Resuelve un conflicto personal

Virtual First | Kit de comunicación

Si trabajas con otras personas que no son exactamente como tú, es probable que en ocasiones se encuentren en conflicto. Las disputas no reconocidas tienden a empeorar, sobre todo cuando no estamos cara a cara, pero abordarlas con habilidad puede ser una fuente de enorme crecimiento para todos los involucrados. Utiliza este debate para desarrollar tu competencia en conflictos y resolver problemas de manera más eficiente.

60 MIN. | CONVERSACIÓN PERSONAL

Paso 1: Pregúntate: “¿Vale la pena conversar?”

No todos los conflictos son iguales. Antes de entrar en debate, intenta dar un paso atrás. Si solo estás un poco molesto, puede ser mejor dejar ir las cosas, pero si el conflicto es realmente perturbador, tal vez justifica una conversación personal. Usa la tarjeta de puntuación de conflictos a continuación para tener una mejor idea. Si ves que el conflicto merece que se converse, continúa con el paso 2. Si no estás seguro, intenta volver a él en uno o dos días. ¿Todavía se siente importante?
Tarjeta de puntuación de conflictos

¿Dejarlo ir o hablarlo?

Completa esta tarjeta de puntuación para descubrir lo digno de conversación que es tu problema.

Tarjeta de puntuación de conflictos

Paso 2: Aclara el conflicto

Antes de conversar, es bueno hacer una pausa y articular tu situación de una manera objetiva y honesta. Usa la hoja de trabajo sobre conflictos a continuación para describir lo que notaste, cómo afectó tu trabajo y qué te gustaría que ocurriera en su lugar. Esto basará tu conversación y te ayudará a resolver el conflicto con más rapidez.
Hoja de trabajo sobre conflictos

Dale un nombre para que puedas domarlo.

Utiliza la hoja de trabajo para aclarar tu conflicto. ¿Tienes curiosidad por saber cómo podrías estar contribuyendo? Prueba nuestro cuestionario de estilos de conflicto.

Paso 3: Invita a una conversación

Cuando estés listo para hablar, programa una hora que funcione para ambos. Intenta hacer reunión personal primero antes de incluir a otra persona. (Nos gusta la idea de que “los comentarios deben recorrer la distancia más corta entre dos puntos”. Eso te ayudará a evitar un triángulo dramático). En tu invitación ve si puedes reconocer el conflicto utilizando más afirmaciones “Yo” que afirmaciones “tú”. Puntos a favor por un tono ligero y sin prejuicios. Por ejemplo: “Me di cuenta de que me ponía nervioso en nuestra última reunión. ¿Tienes tiempo para hablar de eso?”.

Paso 4: Haz un resumen de la situación

Al comienzo de tu reunión, resume tus puntos de la hoja de trabajo sobre conflictos anterior. Luego haz una pausa mientras responde tu compañero. No todos tienen un cinturón negro en resolución de conflictos, por lo que es natural que esta parte se sienta incómoda. Mientras escuchas, reflexiona lo siguiente:

  • ¿Tenías diferentes expectativas sobre cómo deberían ir las cosas? 
  • ¿Estabas trabajando para lograr diferentes objetivos?
  • ¿Estaban conscientes del comportamiento que notaste o fue un “punto ciego”?
  • ¿Contribuiste al conflicto de alguna manera? 

Paso 5: Decide los próximos pasos

A veces, simplemente reconocer un problema lo disipa. Otras veces, necesitas un seguimiento. Algunas ideas: 

Si la conversación va de un lado a otro o no puedes llegar a una resolución, tómate un día para reflexionar. ¿Sería útil hablar con un asesor o un gerente? Si encuentras que has contribuido al conflicto de alguna manera, recuerda: las palabras “lo siento” son mágicas.

Crédito adicional: complica tu historia

Contarnos historias demasiado simplificadas sobre el comportamiento de otras personas puede tener un impacto enormemente negativo en nuestras percepciones y estados de ánimo. Aprender a darnos cuenta de la historia que nos contamos y experimentar con otras alternativas puede ayudarnos a tener una visión más sabia y equilibrada. Usa la hoja de trabajo de historia simple para comenzar. 

Hoja de trabajo de historia simple

Más recursos

Tres victorias fáciles

Crea el hábito

  • Mañana. Observa cómo te sientes en el transcurso del día.
  • La próxima semana: ¿sientes tensión con alguien? ¿Qué necesitas?
  • Trimestralmente: elige un conflicto digno de conversar para trabajar.