Comparte archivos a la velocidad del sonido

Descubre cómo un pequeño equipo de ingenieros de sonido se ahorra horas de trabajo cada día al compartir archivos de sonido de gran tamaño con Dropbox.

Un equipo formado por cuatro personas trabaja con portátiles en un sofá

A Jessica Powell le encanta el karaoke, pero llegó un día en el que se hartó de cantar versiones de un catálogo limitado y mal producido. (Hay que tener en cuenta que las canciones que se pueden cantar en un karaoke normalmente no suenan como las canciones originales puesto que hay que tratarlas para poder eliminar las voces). Powell decidió que había llegado el momento de solucionarlo y descubrió que la solución podía estar en el uso de la inteligencia artificial. Con aprendizaje automático, podía separar una canción en varias partes (batería, voz, etc.). Y así fue como le llegó la idea de crear su start-up.

Powell es ahora la directora general y la cofundadora de AudioShake, una empresa que se dedica a producir software de separación de sonido. Su equipo, formado por siete personas, colabora con muchas personas, desde grandes sellos discográficos hasta artistas indie independientes. Lo que hacen es dividir sus canciones en varias partes llamadas "stems" que se pueden utilizar para generar nuevas oportunidades para crear ingresos como, por ejemplo, remixes, anuncios o tráilers de películas. Ah, claro, y también para ampliar el catálogo de canciones de los karaokes. Los integrantes del equipo de AudioShake trabajan en remoto repartidos por Silicon Valley, Texas y Europa, y dedican una gran parte de su jornada laboral a compartir archivos de gran tamaño con sus clientes y entre ellos. Y por ello, confían en Dropbox para que todo este proceso sea lo más sencillo y eficiente posible.

Es evidente que Dropbox nos ayuda a ser más productivos. Nos permite ahorrar hasta un 40 % de nuestro tiempo cuando hay que trabajar con archivos grandes.

Jonathan Lott, ingeniero de AudioShake
Cuando Powell creó AudioShake, ya utilizaba Dropbox para sus archivos personales y por eso fue fácil decidir adoptar una solución para su empresa que ya le funcionaba y conocía. "Creamos las direcciones de correo electrónico de la empresa, obtuvimos nuestro dominio e implementamos Dropbox" comenta. "Para nosotros es esencial para trabajar". Echa un vistazo a los consejos profesionales que comparte Powell sobre cómo usar Dropbox para compartir y colaborar en archivos de audio grandes (y sacar adelante una start-up) a toda velocidad.
Tres músicos trabajando juntos

Trabaja desde un único espacio organizado

AudioShake almacena sus archivos de audio, que suelen ser de gran tamaño, en Dropbox para preservar la calidad de la grabación y evitar que los archivos se dañen. A diferencia de Dropbox, "hay proveedores de almacenamiento que comprimen los archivos, algo que es un auténtico desastre para lo que hacemos nosotros", comenta Powell. Su equipo deslocalizado trabaja con archivos actualizados desde una ubicación central. De este modo no tienen que estar rebuscando en subcarpetas repartidas por varias plataformas y preguntándose dónde diantres guardaron la última versión del archivo que necesitan. "Nos ayuda a tenerlo todo organizado", explica Powell. "Los archivos y los documentos están donde tienen que estar; es genial". Otra ventaja de almacenamiento que fascina a Powell es la posibilidad de abrir un archivo de audio directamente en Dropbox y saber, tan solo viendo la forma de onda, que la inteligencia artificial ha funcionado como ella esperaba. "Me permite abrirlo y con tan solo un vistazo saber cómo es la música de ese archivo", comenta. "Es muy útil".

Comenta los archivos directamente

Los siete miembros del equipo de AudioShake trabajan repartidos por varios continentes y zonas horarias. A estos ingenieros e investigadores les facilita mucho la colaboración la posibilidad de poder añadir comentarios y notas a los archivos de audio directamente. "Poder tomar notas y que todo el equipo las vea va muy bien", comenta Powell. El equipo también colabora y planifica proyectos en Dropbox Paper, un espacio desde el que pueden compartir comentarios más detallados.

Un hombre tocando una guitarra en un estudio de sonido

Configura los permisos de los archivos

Powell confía en los permisos de los archivos para controlar y gestionar el uso que hacen sus clientes de los archivos. "Así puedo saber cuándo se los descargan o cuando el enlace de descarga está a punto de caducar", explica. "Todas estas pequeñas cosas te dan un control más específico sobre la gestión de tus archivos, sobre cómo los clientes los reciben y sobre qué nivel de acceso tienen. Son funciones muy útiles". Si un cliente vuelve seis meses después de cerrar un proyecto y necesita acceder a un archivo, Powell puede cambiar las fechas de caducidad según sea necesario. "Es muy útil no tener que crear una transferencia de nuevo", explica.

Comparte archivos grandes con Dropbox Transfer

El equipo de AudioShake entrega archivos a sus clientes con Dropbox Transfer, en lugar de intentar enviarlos como archivos adjuntos en correos electrónicos o a través de aplicaciones de mensajería. "Es mucho más rápido", comenta Powell. "Todo está en la nube y lo único que hacemos es indicar el lugar al que hay que ir para encontrar los archivos". El equipo no tiene que descargar ni subir archivos en varios sitios. Después de subirlos a Dropbox, el vínculo del archivo se puede enviar directamente al cliente.

Un archivo que se arrastra a una carpeta de Dropbox

Gestiona los contratos de los clientes con HelloSign

Powell ha podido reducir el tiempo que dedicaban a tareas administrativas de la empresa gestionando los contratos de los clientes con la solución de firma electrónica de Dropbox, HelloSign. Sin ella, dice Powell, "tendría que descargar el documento, imprimirlo o añadir mi firma con otro programa, subir el documento de nuevo, y luego enviártelo para que lo descargues y lo firmes". Es poco tiempo, pero todo suma". Con HelloSign, puedes compartir un contrato con un enlace, el cliente puede firmarlo directamente en la nube y se guarda automáticamente ahí.