Trabajar desde casa con niños

Trabajar desde la mesa de la cocina es simple, pero ¿qué pasa cuando de repente tus compañeros de trabajo son niños?

Una persona que trabaja desde casa en su computadora portátil con su hijo

Cómo trabajar desde casa con niños

Si actualmente alternas entre la sede de tu empresa y una habitación de tu hogar, existen muchas herramientas y guías que pueden ayudarte a que la transición para trabajar desde casa sea totalmente cómoda. Sin embargo, ser padre complica mucho más las cosas, incluso si a ti y a tus pequeños les encanta pasar tanto tiempo juntos. Pensar con creatividad es esencial para mantener la felicidad en tu trabajo, con tu equipo y con tus hijos. Estos son algunas sugerencias y trucos útiles para las mamás, los papás y los hermanos que trabajan desde casa.

Explicar la situación

Si bien tus hijos estarán entusiasmados por tenerte en la casa, especialmente si ellos también están confinados, necesitan comprender que la vida continúa con normalidad. Explícales que no se trata de vacaciones: las horas laborales aún rigen, y sus tareas escolares y su estudio son igual de importantes. Esto no solo les ayudará a establecer expectativas, sino que también evitará que tengan sentimientos de rechazo cuando los dejes fuera de tu oficina en casa durante horas seguidas.

Respetar una rutina

Ya sean tus propios hijos, un hermano menor o el hijo de tu compañero de cuarto, es fácil perder la rutina si compartes el hogar con pequeños cuando trabajas desde casa. Fíjate cronogramas de trabajo, como lo harías en un día laboral regular en la oficina o cuando los niños están en la escuela. No te sientas tentado a dormir hasta las 9 de la mañana ni tomes un descanso para almorzar de 2 horas, solo porque puedes. Es probable que debas practicar una mayor autodisciplina de la que estás acostumbrado y claramente demostrar cuán esenciales son tus horas laborales. De este modo, podrás ayudar a los más jóvenes a seguir tu ejemplo.

Prepararse para sesiones de trabajo sin niños

Quizás estés perfectamente feliz de trabajar desde casa con niños en tu regazo o jugando en tus pies. Tal vez tu equipo también está feliz de verlos aparecer en una llamada de conferencia, pero debes saber dónde marcar el límite. Si tienes una llamada con un cliente o sobre un tema en el que las risitas en el fondo no resultarán nada productivas, asegúrate de estar preparado. Si alguien más en la casa puede cuidar de tus pequeños durante llamadas telefónicas o reuniones virtuales importantes, pídeles que lo hagan. En el caso de los niños mayores, asegúrate de que sepan que no deben interrumpirte.

Delegar

Es probable que los niños disfruten el aspecto novedoso de esta situación única, ¡así como tú! Por lo tanto, aprovecha y modifica un poco las cosas. Asígnales tareas a tus hijos para que completen a lo largo del día. Inicia el día con la "hora de estudio" y más tarde pasa a la "hora de la merienda". Incluso puedes trabajar en una "hora de pantalla" u "hora de redes sociales" establecida si no quieres que tus hijos dependan de las tabletas y computadoras para entretenerse todo el día. Haz que los hermanos compitan por quién realiza un mejor trabajo o incluso intenta tú mismo darles un impulso de confianza. Recuerda recompensar el buen comportamiento y las tareas completadas con algo sabroso o una actividad divertida al aire libre.

Crear un espacio de trabajo

Para tus hijos, busca una habitación donde no suelen jugar y puedan tener el espacio y el equipo que necesitan para concentrarse en las tareas escolares u otras tareas mentales. Para ti, considera dónde es más probable que seas productivo y no te interrumpan, incluso si tienes que volver a arreglar una habitación para transformarla en tu espacio de trabajo. Ambos espacios deben estar amueblados de forma adecuada y libres de las distracciones de la televisión, pero además deben estar aislados de las demás rutinas, si es posible. Esto reducirá las posibilidades de que alguien pase y cause una distracción. Modificar una habitación existente para que se sienta diferente también te ayudará a acceder a una mentalidad de teletrabajo saludable, para que tanto los niños como los adultos puedan adoptar el modo de trabajo en el momento en el que se disponen a hacerlo.

Letreros

Puede parecer simplista, o incluso tonto, pero es eficaz. Coloca un letrero en la puerta de la oficina en casa que hayas elegido que indique cuándo estás trabajando y cuándo no, o incluso coloca una nota adhesiva en tu computadora portátil para que los jóvenes sepan cuándo no deben interrumpirte. La mejor parte de esto es que puedes incorporarlo a tu rutina y a la "hora de artesanías", donde tus hijos te ayuden a diseñar letreros. Intenta elaborar una señal de alto de un guardia de cruce que los pequeños puedan alternar entre "Pare" y "Siga" a las 5 de la tarde, o letreros en negrita en los que se lea "Hora de trabajo: ¡no entre!" para sus propias habitaciones durante las horas de estudio. Es una actividad divertida en la que tú y tus hijos pueden establecer e internalizar los límites de la hora de trabajo y los momentos de juego en sus rutinas. Incluso pueden ser creativos y agregar una pequeña sección de preguntas frecuentes.

Alinear tu equipo

Para los padres que trabajan desde casa, sus niños pueden ser su nuevo equipo, pero asegúrate de que tu equipo de trabajo real no se quede atrás. El soporte y la comunicación son un aspecto esencial de cualquier trabajo remoto y esto se duplica cuando trabajas como parte de un equipo remoto. Permanece en contacto y mantén un flujo de colaboraciones. Si notas que un miembro del equipo tiene dificultades con su situación, asegúrate de poder ayudarlo, quizás al darle una mano con su carga de trabajo o incluso organizando citas de juego virtuales entre los pequeños de todo el equipo en Zoom.

Distracciones

Ni el mejor esfuerzo de un plan para la casa se compara con la inagotable energía de la mayoría de los niños. Tarde o temprano, simplemente vas a necesitar mantener a los pequeños distraídos para poder trabajar. Cuando realmente necesites una o dos horas extra para finalizar tu trabajo, estas son algunas maneras en que puedes asegurarte un poco de tiempo de tranquilidad:

  • Videollamadas con la familia o los amigos; considéralas niñeras virtuales
  • Aplicaciones educativas en iPad
  • Videojuegos sin motivo; intenta usarlos como recompensa
  • Legos y otros juguetes sensoriales
  • Audiolibros con auriculares para crear una experiencia de inmersión

Aceptar los desafíos de trabajar desde casa

Seamos honestos, el trabajo de ser padre es un acto de heroísmo la mayoría de los días normales, por lo que no debes alarmarte si te resulta difícil manejar un día regular de trabajo al mismo tiempo, especialmente ahora. Si tus hijos se interponen en tu trabajo, sé honesto y abierto con tu gerente y tu equipo, para que todos puedan trabajar con expectativas realistas. Es probable que descubras que algunos de ellos están teniendo los mismos problemas, creando oportunidades para colaborar y resolverlos juntos.

Descubre una mejor manera de trabajar en equipo.

Introducción a Dropbox Business