Resuelve un conflicto personal

Priorizar lo virtual | Kit de comunicación

Si trabajas con otras personas que no son exactamente como tú, lo más probable es que de vez en cuando tengáis algún conflicto. Las disputas no reconocidas tienden a empeorar, especialmente cuando no estamos cara a cara, pero abordarlas con habilidad puede ser una fuente de enorme crecimiento para todas las partes involucradas. Usa esta conversación para desarrollar tus habilidades ante conflictos y resolver problemas de manera más eficiente.

60 MIN | CONVERSACIÓN INDIVIDUAL

Paso 1: Hazte la siguiente pregunta: "¿Vale la pena tener una conversación al respecto?"

No todos los conflictos surgen de la misma forma. Antes de empezar a discutir, intenta dar un paso atrás. Si solo te has molestado un poco, puede que sea mejor dejarlo correr, pero si el conflicto es realmente desestabilizador, probablemente debáis tener una conversación privada. Usa la hoja de puntuación de conflictos siguiente para verlo todo más claro. Si crees que vale la pena mantener una conversación sobre el conflicto, ve al paso 2. Si no lo tienes claro, intenta volver a él en uno o dos días. ¿Sigue teniendo importancia?
Hoja de puntuación de conflictos

¿Es mejor dejarlo pasar o merece la pena hablarlo?

Rellena esta hoja de puntuación para descubrir si vale la pena hablar sobre el problema.

Hoja de puntuación de conflictos

Paso 2: Aclara el conflicto

Antes de empezar a discutir, es buena idea parar un momento y exponer la situación de una manera objetiva y honesta. Usa la siguiente hoja de conflictos para describir lo que has observado, cómo ha afectado a tu trabajo y qué te gustaría que hubiera ocurrido en su lugar. Esto creará las bases de tu conversación y te ayudará a resolver el conflicto más rápidamente.
Hoja de conflictos

Ponle un nombre al problema para poder abordarlo

Usa esta hoja para aclarar el conflicto. ¿Tienes curiosidad por saber cómo estás contribuyendo? Haz nuestro cuestionario de estilos de conflicto.

Paso 3: Invita a la persona a hablar sobre el tema

Cuando lo tengas todo listo para el diálogo, programa una hora que os vaya bien a ambos. Intenta que la conversación sea primero privada, en lugar de invitar a alguien más. Nos gusta la afirmación de que "la información debe recorrer la distancia más corta entre dos puntos"; ayuda a evitar triángulos dramáticos. En la invitación, comprueba si puedes reconocer el conflicto utilizando más frases en primera persona que en segunda. Será mejor si te diriges en un tono suave y sin juzgar a nadie. Por ejemplo: "Me noté con una actitud algo nerviosa en nuestra última reunión. ¿Tienes unos minutos para hablar de ello?".

Paso 4: Aclara la situación

Al inicio de la reunión, resume brevemente los puntos de la hoja de conflictos anterior. Luego, haz una pausa para que la otra persona responda. No todo el mundo es cinturón negro en resolución de conflictos, así que es natural que esta parte resulte incómoda. Mientras escuchas, reflexiona sobre lo siguiente:

  • ¿Teníais diferentes expectativas sobre cómo debían ir las cosas? 
  • ¿Intentabais cumplir objetivos diferentes?
  • ¿La persona se dio cuenta del comportamiento que notaste o este pasó desapercibido?
  • ¿Contribuiste al conflicto de alguna manera?

Paso 5: Decide cuáles serán los siguientes pasos

A veces, el simple hecho de reconocer un problema le quita importancia. Otras veces, es necesario hacer un seguimiento. Aquí tienes algunas ideas: 

Si no podéis llegar a un punto en común o a una resolución, tomaos un día para reflexionar. ¿Os ayudaría hablar con un asesor o responsable? Si crees que, de alguna manera, has contribuido a que se produjera el conflicto, recuerda que las palabras "lo siento" son mágicas.

Crédito extra: haz que tu interpretación sea más compleja

Hacer interpretaciones demasiado simplificadas sobre el comportamiento de otras personas puede tener consecuencias muy negativas en nuestras percepciones y estados de ánimo. Aprender a reconocer nuestra interpretación y experimentar con otras alternativas puede ayudarnos a tener una visión más sabia y equilibrada. Usa la hoja de interpretación simple para comenzar. 

Hoja de interpretación simple

Más recursos

De Dropbox Otros

3 acciones fáciles

Desarrolla el hábito

  • Desde mañana: observa cómo te sientes a lo largo del día.
  • La semana que viene: ¿te sientes en tensión con alguien? ¿Qué necesitas?
  • Cada tres meses: elige un conflicto sobre el que valga la pena hablar.