Fortalece los vínculos del equipo

Priorizar lo virtual | Kit de trabajo en equipo

Las organizaciones con un ambiente sano dependen de los vínculos entre los equipos. Además, cuando se trabaja virtualmente hay que hacer un mayor esfuerzo para mantener dichos vínculos. Utiliza estas prácticas para desarrollar rituales que ayuden a fortalecer las relaciones, construir valores compartidos y reforzar los buenos hábitos. Se trata de una forma muy potente de conectar que puede transformar la cultura de tu equipo u organización.

 

10-60 MINUTOS | PRÁCTICAS PARA EQUIPOS VIRTUALES

true

Paso 1. Inicia un ritual para dar la bienvenida al equipo

Parte de la seguridad psicológica es saber que podemos mostrarnos tal y como somos. Empieza tanto las reuniones de equipo como las reuniones individuales recurrentes con la oportunidad de hacer un poco de networking durante unos cinco o diez minutos, utilizando una de las preguntas de bienvenida que se indican a continuación.

Rituales de bienvenida (5–10 minutos; 1 minuto por persona)

Pregunta a los miembros del equipo cómo se sienten al elegir una de estas preguntas.

  • ¿Qué tiempo hace hoy dentro de ti (soleado, tormentoso, nublado, lluvioso) solsol detrás de una nube pequeñasol detrás de una nubesol detrás de una nube de lluvianube con relámpagos y lluviatornado)?
  • Describe en una palabra o en un color: ¿cómo te sientes?
  • Si tu estado de ánimo en este momento fuera un animal, ¿cuál sería? ¿Por qué?
  • ¿Qué has hecho esta semana que hayas disfrutado?
  • Comparte un aspecto positivo y uno mejorable de la semana.
  • De manera abstracta, dibuja cómo te sientes actualmente. Puede ser, por ejemplo, una nube flotando en el cielo o un caracol escondido en su concha. Muestra tu dibujo a través de la cámara y coméntalo.

Paso 2. Trabaja los valores de equipo con un ejercicio

Los equipos están más unidos cuando tienen un objetivo común. Haz los ejercicios que se presentan a continuación cada trimestre o una vez al año para desarrollar objetivo común que motiva a tu equipo.

  • Escribe los estatutos del equipo (35–50 minutos; anualmente o según sea necesario). ¿Por qué existe tu equipo? ¿Cuál es su objetivo principal? Los equipos con un rendimiento alto suelen tener una respuesta colectiva a esta pregunta.
  • Define los valores del equipo (2-3 horas; anualmente o según sea necesario). Esta es una actividad pensada para explorar valores y construir vínculos de equipo más sólidos.
  • Diseña una cumbre de equipo (3–6 horas; trimestralmente). En esta actividad tienes todo lo que necesitas para coordinar un entorno virtual divertido para tu equipo. 

Paso 3. Añade un poco de diversión

Dedicar un tiempo a jugar y dejar de lado por un rato las conversaciones de trabajo son cosas que van muy bien para conectar. Prueba a organizar una reunión mensual que incorpore alguno de estos ejercicios.
Tarjetas de tarot corporativas (30–45 minutos) Estas cartas utilizan los principios del tarot para facilitar conversaciones abiertas basadas en la narración y el juego.
Tarjetas de conversación creativas (60 minutos) Este ejercicio ayuda a los equipos (especialmente a los que se acaban de formar) a conocerse mutuamente a fondo.
Planificador de buen rollo (45-60 minutos) Haz que el buen rollo sea una prioridad utilizando esta guía para planificar momentos alegres durante tu día. 
Hoja de energía creativa (30 minutos) Desarrolla la autoconciencia y la resiliencia haciendo que los miembros de tu equipo reflexionen sobre qué tareas les motivan, y cuáles no. 
Ritual de lectura (30 minutos) Pide a tus compañeros que elijan su poema favorito, un fragmento de un podcast o un artículo que hayan leído recientemente. Luego hablad sobre ello.
Ráfagas creativas (30 minutos)

Haz que cada miembro del equipo elija una actividad de las que aparecen a continuación y trabaje en ella durante 5-15 minutos. Cuando se acabe el tiempo, pídeles que compartan su creación con el resto del equipo. 

  • Haz una lluvia de ideas de cosas que les resultan asquerosas (p. ej., un vertedero). Ahora, elegid una de estas cosas e intentad convertirla en un producto atractivo. 
  • Dibuja una mascota de equipo o los materiales que tengas a mano para fabricar una. 
  • Crea una historia en la que el protagonista sea el material de oficina. 
A presentar (15–30 minutos; 2 minutos por persona) Pide a cada miembro del equipo que piense en una habilidad muy secreta que tenga (¿escribir poesía? ¿hacer beatbox?) y que la presenten al grupo.
La hora del almuerzo (30-45 minutos) Crea un sistema para emparejar a las personas que no se conocen bien para que almuercen juntas u organiza grupos por cosas que se les den bien. Pide a tu jefe que pague los almuerzos; así habrá un incentivo extra para participar.
Meditación en equipo (5–10 minutos) Comienza bien el día con una meditación grupal. Organizad una sesión vosotros mismos o apuntaros a una sesión ya existente organizada por un sangha. Echa un vistazo a Headspace o Calm si necesitas ayuda para organizar una sesión de meditación guiada.
Crea una playlist de Spotify (5–10 minutos) Cread una lista de reproducción de Spotify entre todos los miembros del equipo. No tiene que ser solo música: podéis añadir podcasts, lecturas de poesía, audiolibros o incluso programas de radio vintage.
Conexiones rápidas (15 minutos)

Este juego va muy bien para generar confianza y sensación de comunidad de forma rápida porque da a los miembros del grupo algo que les une.

  • Primera ronda: crear salas de reunión al azar con dos personas en cada una. Déjales cinco minutos para que hablen sobre de dónde son y luego inventen un saludo secreto (o un conjunto de gestos para Zoom) inspirado en esa información.
  • Segunda ronda: recrea las salas de reunión aleatorias con diferentes parejas de miembros del equipo. Déjales cinco minutos para que se cuenten un fracaso reciente (ya sea algo menor o más importante) y luego pídeles que creen una frase inspiradora que se base en ello. 
  • Tercera ronda: recrea las salas de reunión aleatorias con diferentes parejas de miembros del equipo. Déjales cinco minutos para que se cuenten un éxito reciente (ya sea algo menor o más importante) y luego pídeles que creen un breve baile de celebración inspirado en esa información.

Paso 4. Compartid gratitud

Que la gratitud se convierta en un hábito puede tener un impacto positivo en la felicidad del equipo. Utiliza estos ejercicios para hacer nuevas conexiones saludables en vuestro cerebro colectivo. Va muy bien hacer estos ejercicios al principio o al final de cada semana, o después de haber terminado un proyecto.
Agradecimientos individuales (10-15 minutos) En la reunión de equipo habitual, comenta por qué estás agradecido o habla con un miembro del equipo cuyo gran trabajo aún no se haya reconocido.
Publicaciones de agradecimiento (10 minutos) Puedes hacer esta actividad en una reunión o de forma asíncrona: 
  1. Abre una herramienta de pizarra en blanco (aquí tienes un ejemplo en Miro).
  2. Pide a todos que elijan una nota adhesiva y escriban su nombre.
  3. A continuación, pide a todos que escriban algo que valoren sobre cada persona.
  4. Añade pegatinas o emoticonos para dar un toque alegre a las notas.
El tarro de los pequeños gestos (5 minutos) Crea un "tarro" virtual (puedes utilizar, por ejemplo, un formulario o documento de Google) para agradecer a tus compañeros de equipo los pequeños gestos que hayan tenido recientemente en un proyecto o reunión. En las reuniones semanales de equipo o en los encuentros con todos los miembros de la empresa, pide al moderador que lea algunas de las cosas que se han apuntado.

Más recursos

Tres victorias fáciles

Desarrolla el hábito

  • A partir de ahora, añade una actividad para iniciar las reuniones con tu equipo.
  • A partir de la semana que viene, prueba a hacer algún ejercicio de gratitud con tu equipo.
  • Al cabo de unos meses, puedes organizar un encuentro (de unos 30 o 40 minutos) en la agenda de todos. Incorpora a tu equipo alguna de las prácticas que se han comentado.