¿Qué es el FTP?

¿Sabes cómo transferir archivos grandes o colecciones de archivos de forma efectiva? Analiza el protocolo de transferencia de archivos, FTP, en profundidad, y descubre alternativas como el SFTP y Dropbox Transfer.

true

¿En qué consiste un FTP?

FTP significa "protocolo de transferencia de archivos", por sus siglas en inglés. Veámoslo con detalle. Básicamente, un protocolo o protocolo de Internet es un conjunto de procedimientos o reglas que permiten que los dispositivos electrónicos se comuniquen entre sí. Un FTP es el conjunto de reglas que los dispositivos de una red TCP/IP (es decir, Internet) utilizan para transferir archivos. Cuando usas Internet, en realidad estás usando varios protocolos. Para navegar, utilizas HTTP. Para enviar y recibir mensajes instantáneos, XMPP. Y el FTP es simplemente el protocolo que se utiliza para mover los archivos.

¿Qué es un servidor FTP?

Los servidores FTP son las aplicaciones de software que permiten la transferencia de archivos de un dispositivo (por ejemplo, un ordenador Mac, Windows o Linux) a otro. Puede sonar complejo, pero los servidores FTP son simplemente ordenadores que tienen una dirección FTP y se dedican a recibir conexiones FTP. Llevan a cabo dos tareas sencillas: obtener y colocar. Es decir, se pueden obtener archivos desde un servidor FTP o colocar archivos en él. Cuando subas archivos, se transferirán desde tu dispositivo personal al servidor. Y, por el contrario, al descargarlos, se transferirán del servidor al dispositivo personal. Por lo tanto, en su nivel más básico, los servidores FTP son el punto medio entre el destinatario y el emisor.

¿Cómo funciona el FTP?

El FTP es un protocolo cliente-servidor. Es decir, el cliente solicita los archivos y el servidor los ofrece. Como tal, un protocolo FTP requiere dos canales básicos para establecer una conexión:

  • Canal de comandos: inicia la instrucción y contiene la información básica, como a qué archivos se debe acceder.
  • Canal de datos: transfiere los datos de archivo entre los dos dispositivos. 

Para establecer una conexión, los usuarios necesitarán proporcionar credenciales al servidor FTP, que generalmente usa el puerto número 21 como modo de comunicación por defecto. En pocas palabras, cada puerto corresponde a un número que se utiliza para identificar las transacciones de información en una red. También es importante tener en cuenta que hay dos modos de conexión FTP distintos: activo y pasivo.

En el modo activo, el servicio toma un papel activo al aprobar una solicitud de datos. Sin embargo, el modo activo puede encontrarse con problemas con los cortafuegos, que bloquean sesiones no autorizadas de terceros. Y aquí es donde entra en juego el modo pasivo. En el modo pasivo, el servidor no mantiene de forma activa la conexión. Esto significa que el usuario establece tanto el canal de datos como el de comandos. Básicamente, el servidor escucha, pero no participa de forma activa, lo que permite que el otro dispositivo gestione la carga de trabajo.

¿Qué problemas resuelve el FTP?

El FTP suele utilizarse para gestionar grandes volúmenes de archivos, por lo que resulta muy útil en el desarrollo web. Al hacer cambios en una web, puedes gestionar las transferencias de archivo con una sesión FTP, lo cual permite subir de forma sencilla archivos específicos, añadir imágenes, mover plantillas web y mucho más. De forma similar, los profesionales de TI también pueden usar el protocolo de transferencia de archivos para transferir grandes lotes de archivos del servidor dentro de un sistema cerrado.

¿Cuáles son las ventajas del FTP? 

El FTP tiene un par de ventajas que merece la pena mencionar. La más importante es que permite transferir varios archivos a la vez, reanudar una transferencia si se pierde la conexión y programar transferencias. Además, como existe desde hace mucho tiempo, casi todo el mundo está familiarizado ya con el protocolo. Y hay muchas herramientas para el software FTP de ordenador (como FileZilla, WinSCP y Cyberduck, entre otras) que simplifican mucho el uso del FTP. 

¿Cuáles son las desventajas del FTP? 

Hay una desventaja bastante significativa asociada al FTP, y es la falta de seguridad. Como el FTP se inventó en 1970, antecede a muchas medidas de ciberseguridad en las que actualmente confiamos en el mundo moderno. No se diseñó para ser un protocolo seguro. Las transferencias FTP no están cifradas, lo que implica que los hackers pueden leer con relativa facilidad tus contraseñas, nombres de usuario y otros datos confidenciales si capturan tus paquetes de datos (por ejemplo, mediante un ataque de captura de paquetes).

Debido a estas brechas de seguridad, la compatibilidad con el FTP es cada vez menor. Han surgido diferentes opciones que lo reemplazan, como el SFTP, el HTTPS, el AS2 y el FTPS. En 2020, Google Chrome desactivó el FTP por defecto y Firefox lo eliminó de su código. Por tanto, si sigues usando servidores FTP para procesos importantes de tu empresa, puede que haya llegado el momento de buscar una alternativa. Ahora, veamos con detenimiento una de estas soluciones que lo reemplazan: el SFTP.

¿En qué consiste el SFTP?

Si has estado investigando sobre el FTP, probablemente te hayas encontrado con el término "SFTP" en algún momento. Así pues, ¿qué es? Básicamente, el SFTP (también conocido como "protocolo de transferencia de archivos SSH") es un protocolo independiente que funciona sobre un flujo de datos de Secure Shell (SHH) para ofrecer un nivel superior de protección cuando estás transfiriendo archivos. A diferencia de los clientes FTP, que usan el puerto 21, el SFTP utiliza el puerto 22. Debido a que el FTP es un protocolo inseguro, se suele preferir el SFTP, ya que ofrece funciones de seguridad subyacentes, además de la posibilidad de adjuntarse a una conexión SSH.

¿Cómo se usa Dropbox para reemplazar un servidor FTP?

¿Todo esto te parece demasiado complicado? ¿Preferirías no tener a todo un departamento informático gestionando un servidor web? A medida que la compatibilidad con el FTP disminuye y las amenazas de ciberseguridad se vuelven cada vez más sofisticadas, podría merecer la pena buscar opciones alternativas para acceder, transferir y gestionar los archivos de tu empresa. 

Dropbox puede ser una alternativa fiable al FTP, ya que ofrece la posibilidad de compartir archivos de forma segura y sin complicaciones. Dropbox Transfer es un servicio simple y seguro de transferencia de archivos que resulta ideal para entregar archivos grandes (puedes transferir hasta 100 GB a cualquiera, independientemente de si tiene cuenta de Dropbox o no). Además, Dropbox Transfer confirma la entrega de tus transferencias de archivos con notificaciones de descarga y te ofrece la posibilidad de controlar el acceso con la protección mediante contraseña, lo que garantiza que solo verán los archivos las personas adecuadas.

Conclusiones

El FTP es una opción muy efectiva para transferir archivos, pero está algo desfasada y otros protocolos de red ya disponibles la han superado, como el SFTP como servicio. También puedes dejar de preocuparte por este tema y usar Dropbox, que ofrece una solución para compartir archivos efectiva para empresas que buscan una manera de transferir archivos grandes o colecciones de archivos de forma rápida y fácil.