Reconsidera los pensamientos de escasa utilidad

Virtual First | Kit de bienestar

El trabajo remoto significa pasar más tiempo solo, con nada más que un goteo intravenoso de correos electrónicos y tu propio parloteo mental para hacerte compañía. Sentarse con pensamientos todo el día puede ser, bueno, estimulante. Pero cuando tus pensamientos no son útiles, también pueden llevar a malos estados de ánimo y comportamientos. Utiliza este ejercicio para mejorar tus patrones de pensamiento, con sugerencias de terapia cognitiva conductual (TCC).

20 MIN/DÍA  |  EJERCICIO PERSONAL

Paso 1: aprende estilos de pensamiento comunes

¿Es tu cerebro un gran matón o tu mejor amigo? Hay algunos estilos de pensamiento comunes, como ampliar un problema pequeño o concentrarnos solo en lo negativo, que nos causan problemas. Echa un vistazo a los estilos de pensamiento 101 debajo. Cuando hayas terminado, reflexiona lo siguiente:

  • El estilo de pensamiento poco útil que uso con mayor frecuencia es _________.
  • Soy mejor para reformular pensamientos poco útiles cuando _________.
Estilos de pensamiento 101

Paso 2: haz un seguimiento de tus pensamientos

Los pensamientos vienen y van todo el día, a menudo bajo el radar de la conciencia. Sencillamente notarlos puede ayudarte a entenderte mejor a ti mismo. Elige una hora para hacer un seguimiento de tus pensamientos: puede ser de 20 minutos por día o por semana. Luego, completa el rastreador de pensamientos (a continuación) durante ese tiempo. Cuando hayas terminado, reflexiona lo siguiente: 

  • Las situaciones que desencadenaron mis pensamientos menos útiles fueron ______. 
  • Las situaciones que desencadenaron mis pensamientos más útiles fueron ________. 
  • Cuando tengo un pensamiento poco útil, tiendo a _________.
Rastreador de pensamientos

¿Qué tienes en mente?

Usa este rastreador para saber cómo diferentes situaciones desencadenan tus pensamientos y acciones. (¿Estás confundido con los sentimientos? Prueba también la hoja de referencia de sentimientos).

Paso 3: reescribe los pensamientos poco útiles

Vamos a desafiar a tus pensamientos poco útiles con una técnica llamada “examinar la evidencia”. Elige un pensamiento para reescribir y rellena la hoja de trabajo de pensamientos poco útiles a continuación. Cuando termines, reflexiona: ¿me sentí diferente después de reescribir mis pensamientos? ¿Qué me sorprendió, confundió o desafió?
Hoja de trabajo de pensamientos poco útiles

Es hora de entrenar tu cerebro.

Usa esta hoja de trabajo para convertir un pensamiento poco útil en uno útil.

Hoja de trabajo de pensamientos poco útiles

Crédito adicional: cultiva pensamientos saludables

La salud mental suprema no es algo con lo que todos nacemos; es una habilidad. Y al igual que cualquier habilidad, lleva práctica. Haz que el seguimiento de los pensamientos y la reescritura sean una parte habitual de tu rutina de cuidado personal. ¿Qué sucede cuando prestas más atención al parloteo de tu mente?

Más recursos

De Dropbox De otros

Tres victorias fáciles

Crea el hábito

  • Mañana: presta atención a tus pensamientos durante 10 segundos
  • La próxima semana: elige UN pensamiento poco útil y vuelve a escribirlo
  • Trimestralmente: haz un seguimiento de tus pensamientos durante una semana. ¿Qué notas?