes más frágiles del hardware debido a sus piezas móviles.

Además, los discos duros promedio no están protegidos con contraseña ni cifrados, por lo que si alguna vez se pierden o roban, tu información personal puede verse vulnerada fácilmente.

Además, muchos discos duros externos solo admiten ciertos sistemas operativos o solo pueden admitir un sistema operativo a la vez. Puedes tener una MacBook y una PC con Windows, y descubrir que tu disco duro no puede leer ni escribir en los dos dispositivos, lo cual puede ser un fastidio si deseabas usar tu disco duro para transferir los archivos de uno al otro. Muchos discos duros deben volver a formatearse –y con ello se pierden todos los datos– antes de que puedas configurarlos para escribir en un sistema operativo diferente.

Usar el almacenamiento en la nube en lugar de las unidades de discos duros

La llegada del almacenamiento en la nube presentó una solución para las limitaciones y los riesgos de los discos duros, lo cual ofreció una alternativa más segura y accesible del almacenamiento de datos. Guardar un archivo en la nube significa almacenarlo en línea, donde no ocupará ningún espacio en tu dispositivo.

Con Dropbox, puedes obtener hasta 3 TB de almacenamiento en una cuenta personal que puede usarse para prácticamente cualquier tipo de archivo, y tanto almacenamiento como necesites con las cuentas Advanced y Enterprise de Dropbox Business.

En lugar de tener que comprar más discos duros externos cada vez que se llenan, simplemente puedes continuar ampliando tu almacenamiento en la nube sin ocupar ningún espacio físico. Cuando guardas archivos en diferentes discos duros externos, puede ser dificultoso encontrar el que estás buscando. Con el almacenamiento en la nube, todo se encuentra en un solo lugar al que puedes acceder y en el que puedes buscar desde cualquier dispositivo con conexión a Internet. Los discos duros externos tienden a conectarse a las computadoras a través de USB, por lo que solo pueden conectarse a ciertos dispositivos, mientras que se puede acceder al almacenamiento en la nube no solo en PC y computadoras portátiles, sino también en tablets y teléfonos inteligentes.

Dropbox usa servidores alojados en centros de datos de todo el mundo. No puedes dejar caer la nube accidentalmente y dañar los archivos dentro como con un disco duro externo: está todo digitalizado, y está todo a salvo. Cuando guardas archivos en Dropbox, los guardas en un espacio cifrado y protegido que es mucho menos vulnerable al robo que el disco duro tradicional.

Dropbox es una solución segura y versátil para realizar copias de seguridad de tus archivos y para asegurarlos, ahorrar espacio de almacenamiento en tu computadora y evitar las dificultades y los riesgos de mantener tus datos importantes en discos duros externos.

Evitar los riesgos del almacenamiento en las unidades de disco duro

Compara planes