Tipos de dispositivos de almacenamiento

Explora la gran cantidad de dispositivos diseñados para aumentar tu capacidad de almacenamiento digital y descubre cómo funcionan.

La capacidad de almacenamiento ya no depende de la capacidad física del ordenador. Existen muchas opciones para guardar tus archivos y ahorrar espacio en tu ordenador, teléfono o tablet. Si tus dispositivos van lentos y se están quedando sin almacenamiento, puedes guardar archivos en un elemento de almacenamiento físico. O mejor aún: utiliza la mejor tecnología al respecto y guarda tus archivos en la nube. 

Almacenamiento en la nube

Aunque no sea exactamente un dispositivo, el almacenamiento en la nube es el tipo de almacenamiento más novedoso y versátil para ordenadores. La nube no es un lugar ni un objeto, sino una enorme colección de servidores alojados en centros de datos de todo el mundo. Cuando guardas un documento en la nube, lo almacenas en esos servidores.

Como el almacenamiento en la nube lo guarda todo en línea, no utiliza el almacenamiento secundario de tu ordenador, lo que te permite ahorrar espacio

El almacenamiento en la nube ofrece una capacidad significativamente mayor que las memorias USB u otras opciones en formato físico. Además, te evita tener que buscar en cada dispositivo para encontrar el archivo correcto.

Si bien hubo un tiempo en el que se preferían los discos duros externos HDD y SSD por su portabilidad, también se han quedado cortos en comparación con el almacenamiento en la nube. No hay muchos discos duros externos de bolsillo. Aunque son más pequeños y ligeros que la unidad de almacenamiento interno de un ordenador, siguen siendo dispositivos tangibles. La nube, en cambio, te acompañará a cualquier lugar sin ocupar espacio físico y sin las vulnerabilidades físicas de una unidad externa.

Los dispositivos de almacenamiento externo también son populares como solución rápida para transferir archivos, pero solo son útiles si puedes acceder a cada uno de los dispositivos físicos. Los servicios en la nube están en auge, ya que muchas empresas funcionan ahora de forma remota. Seguramente no enviarás una memoria USB al extranjero para enviar un archivo grande a un compañero. El almacenamiento en la nube es un puente entre los que teletrabajan, lo cual facilita mucho la colaboración a distancia.

Si te olvidas de llevar un disco duro con documentos importantes a una reunión, no podrás hacer mucho más que ir buscarlo. Si se te estropea o pierdes un disco duro, es poco probable que recuperes los datos. Estos riesgos no existen en el almacenamiento en la nube: se realiza una copia de seguridad de tus datos y puedes acceder a ellos en cualquier momento y lugar siempre que tengas acceso a Internet.

Con la Sincronización inteligente de Dropbox, puedes acceder a cualquier archivo de Dropbox desde el escritorio. Es como almacenar tus archivos localmente, solo que no utilizarán espacio del disco. Si guardas todos tus archivos en Dropbox, los tendrás siempre a un clic de distancia. Podrás acceder a ellos desde cualquier dispositivo con conexión a Internet y compartirlos al instante.

Dispositivos de almacenamiento externo

Además de los medios de almacenamiento de un ordenador, también existen dispositivos de almacenamiento digital externos. Se suelen utilizar para ampliar la capacidad de almacenamiento de un ordenador que tiene poco espacio, permitir una mayor portabilidad o facilitar la transferencia de archivos de un dispositivo a otro.

Discos duros externos HDD y SSD

Puedes usar discos duros HDD o SSD como unidades externas. Por lo general, son las opciones externas las que proporcionan una mayor capacidad de almacenamiento: los HDD ofrecen hasta 20 TB y los SSD (de un precio razonable), hasta 8 TB.

Ambos funcionan exactamente igual que sus homólogos internos. La mayoría de las unidades externas se pueden conectar a cualquier ordenador; además, no están vinculadas a un dispositivo, por lo que son una solución adecuada para transferir archivos entre dispositivos.

Memorias flash

Ya hemos mencionado las memorias flash al hablar de las unidades SSD. Estos dispositivos contienen billones de celdas de memoria flash interconectadas que almacenan datos. A su vez, estas celdas contienen millones de transistores que, cuando se encienden o apagan, representan valores de 1 y 0 en código binario, lo que permite a un ordenador leer y escribir información.

Uno de los tipos de dispositivos de memoria flash más conocidos es la memoria USB. Este pequeño dispositivo portátil de almacenamiento, también conocido como "pen drive" o "lápiz de memoria", ha sido una opción muy utilizada para el almacenamiento adicional en ordenadores. Antes de que fuera fácil y rápido compartir archivos en línea, las memorias USB eran esenciales para trasladar fácilmente los archivos de un dispositivo a otro. Sin embargo, solo se pueden utilizar en dispositivos con puerto USB. La mayoría de los ordenadores antiguos tienen uno, pero los más nuevos pueden necesitar un adaptador.

Hoy en día, las memorias USB pueden ofrecer hasta 2 TB de almacenamiento. Son más caras por gigabyte que un disco duro externo, pero se han impuesto como una solución sencilla y cómoda para almacenar y transferir archivos pequeños.

Además de las memorias USB, los dispositivos de memoria flash también incluyen las tarjetas SD y de memoria, que reconocerás como medio de almacenamiento que se usa para las cámaras digitales.

Dispositivos de almacenamiento óptico

Los CD, los DVD y los Blu-Ray no solo se utilizan para reproducir música y vídeos, sino también como dispositivos de almacenamiento. En su conjunto, se conocen como dispositivos ópticos de almacenamiento o medios ópticos.

En estos discos se almacena código binario en forma de pequeñas protuberancias a lo largo de una pista que gira en espiral hacia afuera desde el centro del disco. Cuando el disco está en funcionamiento, gira a una velocidad constante, mientras un láser de la unidad de disco escanea las protuberancias del disco. La forma en que el láser se refleja o rebota en una protuberancia determina si esta representa un 0 o un 1 en código binario.

Un DVD tiene una pista en espiral más estrecha que un CD, lo que le permite almacenar más datos a pesar de tener el mismo tamaño, y en las unidades de DVD se utiliza un láser rojo más fino que en las de CD. Los DVD también permiten que las capas dobles aumenten aún más su capacidad. El Blu-Ray mejora esta tecnología, ya que permite almacenar datos en varias capas con protuberancias aún más pequeñas que requieren un láser azul aún más fino para leerlas.

  • Los CD-ROM, DVD-ROM y BD-ROM son discos de almacenamiento óptico de solo lectura. Los datos que se escriban en ellos serán permanentes y no se podrán eliminar ni sobrescribir. Es por eso por lo que no se pueden usar como almacenamiento personal. En cambio, suelen utilizarse para programas de instalación de software.
  • Los discos de formato CD-R, DVD-R y BD-R permiten grabar contenido, pero no se pueden sobrescribir. Los datos que guardes en un disco grabable en blanco quedarán almacenados en este de forma permanente. Así que, pueden almacenar datos, pero no son tan flexibles como otros dispositivos de almacenamiento.
  • Los discos con formato CD-RW, DVD-RW y BD-RE se pueden reescribir. Esto te permite escribir nuevos datos en ellos y borrar los que ya no quieras tantas veces como necesites. Los han superado tecnologías más recientes, como la memoria flash, pero los CD-RW fueron en su día la mejor opción para el almacenamiento externo. La mayoría de los ordenadores de sobremesa y muchos portátiles cuentan con una unidad de CD o DVD.

En un CD, pueden almacenarse hasta 700 MB de datos; en un DVD-DL, hasta 8,5 GB y, en un Blu-Ray, entre 25 y 128 GB.

Disquetes

Aunque puede que ya estén obsoletos, no podemos hablar de dispositivos de almacenamiento sin al menos mencionar el humilde disquete, también conocido como "disco flexible". Los disquetes fueron los primeros dispositivos de almacenamiento extraíbles y portátiles ampliamente disponibles. Este es el motivo por el que la mayoría de los iconos para guardar tienen la forma de un disquete. Funcionan de la misma manera que los discos duros, aunque a una escala mucho menor. 

La capacidad de almacenamiento de los disquetes no llegó a exceder los 200 MB antes de que los CD-RW y las memorias flash se convirtieran en los medios de almacenamiento preferidos. El iMac fue el primer ordenador personal que se puso a la venta sin una unidad de disco flexible en 1998. A partir de entonces, el dominio de más de 30 años del disquete decayó rápidamente.

Almacenamiento en sistemas informáticos

Un dispositivo de almacenamiento es un componente de hardware que se utiliza principalmente para almacenar datos. Todos los ordenadores de sobremesa, portátiles, tablets y smartphones cuentan con algún tipo de dispositivo de almacenamiento. También hay unidades de almacenamiento externas e independientes que puedes utilizar en todos los dispositivos.

El almacenamiento no solo es necesario para guardar archivos, sino también para realizar tareas y ejecutar aplicaciones. Cualquier archivo que crees o guardes en tu ordenador se guarda en el dispositivo de almacenamiento de tu ordenador. Este dispositivo de almacenamiento también alberga las aplicaciones y el sistema operativo de tu ordenador.

A medida que la tecnología ha avanzado con el tiempo, los dispositivos de almacenamiento de datos también han evolucionado de manera significativa. Hoy en día, tienen muchas formas y tamaños, y algunos se adaptan a diferentes dispositivos y funciones.

Un dispositivo de almacenamiento también se conoce como "medio o soporte de almacenamiento". El almacenamiento digital se mide en megabytes (MB), gigabytes (GB) y, actualmente, en terabytes (TB).

Algunos dispositivos de almacenamiento de los ordenadores pueden retener información de forma permanente, mientras que otros, solo de forma temporal. Cada ordenador dispone de almacenamiento primario y secundario; el primero actúa como memoria a corto plazo del equipo y el segundo, como memoria a largo plazo.

Almacenamiento primario: memoria de acceso aleatorio (RAM)

La memoria de acceso aleatorio, o RAM, es el almacenamiento principal de un ordenador.

Cuando trabajas en un archivo en el ordenador, se almacenan temporalmente los datos en la RAM. Esta memoria permite realizar tareas cotidianas, como abrir aplicaciones, cargar páginas web, editar un documento o jugar. También te permite pasar rápidamente de una tarea a otra sin perder el progreso. En esencia, cuanto mayor sea la RAM de tu ordenador, más fluida y rápida será la multitarea.

La RAM es una memoria volátil, lo que significa que no puede retener información cuando el sistema se apaga. Por ejemplo, si copias un bloque de texto, reinicias el ordenador y, luego, intentas pegar ese bloque de texto en un documento, verás que el ordenador ha olvidado el texto copiado. Esto se debe a que solo se almacenó temporalmente en la RAM.

La memoria RAM hace posible que un ordenador acceda a los datos en un orden aleatorio, por lo que lee y escribe mucho más rápido que el almacenamiento secundario.

Almacenamiento secundario: unidades de disco duro (HDD) y discos de estado sólido (SSD)

Además de la memoria RAM, todos los ordenadores tienen otra unidad de almacenamiento que se utiliza para guardar información a largo plazo. Nos referimos al almacenamiento secundario. Cualquier archivo que crees o descargues, se guardará en el almacenamiento secundario del ordenador. Hay dos tipos de dispositivos para este almacenamiento en los ordenadores: los HDD y los SSD. Los HDD son los más tradicionales, pero los SSD los superan rápidamente y son la tecnología preferida para el almacenamiento secundario.

Los dispositivos de almacenamiento secundario suelen ser extraíbles, por lo que puedes reemplazar o actualizar la unidad de almacenamiento de tu ordenador o cambiarla a otro equipo. No obstante, hay excepciones destacables, como los MacBook, que no disponen de almacenamiento extraíble.

Unidades de disco duro (HDD)

La unidad de disco duro (HDD) es el disco duro original. Son dispositivos de almacenamiento magnético que existen desde los años 50, aunque han evolucionado con el tiempo.

Un disco duro está compuesto por una pila de discos metálicos giratorios conocidos como "platos". Cada disco giratorio tiene billones de fragmentos diminutos que se pueden magnetizar para representar bits (valores de 1 y 0 en código binario). Un brazo con un cabezal de lectura y escritura escanea los platos giratorios y magnetiza los fragmentos para escribir información digital en el disco duro, o detecta las cargas magnéticas para leer la información.

Las unidades HDD se utilizan para grabadoras de TV y servidores, así como para el almacenamiento en portátiles y ordenadores de sobremesa.

Unidades de estado sólido (SSD)

Las unidades de estado sólido surgieron hace mucho menos tiempo, en los 90. No dependen de imanes ni discos, sino que utilizan un tipo de memoria flash llamada "NAND". En una unidad SSD, los semiconductores almacenan la información cambiando la corriente eléctrica de los circuitos de la unidad. Esto significa que, a diferencia de las unidades HDD, las SSD no necesitan componentes móviles para funcionar.

Debido a esto, las SSD no solo funcionan de forma más rápida y fluida (las HDD tardan más en recopilar información debido a la naturaleza mecánica de sus platos y cabezales), sino que también suelen durar más (con tantas piezas móviles complejas, las unidades HDD son vulnerables a los daños y al desgaste).

Las unidades SSD, se pueden encontrar en, aparte de los nuevos PC y los portátiles de gama alta, smartphones, tablets y, a veces, cámaras de vídeo.

La mejor manera de almacenar grandes cantidades de datos

Si te estás quedando sin espacio en tus dispositivos, es hora de buscar una opción de almacenamiento alternativa. Incluso los dispositivos de almacenamiento externo, como las memorias flash, pueden quedarse sin espacio, romperse o perderse. Por eso, la mejor manera de almacenar todos tus archivos es en la nube. Es más segura, más rápida y más fácil de acceder.

Piensa más allá del disco duro

Comparar planes