Elementos básicos para teletrabajar en casa

Convertir tu zona de trabajo en casa en un espacio similar al de la oficina puede suponer todo un reto. Te contamos con qué debes equiparte para lograrlo.

Un escritorio en casa

Perfecciona tu zona de trabajo

Cuando empiezas a trabajar desde casa, uno de los mayores dilemas es, por irónico que parezca, saber dónde vas a trabajar exactamente. Si vas a trabajar a menudo desde casa, tienes que comprometerte a ello y el primer paso para hacerlo es crear el espacio de trabajo perfecto en tu casa.

Crea una oficina en casa

No todos tenemos la suerte de contar con una oficina en casa totalmente equipada, pero eso no significa que no podamos adaptar una zona solo para trabajar. Puede ser una mesa auxiliar en una sala de estar, un escritorio en el dormitorio o incluso una encimera en el garaje. Decide dónde puedes trabajar con mayor productividad: tal vez prefieras instalarte en un rincón tranquilo o recrear el bullicio de la oficina trabajando en la mesa de la cocina. Haz lo que más te convenga.

Dale rienda suelta a tu creatividad

Para la mayoría de nosotros, lo esencial que debe tener una oficina es espacio suficiente para un portátil, lo que también permite darles un uso a los muebles totalmente nuevo. ¿Quieres un escritorio para trabajar de pie? Prueba la isla de la cocina, o bien añade simplemente algo de altura a tu actual escritorio usando otra silla. Si necesitas un segundo monitor, ¿por qué no conectas tu televisor con un cable HDMI para ver tus hojas de cálculo en una pantalla de 55 pulgadas? Algunas de las ideas más descabelladas para trabajar desde casa son, en realidad, bastante buenas.

Decora la zona a tu gusto

Es muy probable que la oficina de tu empresa tenga un diseño, sea o no de tu estilo. Una de las mayores ventajas de trabajar desde casa es que puedes tomar todas las decisiones estéticas de tu espacio de trabajo. Así que, ¿por qué no hacer de tu oficina doméstica un lugar en el que trabajes a gusto y que esté en armonía con el resto de la casa? Aunque es un espacio que debes asociar mentalmente al trabajo, tampoco debe ser algo horrendo que te distraiga de forma negativa en tu tiempo libre. Si buscas un aspecto elegante y estilizado, por ejemplo, opta por un ratón y un teclado inalámbricos. Añade una bonita lámpara de escritorio que complemente la decoración general y, ya que estamos, ¿por qué no te das el capricho y te compras una cafetera de una gama más alta?

Ve cambiando de sitio

Aunque lo hicieras en la oficina, tal vez no seas el tipo de persona que puede estar sentada en un mismo lugar ocho horas al día cuando está en casa. En ese caso, no dudes en cambiar de zona. Tal vez puedas pasar la mañana en tu escritorio de trabajo y, por la tarde, mudarte a la mesa del comedor. Si hace buen tiempo, ¿por qué no trabajas en el jardín o la terraza? Aunque termines visitando varias zonas de tu casa a lo largo del día, deberías intentar establecer una zona central de trabajo en la que tengas todo lo que necesites, como el cargador de tu portátil, la impresora o los libros de referencia. De este modo, dispondrás de una ubicación en la que empezar y terminar el día. Te sorprenderá lo agradable que te resultará el "trayecto" de tu dormitorio a tu "oficina" doméstica.

Elige una buena silla

Puede sonar obvio, pero no contar con una silla de trabajo adecuada puede afectar mucho a tu salud física. Es posible que no sufras dolores de inmediato, pero pasar semanas con la misma postura inadecuada podría causarte daños a largo plazo. Compra una silla de escritorio ergonómica y asegúrate de compartir tus recomendaciones con tu equipo. Una silla de oficina razonable es siempre una buena inversión. Existen varias opciones, desde las que tienen una altura ajustable hasta las que llevan espuma viscoelástica. También te resultará útil para la mayoría de tus actividades favoritas en casa, como jugar a videojuegos, hacer un maratón de una serie o leer. ¿Quién no querría una silla cómoda para eso?

Cuida tu equipo

Si vas a ser completamente autosuficiente cuando trabajes desde casa, mantener tu equipo en buenas condiciones es más importante que nunca. Valora si te interesa hacerte con un soporte para portátil para evitar el sobrecalentamiento, así como para tener un mejor ángulo para ver y escribir. Si necesitas mantener tu equipo limpio, quizás debas comprar un paño de microfibra o toallitas para pantallas para quitar las marcas.

Asigna un lugar para las reuniones

Con herramientas tan prácticas como los fondos de Zoom, que se pueden cambiar, no tienes que preocuparte por hacer la cama antes de realizar una conferencia telefónica. Sin embargo, disponer de un lugar tranquilo donde no te molesten es uno de los aspectos básicos del protocolo de las videoconferencias. No eches a todo el mundo de la habitación deprisa y corriendo cuando tengas que hacer una llamada. Si es posible, designa con tus compañeros de piso o familiares una "zona de reuniones" tranquila a la que puedas acudir cuando necesites hacer una videollamada sin interrupciones no deseadas.

Accesorios extra e ideas para trabajar desde casa

Una vez que lo tengas todo montado, hay muchos otros elementos que puedes mejorar o simples cambios que puedes hacer para mejorar tu experiencia laboral desde casa. ¿Qué debes hacer para asegurarte de que lo tienes todo listo y sentirte a gusto a la vez que mantienes el equilibrio entre la vida laboral y la personal?

Concéntrate en el trabajo

¿Trabajas mejor aislándote de todo para poder concentrarte o necesitas recrear un entorno de oficina para trabajar en contexto? Sea cual sea el enfoque que adoptes, tu espacio de trabajo en casa debe estar optimizado para tu jornada laboral y para dar lo mejor de ti. Esto puede requerir que dejes el teléfono u otras distracciones fuera de la habitación o que consigas unos auriculares con cancelación de ruido para poder concentrarte de verdad. Haz lo que necesites para mantener la productividad.

No te olvides de tu equipo

Cuando trabajas en  equipo a distancia, la colaboración es más importante que nunca. Mantén el contacto con llamadas diarias y anima el ambiente con juegos divertidos como "¿Quién tiene la mejor oficina en casa?". Que estéis lejos no significa que no podáis estar unidos. Teniendo esto siempre presente, asegúrate de estar localizable y siempre disponible en Slack o por teléfono. Si crees que tu equipo necesita nuevas herramientas digitales para aumentar la productividad, puede que este sea el momento de buscarlas. Dropbox incluye una gran variedad de funciones de colaboración para ayudar a los miembros de un equipo a trabajar juntos estén donde estén. Así pues, aunque tus compañeros estén repartidos en diferentes ubicaciones, aseguraos de mantener el contacto y de apostar por un cultura organizativa de calidad.

Cuida tu salud

Te sorprendería hasta qué punto podemos relajarnos las personas cuando se interrumpe nuestra rutina habitual y nos quedamos en casa todo el día. Por eso es fundamental prestar atención a los aspectos básicos. Uno de los consejos básicos que podemos darte, y que seguramente no te esperes, es que para trabajar desde casa lo ideal es que cocines y comas correctamente a diario. Además, tener una botella de agua a mano para hidratarte durante el día es otro aspecto imprescindible. Pero la salud va más allá del estado físico. Si tu charla de las 11:00 con tus compañeros de trabajo te alegraba las mañanas, programa una videollamada para ese momento. Cuidar la salud, tanto la física como la mental, es de suma importancia cuando trabajas desde casa, así que no la pongas en juego.