¿Trabajas y viajas con tu familia? Seis sugerencias para elegir el alquiler perfecto

Es fácil controlar tu entorno cuando se trabaja desde casa, pero se debe planificar y estar preparado cuando se viaja, sobre todo con la familia.

madre mirando a sus hijos jugar con juguetes

Vivía en un departamento de una habitación en Brooklyn con mi esposo y mi hija recién nacida cuando mi trabajo se volvió completamente remoto. Pensé, como muchos otros en mi posición: “¡Hora de salir de Dodge!”. ¿Por qué quedarse quieto cuando Airbnb y Vrbo hacen que encontrar un hogar fuera de casa parezca tan fácil? Solo me llevó un par de semanas darme cuenta de que la fantasía de la vida nómada es muy diferente de la realidad de viajar con los niños mientras sigues trabajando a tiempo completo. 

Después de alojarme en docenas de lugares y cometer montones de errores, he aprendido importantes lecciones para elegir alojamiento. Por lo tanto, para ahorrarte tiempo y unas cuantas canas, he reunido una lista simple de mis seis principales sugerencias para ayudarte a prosperar mientras trabajas y viajas con tu familia. 

 

Antes de irte:

Es mejor que compartas con tus colegas tu próxima zona horaria, para que las personas sepan cuándo estarás disponible y cuándo no podrás responder de inmediato. Además, prepárate para trabajar en la zona horaria de tu oficina. Puede ser difícil, pero no es necesariamente algo malo. Por ejemplo, trabajar las horas de Nueva York en Los Ángeles significa temprano por la mañana, pero tienes toda la tarde libre para el tiempo personal y familiar.

Sugerencia 1: Selecciona “Lugar completo”

No quieres que un anfitrión ni su perro interrumpan tu trabajo. La mayoría de los sitios de alquiler vacacional ofrecen la opción de reservar un lugar completo, ya sea una casa o un departamento. Los anfitriones pueden decir que tienes tu propio espacio “privado” dentro de tu casa, pero la única manera de garantizar que no escuches la descarga del inodoro en la habitación junto a ti (separada por una pared delgada de papel) es conseguir un lugar completo.

Sugerencia 2: Busca una conexión Wi-Fi fiable y ten un plan B

El Wi-Fi puede parecer un requisito obvio, pero un ícono “tiene Wi-Fi” en la descripción no significa que funcione. Revisa las opiniones para ver si el Wi-Fi es fiable, sobre todo en los países que tienen conexiones de Internet notoriamente deficientes. En particular, es útil si puedes encontrar opiniones de personas que hayan trabajado durante su estancia allí. Por ejemplo, alguna vez tuve que pagar por MB por Internet extremadamente lento mientras viajaba por Sudáfrica. Es vergonzoso lo que cuestan mis reuniones de Zoom con errores. Por fortuna, fue un viaje corto.

Incluso los planes mejor trazados pueden fallar: ten un plan B. Busca un lugar cerca de alguna cafetería o, mejor aún, una biblioteca si el WiFi deja de funcionar. Además, consulta con tu proveedor de telefonía móvil la posibilidad de utilizar un hotspot. Como cuesta más, me gusta hacer videoconferencias en la app de mi teléfono y solo utilizo el hotspot para correos electrónicos de mi tablet o computadora portátil.

Sugerencia 3: Múltiples habitaciones, con puertas

Al igual que cerrar la puerta de tu oficina en casa, es agradable poder separarte de los gritos de los niños o de un compañero de trabajo en cualquier lugar donde te alojes. Estudia bien las fotos del alquiler para hacerte una idea de la distribución. Los modernos planos de planta abierta pueden tener un aspecto estupendo, pero pueden ser una cámara de eco y es mejor dejarlos para personas sin hijos. 

Sin embargo, no es solo a los niños a quienes debes cerrar la puerta. A veces, se trata de televisores ruidosos o incluso de electrodomésticos. Aprendí de forma difícil en un Airbnb en Los Ángeles, donde mi escritorio estaba cerca de la secadora que hacía un ruido extremadamente fuerte y del lavavajillas que parecía estar funcionando siempre.

Sugerencia 4: Haz que cualquier lugar funcione para ti

Cuando planeas quedarte en algún lugar durante un período prolongado, no sientas que debes mantener todo como está. Si no te gusta cómo está distribuido un alquiler, cámbialo. No obstante, antes de mover las cosas para adaptarlas a tus necesidades, toma fotos detalladas del área que deseas reorganizar para poder volver a acomodarla antes de irte.

Incluso si consigues organizar todo como te gusta, es posible que surja algún contratiempo. Es sorprendente la frecuencia con la que las habitaciones solo tienen un enchufe mal ubicado. Pero no te estreses. Trae accesorios. Nunca salgo de casa sin un multienchufe, un par de alargadores y mis auriculares con cancelación de ruido.

Sugerencia 5: Quédate un tiempo

Permanecer en alguna parte unos días a veces es divertido o necesario, pero a menudo es agotador y costoso. Cuando estás allí por más tiempo, puedes sentarte y hacer que te sientas como en casa. Asimismo, en la mayoría de los sitios de alquiler es mucho más rentable quedarse más de un mes. Recuerda que puedes trabajar desde cualquier lugar. De modo que ignora esa vocecita en tu cabeza que te dice que debes irte a casa. ¿Necesitas realmente irte a casa?

Otro motivo para quedarte más tiempo es que los primeros días de vivir y trabajar en un nuevo lugar siempre son desafiantes para los niños. He descubierto que mi hija tarda al menos cuatro días en instalarse en una nueva ubicación. He encontrado personas que se quejan de viajar con niños porque no les dan tiempo suficiente para adaptarse.

Sugerencia 6: Viajar de un lado a otro

¿Por qué viajas? Para que puedas disfrutar del mundo. Aunque trabajes a tiempo completo, elige una zona con muchos y buenos lugares para trabajar y recrearte fuera de casa. Si lo haces, te sentirás como si estuvieras de vacaciones constantes. 

Es importante recordarnos que las viejas mentalidades de la oficina no son inamovibles. Trabajar remotamente significa que puedes trabajar EN CUALQUIER PARTE. De modo que, si tienes un hotspot en tu teléfono, trabaja en la playa o en la plaza de un pintoresco pueblo italiano. 

Sugerencia adicional: ¡Solo tienes que ir por ello!

En vez de preocuparte por todos los pequeños detalles, la pregunta que debes hacerte es: “¿Por qué no?”. He elaborado esta lista para ayudar a la gente a evitar algunos de los errores que cometí en el camino. Pero nunca tuve una guía y he vivido experiencias increíbles en el camino. Hace poco escuché un gran consejo que decía algo así: nunca cambies tus planes en función del pronóstico. Lo más probable es que sea mejor de lo que esperabas y, si no, tendrás una gran historia después. 

Para todo lo que vale la pena organizar

Obtén Dropbox Family