La carrera para evitar tener una plantilla con ritmos distintos

Durante los dos últimos años, el trabajo desde casa ha aportado equilibrio a los equipos. Sin embargo, a medida que las empresas empiezan a volver a la oficina, los modelos de trabajo híbrido podrían acabar haciendo que las personas que teletrabajan se distancien del resto. Te explicamos cómo puedes evitar que tu plantilla funcione a dos ritmos distintos.

Ilustración con arte lineal de una persona pasando un testigo desde una oficina en casa a otra persona que está en un espacio distinto.

La pandemia hizo que muchas empresas adoptaran rápidamente el trabajo remoto e híbrido. Pero, ahora que las oficinas están reabriendo, ¿cómo deben los responsables y gerentes asegurarse de que los empleados que van a la oficina no se beneficien indebidamente del tiempo adicional que pasan presencialmente con los compañeros y jefes?

Este nuevo dilema que se plantea en la oficina es una de las muchas cuestiones que examinamos en nuestro reciente informe sobre la "economía de elección", en el que encuestamos a 2000 responsables y empleados de pequeñas empresas de ocho países distintos. Queríamos ver qué cambios fundamentales se han producido en la postura de los empleados con respecto a cómo, dónde y cuándo trabajar tras dieciocho meses de flexibilidad. 

"Los responsables deben tener mucho cuidado de no elogiar y recompensar a los empleados que ven todos los días más que a los demás", dice Perrine Farque, fundadora de la consultoría especializada en diversidad, equidad e inclusión Inspired Human y autora de Inclusion: The Ultimate Secret for an Organization's Success. "Es natural que forjemos relaciones más sólidas con los trabajadores a los que vemos más y que, sin querer, les ofrezcamos más oportunidades en la empresa".

Sigue estos consejos para evitar que el acuerdo de trabajo híbrido de tu equipo cree de forma accidental una plantilla de dos niveles basada simplemente en la ubicación física.

Implementa nuevos sistemas para hacer frente a los favoritismos

Una de las mejores maneras de evitar los favoritismos no intencionados en la plantilla es implementar sistemas y procesos sólidos para que los responsables justifiquen sus actuaciones. Por ejemplo, pueden realizarse reuniones formales o informales de retroalimentación. Sin la organización adecuada, es muy fácil que solo los trabajadores presenciales reciban elogios y orientaciones y que el resto se los pierdan. Con sesiones de evaluación regulares, los responsables podrán interactuar a menudo con todos los miembros del equipo, independientemente de su ubicación de trabajo, y asegurarse de que reciben el reconocimiento que se merecen. 

Realizar reuniones breves con el equipo de forma periódica es una buena forma de aplicar este concepto a nivel de equipo. En una reunión rápida diaria de cinco o diez minutos con todo el equipo (remoto o no) los responsables y el resto de los miembros pueden ver en qué se está trabajando, quién está haciendo cada tarea y dar el reconocimiento adecuado, para que nadie se quede atrás. 

Por último, pero no menos importante, la formación y el desarrollo son esenciales para los responsables de equipos híbridos. "Ya de por sí, dirigir un equipo no es fácil, pero cuando los miembros están repartidos en distintas ubicaciones, se complica muchísimo más", comenta Farque. Busca formadores y asesores en el campo del trabajo remoto para ayudar a tu equipo a adoptar las mejores prácticas.

Adopta estrategias de contratación inclusivas

El teletrabajo ha abierto puertas a muchos empleados que anteriormente tenían dificultades en los lugares de trabajo convencionales, como las personas con discapacidades o problemas de salud mental.

"Las personas con problemas de ansiedad o muy introvertidas se han visto enormemente beneficiadas con este cambio al trabajo híbrido", explica Farque. "Ahora ya no hace falta acudir a la oficina apretujados en un tren o autobús abarrotado de gente. Podemos trabajar desde la comodidad de nuestra propia casa".

Sin embargo, ahora que las oficinas comienzan a abrirse de nuevo, la situación se complica. Estos mismos trabajadores sufrirán si se ven obligados a volver a la oficina a tiempo completo por el miedo a perder oportunidades laborales o por la falta de opciones. Entonces, ¿cómo podemos fomentar la inclusión en este caso en lugar de limitarla?

Puede ser útil cambiar nuestra percepción. Nos hemos acostumbrado a ver la oficina como lo "normal" para algunos puestos de trabajo. Pero, si relacionamos de manera tan estrecha estos puestos de trabajo con la oficina, va a ser difícil que los empleados cambien su forma de trabajar. Siempre volverán a la "norma".

Cambiar a un enfoque que se centre más en las tareas puede ser la solución. "No todas las partes del trabajo deben realizarse en una oficina", dice Michael Gutman, consultor afiliado del Remote Work Institute. "Si desglosas el trabajo en tareas que se pueden realizar de forma remota y tareas que no, empezarás a aportar más flexibilidad a esos puestos de trabajo que han estado siempre limitados a una ubicación física".

Además, es importante continuar ofreciendo alternativas de teletrabajo a las rutinas en la oficina. En el caso de las aplicaciones de videollamadas, por ejemplo, aunque la mayoría del equipo esté en la oficina, se debería añadir igualmente un enlace de invitación a la reunión. Y no se debería sancionar a nadie por usarlo.

Por último, vale la pena pensar en cómo cambiar el enfoque a largo plazo de cara a los nuevos empleados para pasar de un modelo en el que deben ajustarse a la cultura empresarial a uno en que se les permita aportar particularidades. Si incorporas exactamente los mismos tipos de trabajadores a tu plantilla, obtendrás los mismos resultados. Las empresas no pueden simplemente evitar contar con trabajadores remotos porque sean más "difíciles" de atender. 

Al contratar a personas que trabajan de manera diferente, en distintos momentos y desde diferentes lugares, no solo obtendrás nuevos conocimientos y perspectivas sobre tu trabajo, sino que también aprenderás mejor a acercarte y adaptarte a nuevos tipos de trabajadores que puedan unirse a tu empresa.

Recopila opiniones

Saber lo que piensan y sienten tus empleados es fundamental para asegurarte de que mantienes el mejor talento y atraes a nuevos empleados.

Farque explica el motivo: "Tenemos que ir más allá para procurar que se pidan, se escuchen y se integren las opiniones de todos en el trabajo que hacemos como equipo. Esto no solo aumenta la productividad del equipo, sino que también garantiza que todos reciban una oportunidad justa".

Todo ello implica realizar sondeos cualitativos y cuantitativos con la mayor frecuencia posible. Sin embargo, una buena retroalimentación no se da solo de forma espontánea. Los comentarios deben recopilarse a través de procesos adecuados que garanticen un registro y un uso compartido de ellos con toda la organización. Las "sesiones con salto de nivel", donde los empleados se reúnen con el responsable de su superior inmediato, son una buena manera de evitar que la información se pierda por el camino.

Una vez que tengas los comentarios, tendrás que hacer algo con ellos. Estas encuestas a los empleados deben orientar tus actuaciones, y no al revés. De la misma forma, si los comentarios van cambiando con el tiempo, no tengas miedo de cambiar de rumbo.

"Puede que alguna vez te equivoques, aunque te hayas esforzado mucho", dice Gutman. "Es imposible complacer a todo el mundo: nunca llueve a gusto de todos. Y el futuro es tan incierto que no podemos saber cuál será la política correcta de aquí a seis meses".

Los beneficios de la retroalimentación van más allá de mejorar los procesos empresariales. Los empleados van a apreciar el hecho de que les escuches. Y, con el tiempo, las políticas comenzarán a alinearse de verdad con su visión del trabajo.

Utiliza las herramientas adecuadas

Cada empresa tendrá un camino hacia el trabajo híbrido distinto. Pero, si nos podemos centrar en los sistemas y procesos correctos, respaldados por las herramientas adecuadas, tendremos la oportunidad de crear lugares de trabajo adaptados a todos. 

"Las herramientas como Dropbox permiten una colaboración sencilla y son excelentes para que los equipos se mantengan conectados estén donde estén", afirma Farque. "Pero es un maratón, no un esprint. Hemos visto un aumento de la productividad gracias a las herramientas de colaboración, pero no se pueden simplemente implementar y pensar que todo está hecho ya", añade.

Si estamos al tanto de la opinión de los empleados, nos aseguraremos de responder a la realidad, no solo a lo que creemos que es mejor. Y, en definitiva, conseguiremos trabajadores felices, satisfechos y que comienzan a disfrutar de su trabajo en lugar de simplemente tratar de lidiar con él.

Para más información y opiniones de expertos sobre la "economía de elección" que esta emergiendo, y el efecto que está teniendo en las empresas, lee el informe completo aquí.